Publicado: 09.09.2015 22:57 |Actualizado: 10.09.2015 15:06

Iglesias y Rabell piden la movilización de los abstencionistas para continuar el “cambio”

Catalunya Sí que es Pot fía su suerte a conseguir un aumento de la participación en los barrios populares de las áreas más pobladas. A parte de los ataques a Mas y a Rajoy, la formación empieza a intentar desmontar el discurso de Ciudadanos, ahora mismo su rival para ser la segunda fuerza más votadas en las elecciones del 27-S

Publicidad
Media: 3.14
Votos: 7
Comentarios:
El cabeza de lista de Catalunya Sí que es Pot, Lluís Rabell y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.- Quique García (EFE)

El cabeza de lista de Catalunya Sí que es Pot, Lluís Rabell y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.- Quique García (EFE)

RUBÍ.- “Esa gente de barrio que no vota tiene que sacar los dientes. No podéis consentir que os hagan invisibles en Catalunya. Todos a votar el 27 de septiembre”. A poco más de 24 horas para el inicio oficial de la campaña para las elecciones autonómicas, Pablo Iglesias ha hecho un llamamiento claro a la movilización de los miles de personas que tradicionalmente se abstienen en este tipo de comicios. La petición, repetida por Lluís Rabell, cabeza de lista de Catalunya Sí que es Pot (CSQP), deja clara una de las estrategias de la formación para intentar sacar un buen resultado en las urnas: conseguir un aumento en la participación electoral de los habitantes de los barrios populares de Barcelona y su área metropolitana, como la que ya se dio en las municipales de mayo.

Iglesias ha acompañado a Rabell en un mitín celebrado en Rubí, una ciudad de 75.000 habitantes y que tradicionalmente ha sido un caladero de votos para un PSC ahora en decadencia y, en menor medida, para ICV, una de las formaciones integrantes de CSQP. Plantear los comicios del 27-S como la segunda vuelta de un “cambio” que empezó en las municipales y que debe culminar en las elecciones generales de final de año, vincular constantemente las políticas de Artur Mas en Catalunya con las de Mariano Rajoy en el conjunto de España e intentar desenmascarar a Ciudadanos han sido otros elementos clave de un acto que no ha conseguido llenar el pabellón de Can Rosés, en el que se han congregado unas 1.2000 personas.



Marta Ribas, diputada autonómica de ICV-EUiA y vecina de la localidad, ha sido la encargada de abrir el telón. Ribas ha querido poner de manifiesto la “desigualdad” que existe en su comarca, el Vallès Occidental, que tiene tanto la población catalana con mayor renta per cápita -Matedepera- como la de menor -Badia del Vallès-. Ribas, número 9 de CSQP en Barcelona, ha replicado a Artur Mas, quién ha manifestado que no hay alternativa a Junts pel Sí y no hay aliados en España, asegurando que “nosotros somos la alternativa” y que “tenemos aliados para hacer una Catalunya más justa, como Pablo Iglesias o Alberto Garzón”.

La número siete de la candidatura en Barcelona, Jessica Albiach, ha tomado el relevo a Ribas para afirmar que “la familia del sí se puede es imparable. Ya lo demostramos el 24 de mayo, lo demostraremos el día 27 y lo volveremos a demostrar en diciembre”. En la línea de la diputada ecosocialista, la dirigente de Podem ha señalado que “somos la única alternativa a los corruptos y a los recortadores” y ha concluido afirmando que votar a CSQP “vale doble, porque sirve para echar a los que crispan de un lado y del otro. Para echar a Mas, para echar a Rajoy y para echar a Rivera”.

Los “partidos viejos” como obstáculos

El parlamento más aclamado con diferencia ha sido el de Pablo Iglesias. El secretario general de Podemos ha empezando atacando a Felipe González, quién se define como “un ciudadano normal”, y a Artur Mas, que a su vez “se presenta a si mismo como un súbdito oprimido”. Iglesias ha señalado que ambos tienen cosas en común, como “no atreverse a hablar mal de Jordi Pujol”. “No piensan tan diferente, porque al final la política no tiene que ver con etiquetas, tiene que ver con bandos. Y o estás con los de las cuentas en Suiza, que tienen banderas de todos lados, o estás con las clases populares, que se levantan a las 6 de la mañana para ir a trabajar”, ha manifestado.

Antes de pedir la movilización de la gente “que no vota”, el eurodiputado ha apuntado que “existe un problema político en Catalunya”, en el que se mezclan el hecho de que “un gran número de catalanes querrían una relación diferente con el Estado” con la “evidencia” de que una “mayoría” de la población “está harta de la corrupción y de los recortes y quiere cambios”. La receta de Iglesias para solucionarlos son el apoyo al “derecho a decidir, sin ninguna duda”, a la vez que abrir “procesos constituyentes tanto en Catalunya como en España”. El líder de Podemos ha asegurado que “los principales obstáculos al derecho decidir y a los procesos constituyentes son los partidos viejos, se llamen PP, PSOE o Convergència”. Y ha culminado con una nueva vinculación entre los comicios catalanes y los españoles: “Si no hay cambio en Catalunya no puede haber cambio en España, però si no hay cambio en España tampoco puede haber cambio en Catalunya”.

“Haremos que nazca la primavera democrática”

Lluís Rabell ha sido el encargado de cerrar el acto electoral, intentando desmontar la idea que el 27-S tendrá un carácter plebiscitario porque “las elecciones van del cambio social”. El candidato a la presidencia de la Generalitat de CSQP también ha pedido “vencer al abstencionismo” y ha animado al público “a convencer a mucha gente como vosotros para que se ponga en movimiento”. Rabell considera que en las elecciones hay el bloque “que lidera el señor Mas, que nos dice que votaremos sí o no a la independencia y nos pide que hagamos un ejercicio de amnesia y no recordemos que votaron la reforma laboral y la ley de amnistía fiscal del PP” y el bloque que no cuestiona el statu quo territorial.

El número uno de CSQP ha atacado a García Albiol, candidato del PP, que promueve “una guerra de pobres” y que representa un partido que con sus “políticas criminales ha hecho crecer la desigualdad”. Pero, sobretodo, ha intentado poner a Ciudadanos en su punto de mira. De hecho, la formación liderada por Albert Rivera y que presenta a la diputada Inés Arrimada de cabeza de lista, aparece ahora mismo en segunda posición en casi todas las encuestas y rivaliza con CSQP para captar antiguos votantes socialistas y abstencionistas en las áreas más pobladas de Catalunya. “Ciudadanos nos dice que está horrorizado con la corrupción, pero vota y comparte las mismas políticas que los corruptos. Vota con el PP y el PSOE el TTIP en Europa, que somete la soberanía de los pueblos. No son una alternativa, sino que son la reedición del PP en Catalunya”, ha afirmado.

Rabell ha querido terminar con una frase poética y ha pedido a sus seguidores que se dediquen a “labrar”, porque así podrán “estar seguros que con nuestras semillas haremos que en el otoño del 27 de septiembre nazca la primavera democrática”.