Publicado: 07.05.2015 12:31 |Actualizado: 07.05.2015 12:31

Imputados por "acoso laboral" los dos jefes de los GEO, la unidad de élite de la Policía

El Sindicato Unificado de Policía denuncia que tanto Ignacio Cosidó como su adjunto han respaldado las actuaciones de los ahora imputados por el juzgado número 1 de Guadalajara.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3
Comentarios:
Los agentes del Grupo Especial de Operaciones de la Policía Nacional (GEO) han liberado a 444 personas secuestradas o tomadas como rehenes en sus 30 años de historia, un aniversario que celebrarán el próximo sábado en Guadalajara.

Los agentes del Grupo Especial de Operaciones de la Policía Nacional (GEO) han liberado a 444 personas secuestradas o tomadas como rehenes en sus 30 años de historia, un aniversario que celebrarán el próximo sábado en Guadalajara.

MADRID.- El Juzgado número 1 de Guadalajara ha imputado al comisario jefe del Grupo Especial de Operaciones (GEO), la unidad de élite de la Policía Nacional, y a su número dos por un presunto delito de acoso laboral a un subinspector del mismo grupo.

El funcionario supuestamente acosado denuncia que fue apartado durante meses de todas las funciones inherentes a su puesto de trabajo, sin ocupación efectiva, siendo relegado a tareas sin valor productivo, a la inactividad e incomunicación con el resto de integrantes de este grupo. El subinspector también denuncia que fue expulsado del departamento tras interponer la demanda.



El Sindicato Unificado de Policía ha hecho público una nota de prensa anunciando estas imputaciones y denunciando que antes de acudir a los tribunales, se trató de solucionar el conflicto dialogando con el Director General de la Policía, Ignacio Cosidó, y su Director Adjunto Operativo, en reuniones  personales e independientes.

No obstante, el SUP denuncia que "lejos de tomar medida alguna", los máximos responsables de la Policía "respaldaron el comportamiento de estos mandos policiales consistiendo la remoción del puesto de trabajo del funcional de manera discrecional y sin información previa alguna, constituyendo un claro caso de indefensión administrativa". 

En el escrito, el SUP también expresa el "malestar" existente en el Grupo Especial de Operaciones a raíz de estos acontecimientos, "donde los ahora imputados siguen manteniendo su superioridad mientras que la víctima soporta secuelas cada vez más negativas, y el resto del personal operativo aguanta el más estricto control".