Publicado: 08.10.2016 12:51 |Actualizado: 08.10.2016 14:39

Iglesias anima a los socialistas a saltarse la disciplina de voto en el Congreso contra Rajoy

"Sería una demostración de dignidad", afirma. El líder de Podemos reúne a la dirección de su partido para analizar la situación política, aunque asegura que tienen muy claro cuál es su papel: "Nos toca ser oposición al Partido Popular, y tarde o temprano nos toca gobernar".

Publicidad
Media: 4.45
Votos: 11
Comentarios:
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (c), junto al secretario de Organización, Pablo Echenique (i), y el portavoz de En Común Podem, Xavi Domènech, al inicio hoy del Consejo Ciudadano Estatal de la formación morada. EFE/Ballesteros

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (c), junto al secretario de Organización, Pablo Echenique (i), y el portavoz de En Común Podem, Xavi Domènech, al inicio hoy del Consejo Ciudadano Estatal de la formación morada. EFE/Ballesteros

MADRID.- El líder de Podemos, Pablo Iglesias, mantiene la hipótesis de que la gestora que preside Javier Fernández lleva al PSOE a abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy, permitiéndole gobernar, y apunta que este fue el motivo que llevó a los dirigentes críticos a forzar la dimisión del exsecretario general, destruyendo cualquier opción de formar un Gobierno alternativo como el que defendía Podemos. "Si se cargaron a Pedro Sánchez era para abstenerse al Partido Popular", sostiene.

Por eso, y ante el amago o la advertencia explícita de algunos diputados socialistas -como Susana Sumelzo- de votar en contra de Rajoy, aun rompiendo la disciplina de voto y exponiéndose a sanciones económicas, Iglesias ha asegurado que esto sería "una demostración de dignidad" de los socialistas "que no estuvieran dispuestos a arrodillarse". Cree que si finalmente rompen esta disciplina de voto quedará reflejado el "desnorte" de los socialistas, pero considera "sensato y lógico" que suceda.

El secretario general de Podemos realizaba estas declaraciones este sábado, antes de reunirse con la dirección de su partido. En esta reunión, Iglesias ha vuelto a reconocer la existencia de vivos debates en su partido y ha presumido porque éstos tengan lugar, aunque también ha aclarado que hoy nadie duda del rol que les toca desempeñar.



"Se va a ver un partido vivo, que debate, que no oculta las diferencias, pero en el que todos tenemos claro que nos toca ser oposición al Partido Popular, y que tarde o temprano nos toca gobernar", sentenciaba.

Con su discurso, el líder de Podemos ha marcado el inicio del Consejo Ciudadano estatal de este sábado, el máximo órgano de dirección política del partido. En torno a 60 de los 80 integrantes del Consejo y algo más de cuarenta diputados y senadores de la formación invitados se han dado cita desde las 10:30 horas en el Círculo de Bellas Artes de Madrid para analizar la el análisis de la situación política. A ellos se ha unido el líder de En Comù Podem, Xavi Domènech, invitado por el secretario general, que también ha pronunciado un discurso tras las palabras de Iglesias.

Previsiblemente la formación no tomará decisiones de calado hoy, a la espera de que el Comité Federal del Partido Socialista se reúna el próximo fin de semana para aclarar si sus diputados finalmente se abstendrán para permitir gobernar a Mariano Rajoy.

Hasta entonces, la estrategia del partido de Iglesias pasa por marcar sus diferencias con el PSOE, criticando su previsible abstención aunque aún no se haya decidido -al menos, formalmente-, y atribuyendo a los socialistas la responsabilidad por el bloqueo político de este último año. "Parece que al señor [Javier] Fernández le preocupaba que su partido se podemizara, que es básicamente darle la palabra a los militantes. Si alguno tiene miedo de podemizarse nosotros les decimos que somos más Podemos que nunca", afirmaba el secretario general de la formación morada a su entrada en el Consejo Ciudadano.

"El tono no nos va a dar más credibilidad"

Iglesias ha reforzado hoy la línea que a su juicio debe seguir Podemos. Así, y mientras su número dos, Íñigo Errejón, aboga por suavizar el discurso del partido para "atraer a los que faltan", para "no dar miedo" a los votantes a los que no han logrado "seducir", el líder de Podemos opta por un lenguaje más disruptivo, y pide a los militantes y dirigentes que "no se disfracen", que "digan la verdad" y expliquen las cosas "como son".

Este debate alcanzó su punto álgido en la esfera pública hace un par de semanas, cuando el partido celebró su universidad de verano. Entonces, Iglesias y Errejón dedicaron sus ponencias de cierre y apertura, respectivamente, a exponer sus distintas ideas y estrategias.

"No podemos volver a pensar que el tono, o determinadas piruetas, nos van a dar más credibilidad", sostenía Iglesias, alertando del riesgo de que su formación se convierta en una "fuerza de coyuntura". Para evitarlo, pide recordar que las instituciones son "peligrosas", porque funcionan como una suerte de "trituradoras de la decencia".

Reunión con Puigdemont

Iglesias se reunirá con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, el próximo lunes para conversar sobre la actual situación política de Catalunya y del conjunto de España, según han informado fuentes de la dirección de Podemos.

Según las fuentes, se tratará de una reunión "informal" y sin cobertura para los medios de comunicación y de cuyo contenido se informará con posterioridad. 

La reunión se produce después de que el Gobierno haya activado ya a la Abogacía del Estado para preparar la estrategia ante la reciente aprobación en el Parlament de Catalunya de un referéndum soberanista vinculante, con o sin el aval del Estado, para, como máximo, septiembre de 2017.