Publicado: 22.05.2015 22:34 |Actualizado: 22.05.2015 22:34

Iglesias cierra campaña empeñado en seducir a los votantes socialistas

El líder de la formación pide a sus simpatizantes “el último esfuerzo” para generar una·"marea morada" que expulse al PP de las instituciones este domingo

Publicidad
Media: 4.47
Votos: 15
Comentarios:
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, saluda durante el mitin de cierre de campaña para las elecciones autonómicas y municipales del 24 de mayo, hoy en Madrid. EFE/Javier Lizon

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, saluda durante el mitin de cierre de campaña para las eleccione del 24 de mayo, en Madrid. EFE/Javier Lizon

MADRID.- “Un esfuerzo más para el cambio”; “una marea morada este domingo”. Estas eran las peticiones de Pablo Iglesias este viernes, cuando ha asegurado que los españoles “no pueden permitirse cuatro años más de Partido Popular”, y que su formación representa la única opción capaz de traer el cambio. “El único voto útil para parar al PP es el voto a Podemos”, clamaba.

No ha habido sorpresas en el discurso de cierre de campaña del secretario general del joven partido, que insistía en las ideas sobre las que ha vertebrado sus mensajes en los últimos días, centrándose en intentar atraer voto del caladero socialista. “Los socialistas de corazón votarán a Podemos”, sentenciaba.

Tampoco escatimaba en críticas a varios mandatarios y exdirigentes del Partido Popular, que ayer eran “zombies” y hoy se transformaban en ciclistas “de ‘Verano Azul’”, en referencia a la clásica serie de televisión y a la imagen de Rajoy, Aguirre y Cifuentes pedaleando en el escenario donde hoy celebraban este mitin, apenas hace una semana. Iglesias centraba sus críticas en Mariano Rajoy, José María Aznar, Rodrigo Rato y Esperanza Aguirre, a los que se ha referido como “Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis”. “Este país no se merece presidentes cobardes, miserables ni mentirosos. Que no vuelvan”, zanjaba.

El secretario general de Podemos clausuraba la campaña en la explanada del Puente del Rey, en Madrid. La organización calcula que más de seis mil personas han asistido a este acto, que en parte se ha visto eclipsado por la reaparición espontánea de Juan Carlos Monedero, exnúmero tres del partido, que ha subido al escenario jaleado por los simpatizantes. 

“Los socialistas de corazón votarán a Podemos”, ha asegurado Iglesias

Por este escenario han pasado además el candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid, José Ramón López, su número dos, Lorena Ruiz-Huerta, y la representación de la dirección estatal más numerosa de las que se han desplegado en toda la campaña. Íñigo Errejón, Carolina Bescansa, Luis Alegre, Sergio Pascual, Irene Montero y Rafael Mayoral han cerrado filas en torno al candidato López para reforzar su mensaje: tienen un proyecto para la Comunidad de Madrid, y están listos para aplicarlo.



Manuela Carmena, “futura alcaldesa”

Además de los máximos dirigentes estatales, por el escenario instalado en Madrid Río han pasado también el número tres de la lista de López, Ramón Espinar, y la integrante de la dirección y también miembro de la candidatura de Ahora Madrid, Rita Maestre.

Maestre ha sido la primera oradora de la tarde, la primera en pedir el voto a la Alcaldía para la jurista Manuela Carmena, cabeza del “partido instrumental” en el que se integran Podemos, Ganemos, Equo y un sector de IU. Ella abría la veda, pero después todos y cada uno de los dirigentes han pedido el voto para la “futura alcaldesa”; todos han resaltado el vínculo existente entre el proyecto de Carmena y el de López.

El propio Iglesias acostumbra a incluir referencias al PSOE de Felipe González de 1982, y hoy mencionaba también al exalcalde socialista Tierno Galván, que irrumpió en el Consistorio madrileño en 1979 para llevar a la capital a uno de sus periodos de esplendor. El secretario general acostumbra a comparar la irrupción de Podemos con la del PSOE en los 80, y hoy equiparaba también al ‘Viejo Profesor’ con la candidata Carmena.

Los trackings internos de PP y PSOE sitúan a la jueza por delante de Aguirre, y una victoria en Madrid tendría un peso simbólico innegable para el partido de Iglesias, que reforzaría su mensaje de que es posible lograr el cambio político.