Público
Público

Asamblea Unidos Podemos Iglesias: "Compañero Sánchez, no caigas en la trampa de un frente con el PP"

Unidos Podemos concentra en Zaragoza a diputados cuyos grupos suman 97 escaños en el Congreso que piden al Gobierno que negocie un referéndum con la Generalitat y que permita votar el 1-O. También ha tenido palabras para los neonazis que han cercado el edificio: "A los fascistas que practican la violencia; los demócratas no les tenemos ningún miedo "

Publicidad
Media: 3.62
Votos: 13
Comentarios:

El coordinador federal de IU, Alberto Garzón (i), el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (i), el portavoz de En Comú Podem y líder de Cataluña En Comù, Xavier Domènech (2d), la portavoz de Podemos en el Congreso, Irene Montero (d), en la asamblea de Unidos Podmeos en Zaragoza. EFE/Toni Galán

Era el gran ausente, pero también el protagonista involuntario de la jornada. Todas las fuerzas políticas que han participado en la asamblea de Unidos Podemos en Zaragoza han reclamado al PSOE que se aleje del PP para pasar a apoyar la celebración de un referéndum en Catalunya.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha reclamado al Partido Socialista que busque "su propio camino, lejos del carril autoritario y reaccionario del PP", para pasar a reconocer el derecho de autodeterminación de Catalunya, alejándose de la "ruta de destrucción de la democracia y de España como proyecto colectivo" propia de los conservadores. "Compañero Sánchez, no caigas en la trampa de un frente con el PP", alertaba Iglesias.

Varios cargos de Podemos tuvieron que ser escoltados hasta la estación por las amenazas de los ultras

Horas antes, la alcaldesa de Barcelona y rostro más visible de Catalunya en Comú, Ada Colau, lanzaba el mismo mensaje, durante la apertura de la Asamblea de cargos públicos por la libertad, la fraternidad y la convivencia que ha clausurado Iglesias.

El otro punto fuerte común en ambos discursos ha sido la necesidad de echar a Rajoy de La Moncloa -"Mandar al PP y a Ciudadanos a la oposición"-, e instaurar un nuevo Gobierno que permita votar con garantías a los ciudadanos de Catalunya. "Hace falta un nuevo Gobierno de unidad plurinacional y democrático que organice un referéndum en Cataluña", decía Iglesias, también en línea con gran parte del resto de intervinientes.

Sin embargo, aproximadamente medio millar de ultraderechistas han intentado entorpecer el acto. Tanto es así que, ante su actitud violenta -llegaron a lanzar una botella a la presidenta del Parlamento de Aragón, Violeta Barba-, la organización se vio obligada a cerrar las puertas durante más de una hora. La Policía reconoció que no disponía de efectivos suficientes para garantizar la seguridad. Al término del acto, además, varios miembros de Podemos (Miguel Urbán, Iñigo Errejón, Lorena Ruíz-Huerta, Ramón Espinar y algunos cargos más) tuvieron que ser escoltados hasta la estación.

Desde las 9 de la mañana, decenas de concejales, alcaldes, diputados autonómicos, estatales y europeo han tomado la palabra para compartir su diagnóstico de la situación, reivindicar la importancia del diálogo y señalar al PP como responsable de haber incendiado políticamente Catalunya. Además de las fuerzas que se integran en el grupo parlamentario confederal -Podemos, IU, En Comú Podem, En Marea y Equo - y Compromís -que acudió en coalición con Podemos a las elecciones del 26-J,- se han sumado partidos como ERC, PDeCAT o PNV, además de Mès, y Geroa Bai.

Unidos Podemos ha expresado su satisfacción por el desarrollo del acto, con el que ha querido visibilizar las claves de su hoja de ruta para Catalunya y transmitir que existe una alternativa al "choque de trenes".

La Asamblea ha comenzado con una apresurada intervención de Colau, que tenía que volver a Barcelona para asistir a las fiestas de la Mercè. El discurso de Iglesias cerraba la jornada en torno a las 14.30 horas, para dar paso a la música de ‘L’Estaca’ de Lluis Llach y el ‘Canto a la libertad’ de José Antonio Labordeta, que los asistentes han coreado.

Manifiesto prorreferéndum

También han redactado un manifiesto en el que piden al Gobierno que negocie un referéndum con la Generalitat, firmado por todas las fuerzas asistentes, menos ERC. "La situación de conflicto en Catalunya requiere de diálogo y soluciones políticas democráticas", reza el texto, que condena las "detenciones, el secuestro de revistas o la entrada de las fuerzas de seguridad en imprentas y medios de comunicación", y afirma que estas actuaciones están "destruyendo las bases constitutivas de la democracia". "El Gobierno no debe impedir que el 1 de octubre los ciudadanos catalanes se expresen como consideren", continúa el texto.

Perfil bajo de ERC, PDeCAT y PNV

Si bien varios oradores han resaltado la importancia de que partidos más conservadores que Podemos y sus aliados -PDeCAT y PNV- se sumasen al acto, la representación enviada por ambas fuerzas no ha sido de primeros espadas.

Unidos Podemos ha puesto el acento en la importancia de que estas fuerzas, que representan un total de 97 escaños en el Congreso de los Diputados -casi una tercera parte del total de diputados- se unan para abogar por el diálogo ante un problema "político", que el PP aborda recurriendo a fuerzas de seguridad y tribunales.

En total, han logrado reunir a cerca de 400 representantes políticos, de los que cerca de medio centenar han tomado la palabra. De hecho, la esencia del acto eran estas intervenciones y la lectura del manifiesto, previamente cerrado, en un evento que no estaba abierto al público. Entre los oradores había tres presidentes de parlamentos autonómicos, el vicepresidente de Castilla-La Mancha, José García Molina, y varios diputados, europarlamentarios, diputados en el Congreso y concejales y alcaldes como Pedro Santisteve (Zaragoza, el anfitrión), A Coruña (Xulio Ferreriro) o Dolors Sabater (Badalona), así como los portavoces de las confluencias integradas en el grupo parlamentario confederal Unidos Podemos -Xavier Domènech, de En Comú Podem, y Yolanda Díaz, de En Marea-, y el líder de IU, Alberto Garzón.

También ha tomado la palabra el líder de Podem, Albano Dante Fachín, con el que la dirección estatal mantiene una tensa relación.

Entre las ausencias más destacadas figuran las de Manuela Carmena, Alcaldesa de Madrid- que no suele acudir a este tipo de actos-, representada por la portavoz del Consistorio, Rita Maestre, o José María González ('Kichi'), alcalde de Cádiz, que también ha enviado representación (el concejal Adrián Martínez).