Publicado: 15.09.2015 10:29 |Actualizado: 15.09.2015 21:39

Iglesias: "Nadie de Podemos va a apoyar la investidura del señor Mas, ni por activa ni por pasiva"

El líder de Podemos asegura que el "rifirrafe" del president con el partido de Mariano Rajoy es "una estrategia de retroalimentación" de CDC y PP, y defiende que su formación es "la única fuerza estatal" que tiene "conciencia plurinacional"

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 10
Comentarios:
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se hace un selfie con una seguidora durante la visita a los trabajadores de Valeo en Martorelles (Barcelona). EFE

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se hace un selfie con una seguidora durante la visita a los trabajadores de Valeo en Martorelles (Barcelona). EFE

MADRID.-Pablo Iglesias ha descartado este martes que ninguno de los integrantes de Podemos que participa en la candidatura Catalunya sí que es pot vaya a favorecer que Artur Mas vuelva a hacerse con la Presidencia de la Generalitat tras las elecciones del próximo 27-S. "Nadie de Podemos va a apoyar la investidura del señor Mas, ni por activa ni por pasiva", ha sentenciado.

Iglesias defiende que su partido es "la única fuerza estatal que tiene conciencia plurinacional", y por eso insiste en que una buena parte de los catalanes no querrían dejar España si Podemos llegase a La Moncloa e iniciase un nuevo proceso de diálogo, para después permitir la celebración de un referéndum de autodeterminación, algo de lo que el presidente Mariano Rajoy no quiere ni oír hablar.

A su juicio, tampoco el president Artur Mas está abierto al diálogo, y mantiene un "rifirrafe" con el PP "en una estrategia de retroalimentación", porque "saben que jugando con el otro" tienen más votos. "La primera cosa es escuchar", insiste Iglesias, que subraya que en el marco actual "es jurídicamente inviable que una parte del país se separe".

El líder de Podemos realizaba estas declaraciones durante la mañana del martes en una entrevista en la Cadena Cope, en la que no ha querido aclarar si es partidario o no de establecer un pacto fiscal con Catalunya.

Tampoco ha dejado claro si acabaría con las vallas que delimitan las fronteras españolas en Ceuta y Melilla -"Ojalá pudiéramos quitar todas las vallas"-, pero ha recordado la petición de su partido de derogar el Protocolo Dublín 3, que impide a los refugiados pedir asilo en sus países de origen.

"Pragmático" y "moderado"

"Me considero una persona pragmática y moderada", sostenía Iglesias este martes, siguiendo la línea de actuación habitual de su formación durante la campaña, que les lleva a poner el foco sobre los tradicionales votantes del PSOE. Un partido que según el líder de Podemos, "cambia cuando nosotros estamos por delante".

Iglesias argumenta que el PP utiliza Venezuela "como excusa ideal para no hablar de lo que pasa a los ciudadanos de una parte del país"

Recuerda también que el Gobierno del PP utiliza Venezuela "como excusa ideal para no hablar de lo que pasa a los ciudadanos de una parte del país", o que los gobiernos del PP que han criticado la situación en este país son los mismos que han vendido armas a sus gobernantes. Frente a esto, el líder de Podemos se ratifica en sus palabras del pasado viernes, cuando deseó que el opositor venezolano Leopoldo López pudiera presentarse a las elecciones, y en que rechaza las detenciones y las penas decretadas por el mero hecho de "hacer política".

Después de celebrar la elección de Jeremy Corbyn como nuevo líder laborista inglés, que "representa una nueva ilusión" y el "fracaso de las ideas de Tony Blair", Iglesias ha retomado su apretada agenda de campaña.

El politólogo decidió volcarse de pleno en la carrera a las catalanas, consciente de que su visibilidad servirá para potenciar la del líder de la candidatura que integran Podem, ICV y EUiA, Catalunuya sí que es pot, y este martes participará en un mitin en Mollet del Vallès, para después afrontar una nueva entrevista en una televisión catalana. Tiene previsto participar en una docena de actos, consciente de que tras el 27-S las generales quedarán a la vuelta de la esquina, y esta sí que será la cita decisiva para lograr el "cambio" político.