Público
Público

Iglesias defiende su plan para Vistalegre II: "Lo más sensato es votar a personas asociadas a proyectos"

El líder de Podemos reconoce que el sistema de votación utilizado hasta la fecha para los procesos internos "excluye por completo a las minorías", y recuerda que serán los inscritos quienes decidirán al respecto en la consulta entre el 18 y el 20 de diciembre

Publicidad
Media: 4.27
Votos: 11
Comentarios:
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el secretario de Organización, Pablo Echenique, durante la rueda de prensa que han ofrecido tras el Consejo de Coordinación del partido. EFE/Chema Moya

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el secretario de Organización, Pablo Echenique, durante la rueda de prensa que han ofrecido tras el Consejo de Coordinación del partido. EFE/Chema Moya


MADRID.- El líder de Podemos, Pablo Iglesias, tiene claro que la votación de la que surgirá la nueva dirección del partido no puede disociarse de la elección de los documentos que marcarán su hoja de ruta política y su modelo organizativo, como ha venido ocurriendo en muchos de los procesos internos de la formación morada -entre ellos su primera asamblea estatal o el reciente proceso en Madrid-, sino que a su entender "lo más sensato" es "votar a personas asociadas a proyectos".

Este miércoles, en una entrevista en La Cafetera de Radiocable, el secretario general de Podemos ha insistido en que esta es la mejor forma de proceder, aunque ha recordado que serán los más de 450.000 inscritos quienes decidirán sobre el sistema de votación en la consulta que tendrá lugar entre el 18 y el 20 de diciembre.

El número dos del partido, Íñigo Errejón, discrepa con Iglesias en esta forma de proceder, ya que entiende que el debate "de las caras" debe ir separado al debate de "proyectos", ya que el primer escenario favorecería al secretario general, al vincular su hoja de ruta con su permanencia al timón de Podemos. Una votación separada de documentos y candidaturas podría llevar a una situación en la que el secretario general tuviera que liderar posiciones políticas que no comparte, como ha ocurrido en el reciente proceso en la Comunidad de Madrid.

Lo que sí es un claro consenso en la organización -"un clamor", según Iglesias- es la importancia de llegar a la Asamblea de refundación del partido, conocida como Vistalegre II y prevista para el segundo fin de semana de febrero, con un nuevo modelo de votación que supere los errores del sistema actual. En palabras del líder del partido, el sistema en vigor "excluye por completo a las minorías", por lo que entiende que es "una demanda generalizada" diseñar una alternativa que permita una mayor pluralidad.

"Claro que Podemos estaba representado el Día de la Constitución"

Por otra parte, Iglesias ha recordado que, aunque distintos representantes políticos o medios de comunicación hayan puesto el foco en su ausencia en el acto institucional de este martes en el Congreso de los Diputados con motivo del día de la Constitución, Podemos estuvo representando en el acto por la secretaria de Análisis Político, Carolina Bescansa, y por el secretario de Organización, Pablo Echenique. "Claro que estábamos representados", respondía el líder del partido morado, incidiendo en la importancia de dar más visibilidad a estos y otros portavoces y dirigentes del partido.

En la misma línea, el secretario general de Podemos se declaraba molesto porque en el Día de la Constitución, "en lugar de hablar cosas importantes", las formaciones que se autodenominan "constitucionalistas" prefieran "la pompa y el protocolo vacío" a debatir en serio sobre los cambios que a su entender requiere la Carta Magna.

Acusa a estos "constitucionalistas" de ignorar aspectos del texto constitucional en lo que respecta a los derechos sociales y recuerda los cinco pilares de la reforma de la Carta Magna que defiende su partido, sobre los que ya hicieron hincapié en la campaña electoral para el pasado 20-D: el blindaje de los derechos sociales en la Constitución; la prohibición de las puertas giratorias; la reforma del sistema electoral para hacerlo más proporcional; la apuesta por garantizar la independencia judicial y la de adaptar el texto constitucional a su concepción de España como país plurinacional.

En relación a este último aspecto, Iglesias incidía en su defensa de celebrar un referéndum de autodeterminación en Catalunya -"la mayoría de españoles poco a poco entienden que es lo más sensato" y apostillaba que plantear "una reforma constitucional que no guste a los destinatarios" es "hacer el ridículo".