Publicado: 10.09.2016 14:10 |Actualizado: 10.09.2016 15:11

Iglesias desmonta el “paraíso” del PNV en la comarca más castigada por la crisis

El líder de Podemos reivindica el derecho a decidir de la ciudadanía vasca y destaca que su formación política no se va a “domesticar”. “No nos vamos a convertir como ellos”, remarcó.

Publicidad
Media: 3.69
Votos: 16
Comentarios:
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, acompañado por la candidata a lehendakari, Pili Zabala, y la secretaria general de Podemos Euskadi, Nagua Alba, durante un acto de campaña celebrado hoy en Barakaldo.- EFE

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, acompañado por la candidata a lehendakari, Pili Zabala, y la secretaria general de Podemos Euskadi, Nagua Alba, durante un acto de campaña celebrado hoy en Barakaldo.- EFE

BARAKALDO.- La Herriko Plaza de Barakaldo está cargada de simbolismo. Hace varios años, cuando la Margen Izquierda de Bizkaia era un hervidero de fábricas, allí se palpaba la vida de uno de los motores industriales de Euskadi. Hoy es el centro de un pueblo en crisis, con una de las tasas de paro más altas de este territorio. Esa plaza y ese pueblo se han convertido hoy en el centro de la campaña de Elkarrekin Podemos. Allí se ha levantado el escenario desde el que Pablo Iglesias ha lanzado un mensaje rotundo: “No nos van a domesticar, no nos vamos a convertir como ellos”. “Podemos –remarcó- suena a rock duro”.

No es ninguna casualidad que la coalición formada por Podemos, Ezker Anitza –filial vasca de IU- y Equo hayan elegido Barakaldo para celebrar este mitin, al que se calcula que han acudido unas cuatro mil personas. “Existe una deuda histórica con la Margen Izquierda”, comentaba algunas horas antes a Público uno de los responsables de la organización del evento. Esa “deuda” es, en realidad, una herencia: la desindustrialización provocó una auténtica catástrofe en esta comarca, que dependía principalmente de las grandes fábricas que le rodeaban.

“Cuando llegó la última crisis, nosotros ya éramos unos expertos… y aquí seguimos”, decía en tono irónico uno de los asistentes al acto de Elkarrekin Podemos en la Herriko Plaza. De esas crisis y de esas resistencias habló Iglesias durante su intervención. “La política es la gente normal. La política –repitió- es la gente que sufre”. Fue entonces cuando citó al PNV y su suerte de “paraíso social”. Frente a ello, puso algunos ejemplos sobre la situación de Euskadi: habló de los jóvenes vascos que han tenido que emigrar, de los abuelos que estirar la pensión para ayudar a su familia, o de los 53 mil hogares que atraviesan situaciones desesperantes, con todos los miembros en el paro.

Iglesias había subido al escenario tres minutos antes de las 12.30, con casi media hora de retraso. Las cámaras lo vieron salir desde el ayuntamiento de Barakaldo, situado en esta misma plaza. Los amantes de las anécdotas electorales no pueden perderse esta: mientras el líder de Podemos estaba allí dentro, al menos cuatro parejas contraían matrimonio -por lo civil- en el mismo edificio. De ahí los trajes, vestidos y bailes vascos que se veían fuera de la sede consistorial.

La tradición de Euskal Herria también se sintió en el escenario. Antes de las intervenciones, una dantzari bailó un aurresku de honor a Iglesias y Pili Zabala, hermana de una víctima del GAL y candidata a lehendakari por esta formación. Luego llegaron los discursos. “Hemos ganados dos elecciones seguidas en Euskadi. No renunciamos a ganar estas elecciones”, lanzó Iglesias entre los aplausos del público. Los gritos de “Sí se puede” se mezclaban con las ikurriñas y alguna que otra bandera republicana. “Hace falta aire fresco en Euskadi y en sus instituciones”, remarcó el responsable de Podemos, que acusó al PNV de “vivir de las rentas”. En efecto, durante los últimos días la coalición de izquierdas ha alertado sobre el “espejismo vasco” –término que se hizo muy popular a lo largo de la semana en las redes sociales- que defienden el lehendakari Iñigo Urkullu y los suyos.




Al referirse a posibles pactos en Euskadi tras las elecciones del próximo día 25, indicó que esa decisión ser tomada por las bases de Elkarrekin Podemos en este territorio. En cualquier caso, avanzó que las bases de cualquier acuerdo tendrá tres puntos muy claros: “defensa de los derechos sociales, compromiso con la convivencia y la paz y derecho a decidir. “Sí, derecho a decidir, lo digo bien claro en Barakaldo y en Madrid”, remarcó. En tal sentido, destacó que Podemos es “la primera fuerza estatal que dijo que España es plurinacional, que hay diferentes territorios que son naciones y que nosotros tenemos un proyecto colectivo que se basa en la fraternidad”. “Patria –apuntó- es decir que las instituciones colectivas no están al servicio de mafiosos, sino al servicio de la gente”. Reivindicó además que “los problemas territoriales del Estado se resuelven con democracia, no con imposiciones y centralismo”.

También mostró dudas sobre el PNV y sus intenciones tras el 25 de septiembre. Para ello, recordó los años de Xabier Arzalluz y su apoyo al gobierno de Aznar, o también lo ocurrido en esta legislatura durante las votaciones para la conformación de la mesa del Congreso.

En otra parte de su intervención, Iglesias tuvo guiños hacia la situación política que se vive en el Estado. En ese sentido, aseguró que tras las elecciones del 20 de diciembre al PSOE “le prohibieron” gobernar con Podemos, a pesar de que la formación morada estaba dispuesta a “arrimar el hombro para que hubiese un gobierno progresista”. Asimismo, volvió a descartar cualquier posibilidad de participar en un gobierno liderado por el PSOE en el que también esté Ciudadanos. “¿Creen que la gente es idiota?”, preguntó. Seguido, remarcó que Podemos tiene la “mano tendida para el que quiera hacer un gobierno basado en los derechos humanos, la regeneración y la solución democrática a los problemas territoriales”. “Los que quieran volver a 2013, buena suerte, pero que se lo digan a la gente”, subrayó.

“Políticas del miedo”

El cierre del acto estuvo a cargo de Zabala. La candidata a lehendakari de Elkarrekin Podemos también cuestionó al PNV por sus prácticas políticas desde las instituciones. “Queremos un país en el que no se necesite el carnet de ningún partido político para poder tener una oportunidad”, subrayó. Además, criticó las “políticas del miedo” que, a su juicio, promueven los nacionalistas junto al PSE.

A pesar del sufrimiento que marcó su vida –el asesinato de su hermano Joxi por parte del GAL-, Zabala llamó a respetar la “dignidad humana”, incluso de las personas que más daño nos han hecho”. “Esas personas tienen una familia que les quiere, y que lo ha pasado mal por el daño que han causado. Por eso –indicó- tenemos que darles una segunda oportunidad”. Por tales motivos, resaltó que su candidatura apostará por un “marco de paz y convivencia estable” en Euskadi, “un anhelo compartido por muchas personas”.

Por el escenario también pasaron otros candidatos de la coalición de izquierdas, como Amaya Martínez, José Ramón Becerra y Lander Martínez, además de la secretaria general de Podemos en el País Vasco, Nagua Alba. Bajo un sol que golpeaba con fuerza, todos ellos coincidieron en un mismo aspecto que también sería subrayado por Iglesias: “El oasis que habla el PNV es un espejismo para una gran mayoría social”.