Publicado: 20.04.2015 23:38 |Actualizado: 21.04.2015 07:00

Imputado un comisario por revelar información sobre la moto del CNI que seguía a Nicolás

Miguel Ángel Barrado es el segundo al mando de la Comisaría General de Policía Judicial. El 22 de mayo declarará ante el juez junto a dos nuevos policías municipales incluidos en la causa.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
nicolas verdeguer

Francisco Nicolás Gómez Iglesias.

MADRID.-El titular del juzgado de instrucción número 2, Arturo Zamarriego, ha sumado tres imputados más al caso del pequeño Nicolás. Son el comisario Miguel Ángel Barrado y los policías municipales Ginés Sevilla y Venancio Muñoz que tendrán que ir a declarar el próximo 22 de mayo.

Se sospecha que participaron en un presunto delito de revelación de secretos junto con el ex Coordinador de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Emilio García Grande; los policías municipales, Jorge González Hormigos y Felipe Gallego Santos; y el guardia civil destinado en Casa Real, Francisco Javier Sánchez López. El juez investiga si buscaron y proporcionaron a Francisco Nicolás la información de que una de las motos que le seguía a finales de septiembre pertenecía a un cuerpo de seguridad, que en este caso era el Centro Nacional de Inteligencia (CNI).



El pasado 29 de septiembre sobre las cinco de la tarde, el pequeño Nicolás solicitó a Emilio García Grande, al cabo Hormigos y al agente de la Guardia Civil, información sobre el titular de una moto azul de grandes dimensiones que le seguía. Al coordinador de seguridad le pide que se lo envíe vía 'Telegram' por modo secreto. “Queremos saber si son de contravigilancia”, escribe el presunto estafador. Y García Grande accede pidiéndole que “le dé un minuto”, según se explica en un informe incluido en el sumario.

Revelación de secreto

Los agentes de Asuntos Internos han averiguado que “tan sólo 105 minutos después de la petición de Francisco Nicolás a Emilio García”, Venancio Muñoz busca la matrícula “en dos ocasiones seguidas” desde un terminal de la Policía Municipal. Este mismo agente también hizo otra búsqueda días anteriores a petición del también imputado González Hormigos, datos que después fueron aportados al presunto estafador.

Nicolás pringa a todos sus amigos en esto. Se lo solicita a Jorge González Hormigos que también le dice “No hay datos… o es policía o algo parecido”. Pero el presunto estafador insiste y escribe al guardia civil destinado en Casa Real, Javier Sánchez, quien le contesta a las 17:20: “Placa reservada de Secretaría de Estado”. La búsqueda en realidad se la encarga a otro compañero, un sargento destinado también en Casa Real. Según los investigadores, “consultada la base de datos de la Guardia Civil respecto a esta matrícula, efectivamente los datos que aparecen asociados a la misma son “Secretaria de Estado”, por lo tanto datos ciertos que remite este guardia civil”.

Sin embargo, la respuesta no debe ser satisfactoria porque, según los agentes, fue Emilio García Grande quien “supuestamente pudiera haber realizado una llamada al comisario Miguel Ángel Barrado al día siguiente con objeto de comprobar si es un vehículo de la Policía Nacional”.

Vehículo del CNI

El comisario Miguel Ángel Barrado se interesa en ese momento por dos matrículas correspondientes al CNI, una la que había solicitado Francisco Nicolás la tarde anterior y otra nueva. A las 12:45 del 30 de septiembre el policía hace la búsqueda “desde un terminal ubicado en la Comisaría General de Policía Judicial, coincidentemente lugar de su trabajo habitual en esa fecha, puesto que ostentaba el puesto de Secretario General de esa comisaría”. Y añaden, “el mismo día y a la misma hora que realiza la consulta de la matrícula XXX, también consulta la matrícula YYYY en la misma base de datos, que al igual que la anterior figura “SIN DATOS” y tampoco está encartada en investigación policial alguna”.

Los agentes de Asuntos Internos destacan que “no suele ser habitual” que un funcionario de una escala superior haga una búsqueda en un base de datos, aunque puede hacerla, debido a que sus funciones son la “dirección, coordinación y supervisión de Unidades”. En los tres meses anteriores al 30 de septiembre sólo había hecho otra búsqueda de otro vehículo. Es más, la búsqueda debe estar justificada por una operación en curso, pero “no consta que esa matrícula haya estado en investigación policial alguna”.

Como explican los investigadores en el informe aportado a la causa, “cuando en las bases de datos de la DGT no figuran datos asociados a la matrícula de una vehículo es porque se trata de un vehículo oficial, en la mayoría de las ocasiones policial”.

Un tercer funcionario volverá a buscarla el 1 de noviembre, el policía municipal Ginés Sevilla, esta vez a petición de alguno de los amigos del pequeño Nicolás en el Ayuntamiento de Madrid.

Además en la causa también está imputada la funcionaria de la Policía Nacional, Oliva Peñas, por participar presuntamente en la falsificación de un DNI de Francisco Nicolás que desveló Público.