Público
Público

Iglesias: "Acabar con las puertas giratorias es prohibir que el Ibex compre políticos"

El secretario general de Podemos afirma en la presentación de 'Ibex 35. Una histórica herética del poder en España', del sociólogo Rubén Juste, que "ni el PP, ni el PSOE, ni Ciudadanos tienen proyecto de país, lo único que buscan es resistir".

Publicidad
Media: 4.90
Votos: 20
Comentarios:

Alberto San Juan, Pablo Iglesias, Rubén Juste y Miguel Mora, instantes previos a la presentación del libro

"El autor de este libro es como ese personaje de Matrix que te ofrece la píldora que te hace comprender qué es Matrix, es decir, nos explica el sentido de la Expo, la ley del suelo, Prisa, Florentino, Rato, los papeles de Bárcenas...". Así se ha referido Pablo Iglesias al ensayo Ibex 35, una historia herética del poder en España (Capitán Swing, 2017). Generosas palabras para el que posiblemente sea su libro de cabecera estos días, a tenor de la incesante actividad tuitera que el secretario general de Podemos ha llevado a cabo ensalzando las virtudes de dicho ensayo. “Tres páginas de Juste dicen más de cómo funciona el poder que cualquier Telediario que vea hoy”, escribía en su cuenta de Twitter.

Según Iglesias, este libro lo que hace es evidenciar la existencia de unas relaciones de poder que califica de "trama" y que entre otros cometidos trata de "evitar por todos los medios que Podemos pueda legislar". Ha subrayado también que este libro hace las veces de epílogo de un tiempo que se acaba tras la epifanía que supuso el 15M y la irrupción de Podemos y el resto de fuerzas del cambio. "Ni el PP, ni el PSOE, ni Ciudadanos tienen proyecto de país, lo único que buscan es resistir". El secretario general de Podemos ha añadido que "acabar con las puertas giratorias es prohibir que las empresas del Ibex compren políticos".  

Pablo Iglesias: "La trama ha intentado evitar que Podemos pueda legislar"

A la presentación, que ha tenido lugar en el Teatro del Barrio, han asistido también el actor Alberto San Juan, Miguel Mora, director de Contexto, y el propio autor, Rubén Juste, un jovencísimo sociólogo que ha investigado durante seis años la fructífera historia de amor entre el poder político y el económico en nuestro país. Un idilio que ha dado lugar a ese incesante trasvase miembros de los consejos de administración de las principales empresas patrias y los miembros del Estado, con la consiguiente transferencia de recursos y de legislación a medida.

"Este libro no es un libro económico —ha explicado el autor—, tampoco científico, ni siquiera periodístico, este libro es herético". Término con el que Juste ha querido subrayar su intención de cuestionar lo que hasta ahora no se había cuestionado. "No es un texto ortodoxo, hay una intencionalidad a la hora situar el foco de estudio", ha añadido. Y este no es otro que analizar la historia del poder en nuestro país atendiendo al Ibex y a la existencia de unos grupos privilegiados de influencia provenientes del franquismo

Rubén Juste: "El Ibex ha conseguido hacer confundir sus intereses con los intereses generales"

"El Ibex ha conseguido hacer confundir sus intereses con los intereses generales", ha denunciado Juste, para quien el gran reto debe ser "destapar qué hay detrás del índice bursatil", una labor que entiende clave y a la que ha dedicado seis largos años de investigación. El fruto es este ensayo que viene a dinamitar ese viejo precepto liberal que situaba al Estado como el gran generador de desasosiego existencial entre los ciudadanos. Basta con bucear un poco en las nuevas relaciones de poder para entender que hay una serie de hilos que surcan la historia reciente de nuestro país y cuyos protagonistas –muchos de ellos provenientes del régimen franquista– se rebozan ufanos sobre el destino de la gran mayoría de españoles. De esto va Ibex 35. Una histórica herética del poder en España (Capitán Swing), de desentrañar esos hilos, algunos de sobra conocidos pero otros que se han mantenido ocultos. Conexiones que evidencian la creciente e incesante concentración de poder económico en unas pocas manos que, de Gobierno en Gobierno y tiro porque me toca, han ido conservando sus privilegios en esa reservada estructura de poder.

Los hombres de Solchaga

Carlos Solchaga aparece en el libro como el gran muñidor del PSOE ocupando una posición estratégica debido a que conocía de primera mano el Banco de España y tenía relación con el entramado franquista de la época. Así fue como empezó a tejer una red empresarial a su antojo, y así fue, a fin de cuentas, como el PSOE acordó con la plana mayor del franquismo el reparto del conglomerado industrial del país.

Ed. Capitán Swing

Por el libro desfilan insignes nombres –muchos de ellos, por cierto, cercanos al Opus Dei– como el de Leopoldo Calvo-Sotelo, Rafael del Pino, Claudio Boada, José María Amusátegui o José María López de Letona, en su mayoría vinculados a la fundación de la empresa Ferrovial y al Círculo de Empresarios. Un puñado de tecnócratas a la cabeza de la industria española desde tiempos inmemoriales que Solchaga se encargó de favorecer otorgándoles posiciones privilegiadas en el Ibex desde su fundación, a cambio –solo faltaba– de introducir a sus propios peones en el sector. Juntos y en armonía pergeñaron la desindustrialización, concentraron el sector bancario y se nutrieron de pelotazos diversos gracias a la venta de empresas del Estado.

La fórmula, dejando a un lado consideraciones morales, es sublime: se reinventa el Estado y se confiere una mayor estabilidad al poder económico ya que éste no ha de presentarse a las elecciones.