Publicado: 17.12.2015 21:43 |Actualizado: 17.12.2015 22:28

Iglesias se reivindica como única alternativa al PP en el penúltimo día de campaña

"David puede terminar de derrotar a Goliat", afirma el líder de Podemos en Sevilla, ante un Palacio de Congresos lleno hasta la bandera. Centra su mensaje en los más mayores y en los indecisos: "Me da igual lo que votaran en el pasado. Bienvenidos y bienvenidas los que apostáis por la decencia y el futuro"

Publicidad
Media: 3.83
Votos: 23
Comentarios:
Pablo Iglesias, líder de Podemos, durante el mitin que ha celebrado esta jueves en Sevilla, capital que ha visitado en tres ocasiones durante la campaña electoral. EFE/Jose Manuel Vidal.

Pablo Iglesias, líder de Podemos, durante el mitin que ha celebrado esta jueves en Sevilla, capital que ha visitado en tres ocasiones durante la campaña electoral. EFE/Jose Manuel Vidal.

Lugar: Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla.
Intervinientes: Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Teresa Rodríguez, Irene Montero, Auxiliadora Honorato, Sergio Pascual y Begoña Gutiérrez.
Asistentes: 3.200 personas en el auditorio, 800 fuera, según la organización.
​Incidencias: La líder de Podemos en Andalucía y parlamentaria autonómica, Teresa Rodríguez, ha hecho ondear una bandera andaluza nada más comenzar el acto, para después depositarla a su lado y llevarla al atril durante su intervención. El público la recibía cantando el himno autonómico, y Rodríguez, visiblemente emocionada, dejaba la bandera junto al atril.

SEVILLA.- No hay más opciones: ni el partido azul "disfrazado de naranja" —Ciudadanos—, ni los supuestos socialistas que sólo son de izquierdas durante la campaña. "Somos la alternativa al PP en este país", afirmaba este jueves Pablo Iglesias desde Sevilla, en su penúltimo día de campaña. No ha nombrado al candidato socialista, Pedro Sánchez, y apenas ha destinado dardos para el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, por lo que el PP y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, han quedado en el centro de su diana.



"Hay gente que el 20 de diciembre va a decir: 'Yo no pago más las facturas del señor Bárcenas'", sostenía Iglesias, cargando contra el candidato del Partido Popular por no "dar la cara", por los múltiples ejemplos de exdirigentes del PP que han contribuido a engrasar las puertas giratorias, y por los casos de corrupción que salpican a su partido. Defiende que en sólo seis meses, desde Ayuntamientos como el de Cádiz o Madrid, gobernados por fuerzas en las que participan miembros de Podemos, han dejado atrás todas las sospechas, o el temor a los supuestos impagos de deuda, para gobernar "mejor" que los conservadores. "No puedo entender cuando ustedes intentan avanzar mirando todo el rato por el retrovisor, pidiendo perdón por la corrupción. Miren ustedes para adelante. Ustedes del PP han fracasado, y por eso les vamos a ganar las elecciones el día 20", clamaba, ante un público entregado.

En esta línea, el candidato del partido morado afirma que aún pueden llegar a La Moncloa en su "remontada", que "David puede terminar de derrotar a Goliat". Para ello pide el voto de los más mayores, con varias alusiones a su contribución durante la Transición, y con la promesa de que defenderán las pensiones que el PP sólo permite crecer al 0,25% anual. Y, por supuesto, Iglesias redobla esfuerzos para seducir a los indecisos, quienes decantarán los resultados de estas elecciones: "Me da igual lo que votaran en el pasado: bienvenidos y bienvenidas los que apostáis por la decencia y el futuro de este país".

Podemos ha llenado el Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla en el penúltimo día de campaña. En total, 3.200 personas han presenciado el acto desde el auditorio, a las que se suman cerca de 800 personas que han podido seguirlo desde una sala anexa, por streaming.

En la recta final de la campaña, en una región en la que la macroencuesta preelectoral del CIS apenas les da cinco diputados de los 61 escaños que se disputan en Andalucía, Iglesias ha introducido algunos cambios entre las líneas generales de su discurso de campaña. No han faltado algunas alusiones a los socialistas, a los que disputan su caladero habitual de votantes -"Han tenido que reconocer que hay que vestir los trajes del cambio para que la gente te escuche"-, pero también ha recuperado la promesa de revertir privatizaciones de servicios públicos, y ha defendido la línea verde de su partido en materia de energía. "Cuando haya empresas que se dediquen a esto [energías renovables], el sector público tiene que invertir para que no se convierta en el cortijo de una banda de mangantes. Estoy pensando en Abengoa", aclaraba.

Podemos ha colgado el cartel de 'lleno' en todos los actos de campaña, y los portavoces del partido insisten en vender que están de "remontada", que tienen opciones de ganar las elecciones. Y, mientras Iglesias llama a votar para que gente "nueva y preparada" revierta el "desastre" del PP, Iñigo Errejón, número dos del partido y director de campaña, asegura que independientemente de los resultados del 20-D el país ya ha empezado a mutar. "Misión cumplida, España ya es otra".

"C's quiere hablar de crímenes pasionales, como en el franquismo"

Jugaba en casa, pero la líder de Podemos en Andalucía y diputada autonómica ha estado sudando la camiseta hasta el último minuto. Frente a un Iglesias algo menos incisivo con el partido de Albert Rivera, Teresa Rodríguez ha cargado contra el partido naranja por sus declaraciones sobre la violencia machista, o por su defensa -posteriormente matizada- de una posible intervención armada en Siria. "Quiere volver a hablar de crímenes pasionales como ocurría en el franquismo", sostenía, afirmando que "las mujeres de todas las ideologías" no van a permitirlo.

Sobre Siria, Rodríguez asegura que "se pasaron de frenada". "Ni siquiera el PP pidió una intervención terrestre en Siria. Si tanta prisa tenéis por invadir Siria, id vosotros primero", clamaba Rodríguez, arropada por un auditorio que coreaba :"¡No a la guerra!".

Así, y en respuesta a los portavoces de C's y PSOE que denuncian una supuesta pinza entre Podemos y el PP para gobernar, Rodríguez se muestra igual de tajante: "La pinza es la que se pone Ciudadanos en la nariz para soportar el olor de la podredumbre de la corrupción" de los ERE en Andalucía y la Gürtel en Madrid", afirmaba.

La secretaria general de Podemos en Andalucía señala a Ciudadanos como el "partido de la impunidad", a pesar de que se venda como el partido de la "transparencia", y defiende que su formación representa la única opción de cambio posible. "Pablo Iglesias no va a fallar a Andalucía", zanjaba.