Público
Público

Iglesias y Errejón siguen el guión de las bases y escenifican la unidad en un congreso casi sin reproches

En total 155.275 personas han participado en la votación que definirá el nuevo Podemos. En público todos los dirigentes se congratulan por la bajada de tensión que han sabido propiciar en el partido; en privado, recuperan algunas críticas.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 12
Comentarios:

Íñigo Errejón y Pablo Iglesias se abrazan durante primera jornada de la Asamblea Ciudadana.- EFE

Era prácticamente imposible no apelar a la unidad con casi 9.000 personas exigiéndolo desde los asientos en el Palacio de Vistalegre. Pablo Iglesias e Íñigo Errejón han rebajado la tensión acumulada estas semanas en una primera jornada de la Asamblea Ciudadana en la que apenas ha habido reproches ni jugadas inesperadas, como sí ocurrió en el primer Vistalegre.

De hecho, y dejando a un lado la anecdótica irrupción de un espontáneo en el escenario durante la intervención de Rita Maestre, número dos en la lista de Errejón a la dirección del partido, Vistalegre II llega a su recta final marcada por esa escenificación de la tregua entre corrientes sin que apenas haya habido sorpresas.

Frente a un primer Vistalegre en el que se coreaban consignas a favor de los equipos enfrentados, y a pesar de que entonces sólo había dos grandes bloques (hoy son tres), este sábado no ha habido carreras en los pasillos, comparecencias casi improvisadas ante la prensa ni giros de guión: todo ha estado tasado, las críticas han sido sutiles, la escaleta se ha ejecutado puntualmente. Todos los cargos consultados se han mostrado satisfechos y han recordado que, a pesar de lo que esperaban otras fuerzas políticas y algunos medios de comunicación, la sangre no ha llegado al río.

El eurodiputado Miguel Urbán, líder de Anticapitalistas, ha brillado con luz propia y ha puesto en pie a todo el recinto en sus dos intervenciones

En medio de esta calma, dirigentes de todas las corrientes han sacado pecho por la participación registrada; supone un 34% del total de inscritos, un porcentaje ligeramente inferior al que lograron en la consulta sobre la conveniencia de respaldar el gobierno de Pedro Sánchez y Albert Rivera, de un 38% del total de inscritos. Sin embargo, la cifra de 155.275 personas es la más alta registrada jamás en un proceso de estas características, y al menos 32.000 de estos inscritos han votado en las últimas 24 horas.

Sobre el escenario, los pesos pesados de las grandes corrientes han desgranado sus propuestas políticas, organizativas, éticas y de igualdad, aunque no ha habido preguntas directas del público, como sí hubo en la primera asamblea. El eurodiputado Miguel Urbán, líder de Anticapitalistas, ha brillado con luz propia y ha puesto en pie a todo el recinto en sus dos intervenciones, a todas luces las más viscerales y aplaudidas.

Urbán: "Necesitamos competir menos y cooperar más"

Ha habido un puñado de críticas veladas, algunas sutiles, por parte de los principales dirigentes. Así, y mientras Urbán hacía autocrítica —"Necesitamos competir menos y cooperar más"— Iglesias afeaba a Errejón su concepción de la "transversalidad", uno de los conceptos en disputa —"La transversalidad no es parecerse al PSOE"—, e Irene Montero lanzaba algún otro dardo a los errejonistas —"No puede ser que nos guste más pisar moqueta que asfalto"—. No obstante, probablemente era el juez en excedencia, Juan Pedro Yllanes, dentro de la lista de Errejón, el ponente más crítico, a raíz de sus diferencias sobre el tribunal interno de Podemos. "Pelearé por la independencia de la Comisión de Garantías Democráticas", prometía.

Sin embargo, el grueso de las críticas —en abierto— llegaba desde los equipos más pequeños, que afeaban al secretario general y al número dos el tono del debate, la polarización entre sus respectivas posturas o el hecho de que esto haya desplazado el foco de los problemas de los círculos a la disputa entre las caras visibles.

Los errejonistas critican a Iglesias por dedicar su discurso como candidato para promocionar a su lista

Distintos dirigentes y candidatos a la dirección errejonistas han criticado la actuación de Iglesias en su tercera y última intervención, en este caso como candidato a la secretaría general —con el diputado autonómico andaluz Juan Moreno Yagüe como único rival—, para promocionar a su lista. Iglesias ha leído el grueso de los nombres de su candidatura y ha destacado sus perfiles profesionales, y apenas ha dedicado los últimos segundos para prometer a Errejón y Urbán que contará con ellos, algo que para Recuperar la ilusión es un uso "de parte" de este espacio. Sí afirman que la alta participación les favorece, y se muestran optimistas ante la inminente publicación de los resultados, a las 14.00 horas del domingo.

Distintos dirigentes pablistas afirman que se ven como ganadores del proceso

Por su parte, distintos dirigentes pablistas afirman que se ven como ganadores del proceso, si bien uno de ellos reconoce que puede pasar casi cualquier cosa.
Su relato se centra en las ofensas y ataques que habrían lanzado los errejonistas en el último año al secretario general, y afirman que pase lo que pase en Vistalegre II Iglesias les ha pedido generosidad con los errejonistas para cerrar heridas cuanto antes.

Inmediatamente después de que Pablo Echenique y Clara Serra comuniquen los resultados, dirigentes de todas las corrientes —y otros 'independientes', como la propia Carolina Bescansa— reconocen que habrá que hacer un gran esfuerzo para corregir el rumbo del último mes, pero insisten en que es necesario para que Podemos pueda cumplir el objetivo para el que lo crearon; desalojar al PP de Moncloa y consumar el cambio político.