Público
Público

Debate de la moción de censura a Mariano Rajoy Iglesias sorprende haciendo autocrítica y tiende la mano al PSOE: "Estamos obligados a entendernos"

El líder de Podemos intenta desactivar la estrategia del Gobierno, que acusa a su grupo parlamentario de montar un espectáculo con su moción de censura, y recurre a un tono relajado y tranquilo. Pasa de la "cal viva" a reconocer la "modernización" que trajo Felipe González, y asegura a Rajoy que pasará a la historia "como el presidente de la corrupción".

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Iglesias

Sabían que el Gobierno le acusaría de montar un espectáculo, y por eso ha bajado el tono al máximo para desactivar esta estrategia. El líder de Podemos y candidato a sustituir a Mariano Rajoy por la tercera moción de censura de la democracia,  Pablo Iglesias, subía este martes a la tribuna de oradores del Congreso para exponer su programa alternativo, y para potenciar su imagen de presidenciable, y no tanto la de líder del segundo partido de la oposición. Su discurso ha estado cargado de datos y de propuestas programáticas para vender su solvencia, mientras que el de Irene Montero, portavoz parlamentaria, tuvo como eje principal la denuncia de los casos de corrupción que corroen al PP

Iglesias, al PSOE: "En el pasado no nos pudimos entender y asumo mis errores". "Nuestra falta de entendimiento abrió la puerta a Rajoy"

Desde el arranque de su intervención, sorprendía el cambio de tono con el PSOE, el ejercicio de autocrítica de Iglesias y la nueva oferta de colaboración al PSOE. "En el pasado no nos pudimos entender y asumo mis errores, espero que asuman los suyos", afirmaba, reconociendo que la falta de entendimiento entre Podemos y PSOE "abrió la puerta al Gobierno de Rajoy". "Las circunstancias de hoy nos obligan al entendimiento, seguimos dispuestos a buscar entendimiento y diálogo".

Reconocía también que fueron "muy vehementes" cuando rechazaron apoyar la investidura del Gobierno de Pedro Sánchez y Albert Rivera -"Fuimos muy vehementes al señalar que no podía haber cambio político con el programa económico de Ciudadanos"-, y pedía a los socialistas que cambien de postura y voten a favor de la moción, aunque sin hacer sangre con los reproches sobre su decisión de abstenerse. "Esta moción servirá para obligar al Gobierno a rendir cuentas por la corrupción insostenible, y estaría en su mano que también sirviera para sacarles del Gobierno", zanjaba.

El líder de Podemos hacía extensible este cambio en las formas para referirse al PSOE a uno de sus principales referentes, el expresidente Felipe González, duramente criticado por Iglesias -especialmente en la anterior legislatura-, tanto por su paso por la puerta giratoria como por su vinculación con los GAL. Este martes, sin embargo, Iglesias ha obviado el "pasado manchado de cal viva" de González, y ha dicho de él que "pasó a la historia como el presidente de la modernización", "a pesar de todo". Después, Iglesias deslizaba en su discurso nuevas alusiones al PSOE, pero siempre manteniendo el mismo tono. "Espero que el resultado de sus primarias devuelva al PSC su lucidez", decía, al hablar sobre Catalunya.

"Rajoy pasará a la historia como el presidente de la corrupción"

El líder de Podemos:"Nosotros hacemos cosas mal, pero no robamos"

Con varias alusiones a la corrupción del PP -"En este país se han rebasado todos los límites posibles en lo que a corrupción se refiere"-, Iglesias ha contrapuesto el modelo de los conservadores, bajo el mantra "más vale la corrupción conocida que lo bueno por conocer", a la "esperanza" que, a su entender, representa el suyo, que ya se aplica en los Ayuntamientos del Cambio.

"España ha conocido el cambio en los principales ayuntamientos, la esperanza puede vencer al miedo. Seguro que nosotros hacemos algunas cosas mal, pero nosotros no robamos". "Ustedes han usado el miedo para robar, pero se está acabando el miedo en nuestro país", apostillaba.

Según su relato, en la jornada de este martes se está juzgando en el pleno "una época"; "Usted, señor Rajoy, va a pasar a la historia como el presidente de la corrupción". "España no puede permitirse más una situación en la que las instituciones estén copadas por corruptos", sentenciaba.

Un programa de "país", y no "de partido"

Armado con decenas de cifras, Iglesias ha querido desmontar el discurso triunfalista del Gobierno sobre la situación de España. Con importantes guiños a las mujeres y a la lucha por la igualdad -y contra la violencia machista-, Iglesias ha desgranado todas sus propuestas, la mayoría ya incluidas en su programa electoral, aunque ha querido dejar claro que estaba presentando "un programa de país", y no "de partido". 

Entre sus propuestas: una nueva ley de contratos del sector público que suprima los procedimientos negociados sin publicidad; facilitar el trabajo de los organismos reguladores del Estado; mejorar la lucha contra el fraude; una nueva ley de financiación de partidos políticos que incluya a las fundaciones y limite el endeudamiento bancario; una ley contra las puertas giratorias; acabar con el secreto bancario; reformar la tipificación del delito de fraude fiscal -endurecer penas y reducir las cuantías necesarias para que se considere delito-; garantizar el suministro energético básico; la adopción de una renta mínima y la instauración de un impuesto sobre la riqueza. 

El líder de Podemos también ha defendido las políticas desarrolladas por el Gobierno portugués, considerando que deberían replicarse en España. En concreto, Iglesias ha alabado la instauración de un impuesto sobre los beneficios de la banca "para que devuelva todo lo que se le prestó durante la crisis", un "plan de cohesión social e igualdad", la revalorización de las pensiones en base al IPC y la subida del salario mínimo. "Si la mayoría de la cámara queremos se puede hacer una alternativa distinta a la del PP".

Sobre Catalunya: "El PP jamás ha entendido España"

En lo que respecta a Catalunya, el líder de Podemos ha defendido que es una "tarea de Estado" asumir "el carácter plurinacional de España". "No se puede entender la historia de España desde la homogeneidad, sino desde la heterogeneidad". "El PP jamás ha entendido España", afirmaba Iglesias, criticando su "nula voluntad política para dar una solución jurídica" al conflicto territorial.

El candidato a la Presidencia ha abogado por la celebración de un referéndum pactado en Catalunya -"Ningún demócrata debería tener miedo a la democracia"-, y ha avisado al PP de que si quiere "tapar su corrupción acusando a Catalunya para apelar a los peores instintos reaccionarios", les tendrán "enfrente". "Y espero que el PSOE esté en esto", apuntaba.

"Si Catalunya se va no será por culpa del señor [Joan] Tardá, será por culpa de ustedes y sus aliados, que están cada vez más lejos de la mayoría social catalana", aseveraba. "Lo que vale para Catalunya debe valer también para el País Vasco y para las naciones históricas, si así lo quieren", incidía.