Publicado: 22.01.2016 12:27 |Actualizado: 22.01.2016 18:49

Iglesias propone al rey un gobierno progresista con PSOE e IU en el que se ofrece como vicepresidente

"Estamos aquí para gobernar", afirma el líder de Podemos, que urge a Sánchez a dialogar con él con total transparencia, aunque reconoce que desconfía de los "aparatos del PSOE". Pretende que este Ejecutivo sea "plural" y "proporcional" a los resultados del 20-D, y afirma, arropado por varios de los miembros de su partido a los que antes había señalado como posibles ministros, que una de las carteras debería quedar en manos de IU.

Publicidad
Media: 4.26
Votos: 31
Comentarios:
El lider de Podemos, Pablo Iglesias, con Julio Rodriguez, Xavi Domenech, Irene Montero, Victoria Rosell, Iñigo Errejon y Carolina Bescansa, en la rueda de prensa en el Congreso tras su reunión con el rey. REUTERS/Sergio Perez

El lider de Podemos, Pablo Iglesias, con Julio Rodriguez, Xavi Domenech, Irene Montero, Victoria Rosell, Iñigo Errejon y Carolina Bescansa, en la rueda de prensa en el Congreso tras su reunión con el rey. REUTERS/Sergio Perez

MADRID.- "España no puede esperar a los juegos parlamentarios". El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha trasladado hoy al rey Felipe VI su voluntad de formar un Gobierno del cambio con PSOE e IU, y los apoyos que sean suficientes para una investidura. 

Tras fracasar en su intento de hacerse con cuatro grupos en la Cámara Baja, y asistir al acuerdo entre PSOE, PP y Ciudadanos para constituir la Mesa, esta semana los portavoces del partido han suavizado su tono con el PSOE, urgiéndoles al diálogo, y han desplazado el referéndum soberanista catalán a un segundo plano. Su órdago de este viernes sirve a su partido para volver a ponerse a la delantera de un PSOE incapaz de reunir suficientes apoyos para formar gobierno.



Iglesias asegura dirigirse al "PSOE sensato" para lograr un entendimiento y afirma que servirá para comprobar si Sánchez manda o no en su partido, pero lo cierto es que este paso deja muy pocas opciones a los socialistas. "No caben medias tintas, o se está con el cambio o con el inmovilismo y el bloqueo". "Les volvemos a dar otra oportunidad para formar un Gobierno para el cambio", apostillaba Iglesias.

Iglesias: "No caben medias tintas, o se está con el cambio o con el inmovilismo y el bloqueo"

Este futurible Gobierno debería ser, a su juicio, "plural" y "proporcional" a los resultados del pasado 20-D, por lo que tanto IU como Podemos deberían contar con carteras ministeriales -"me parecería muy razonable que IU ocupara una cartera ministerial"-, y en principio tampoco sería negociable que su partido ostentara la vicepresidencia, a pesar de que hace meses afirmó en una entrevista con Europa Press que no formaría parte de un Gobierno del PSOE. En la misma línea, niega que haya habido negociaciones con el PSOE antes de dar este paso y aprovecha para pedir transparencia en las que previsiblemente tendrán lugar. 

El líder de Podemos ha anunciado su propuesta después de reunirse durante hora y media con Felipe VI en el marco de consultas abierto por el monarca para encargar a un candidato que intente formar gobierno

En su comparecencia ha asegurado que todavía no había hablado con los líderes de PSOE e IU, Pedro Sánchez y Alberto Garzón -se comprometió a llamarlos este mismo viernes-, ya que a su juicio debía ser el monarca el primero en conocer esta propuesta por "lealtad institucional" y para "evitar filtraciones".

Sólo unos minutos después comunicó a través de su cuenta de Twitter que ya ha recibido luz verde del líder de IU para trabajar "juntos para que haya un Gobierno de cambio en España". Poco después, Garzón confirmaba la conversación con Iglesias: "Estamos de acuerdo en que tiene que haber cambio. Programa por delante, siempre".​

Propuesta común

El secretario general de Podemos asegura que el monarca ha acogido su propuesta con "naturalidad e interés", que ambos coinciden en que la repetición de elecciones no sería "deseable", y resume las propuestas programáticas que deberían marcar la acción del Ejecutivo que propone, las mismas que recoge el programa de su partido: un paquete de medidas urgentes a aplicar en los 100 primeros días de gobierno, una reforma constitucional basada en cinco ejes, entre los que se incluye la redefinición del encaje de Catalunya en España, y otras ideas como el rechazo al tratado de libre comercio que Washington y Bruselas negocian con sigilo, el TTIP.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en el Congreso de los Diputados, tras su reunión con el rey. EFE/Sergio Barrenechea

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en el Congreso de los Diputados, tras su reunión con el rey. EFE/Sergio Barrenechea

Iglesias ha comparecido este viernes acompañado por su número dos y portavoz del grupo en el parlamento, Íñigo Errejón, y con el líder de la alianza catalana, Xavier Domènech. También estaban presentes Carolina Bescansa, número tres del partido, la jefa del gabinete de Iglesias y portavoz adjunta, Irene Montero, la diputada y exjueza Victoria Rosell y el general y exJEMAD Julio Rodríguez, que era segundo en su lista por Zaragoza, y que finalmente no logró escaño.

De hecho, preguntado por si esta era la foto de sus ministrables, el líder de Podemos ha aclarado que formarán parte del "grupo de planificación de este Ejecutivo", que todos ellos están cualificados para ostentar carteras. En el pasado señaló a Montero como futurible ministra de Presidencia, a Errejón como titular de Interior, a Rosell como ministra de Presidencia o al exJEMAD Rodríguez como responsable de Defensa, y hoy ha hecho hueco en la foto para Doménech porque En Comú Podem fue primera fuerza en Catalunya el 20-D, y por ello entiende que también deberá tener responsabilidades ministeriales. Esto podría concretarse en una cartera de "Plurinacionalidad", algo que según Iglesias "le gustaría".

Unos minutos después del anuncio, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, alababa desde su perfil en Twitter la "valiente y necesaria propuesta" de Iglesias. "El PSOE debe decidir: PP o cambio", zanjaba.

Cambio de tono y de estrategia

El cambio de tono y de estrategia parecía evidente estos días, y durante la tarde del jueves ya se especulaba con que Iglesias daría un golpe de efecto en su comparecencia del viernes. Y esta idea se veía reforzada por algunas de las declaraciones de sus portavoces.

El portavoz de Compromís, Joan Baldoví, afirmó este jueves tras verse con el monarca que los cuatro diputados que concurrieron al 20-D con Podemos en Valencia -y que finalmente se integrarán en el grupo mixto- apoyarán al candidato que sea capaz de "generar cambio", "sea Pedro Sánchez o Pablo Iglesias".

Sólo unos minutos después, el líder de En Comú Podem en el Congreso -integrado en el grupo "confederal" de Podemos-, Xavier Domènech, alertaba a Sánchez de que no apoyarán su investidura sin negociar. "Pedro Sánchez corre el riesgo de creerse la única alternativa al PP", apostilló. El diputado catalán recordó que más de seis millones de personas votaron a IU, Podemos y sus marcas, y resaltó las diferencias entre el partido morado y el PSOE. "Nos votaron porque somos algo diferente. También somos algo diferente al PSOE. Ellos perdieron millón y medio de votos y nosotros ganamos cinco millones nuevos".