Público
Público

'In memorian' de 1.500 fusilados por la dictadura de Franco

León acoge el mayor monumento de España en homenaje a las víctimas del franquismo. El memorial nace inacabado tras negarse el Ayuntamiento, gobernado por el PP, a poner los 40.000 euros que faltan para completarlo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Entre julio de 1936 y principios de 1949 casi 2.000 fusilados fueron arrojados a la fosa común del cementerio de León, una de las mayores de la represión franquista. Fueron años oscuros de represión, castigo y dolor. Este sábado, 74 años después de la Guerra Civil, ve la luz el mayor monumento que existe en España en memoria de los represaliados por la dictadura. Más de 35 metros de largo el cementerio de León donde aparecen los nombres de 1.500 fusilados por los franquistas en la provincia en aquellos años de plomo.

Para completar la lista de los 1.500 represaliados los impulsores del proyecto se han apoyado en los listados aportados por investigadores como Wenceslao Álvarez Oblanca y Secundino Serrano, en archivos históricos, en el registro del cementerio de León y en los propios familiares. Un rastreo exhaustivo que culmina en el mayor homenaje en memoria de las víctimas del franquismo en León.

El monumento se llama 'Capilla Laica' y nace bajo el impulso del Foro por la Memoria de León. Ha costado casi una década que el monumento se convierta en realidad. En noviembre de 2004 el Foro por la Memoria de León presentó una moción en el Ayuntamiento de León que fue aprobada en el pleno municipal del 11 de marzo de 2005. Todos los grupos políticos, incluido el PP, destacaron entonces que con este memorial 'León saldaba su deuda histórica' con las víctimas de la dictadura.

Pero ocho años después la deuda aún no está saldada del todo. Ni la emocional ni la económica. Por lo que se refiere a la primera, el monumento nace incompleto y está aún por acabar. La obra está construida a modo de 'Capilla Laica' —de ahí su nombre— y está formada por dos grandes muros de hormigón convergentes que separan el espacio del resto del cementerio, creando así un recinto destinado a la meditación y al recuerdo. El interior está recubierto de láminas de madera en las que se intercalan las placas de metacrilato donde consta el nombre, los apellidos, la edad, el lugar de nacimiento de la víctima y la fecha en la que fue ejecutada. Pero según denuncia el Foro por la Memoria de León, el memorial se inaugura sin algunos de los 'elementos simbólicos sustanciales del proyecto original que dotan de sentido y significado a todo el monumento'.

Faltan, aseguran, sus impulsores, el árbol republicano de tronco metálico y ramas de metacrilato, el monolito explicativo del significado de este monumento y la mesa-bloque que da título a la obra. 


Si el monumento no está terminado es porque la segunda parte de esa deuda, la económica, no lo permite. Falta dinero. Cuando el Ayuntamiento de León aprobó la construcción del monumento se cifró su coste en 300.000 euros. Pero, según cuenta Enrique Javier Díez Gutiérrez, vicepresidente del Foro por la Memoria de León, la corporación local sólo ha puesto 260.000 euros. Aún faltan 40.000 euros para terminar el conjunto arquitectónico. Pero el Ayuntamiento, a través de la Mancomunidad de Servicios Funerarios de León (Serfunle, compuesta por varios municipios), la empresa encargada de la construcción del monumento, se niega a poner el resto. Por eso, el Foro por la Memoria de León se ha visto obligado a iniciar una campaña de crowdfunding en internet.

Serfunle alega un motivo económico para justificar su negativa. Desde el Foro por la Memoria de León señalan que la falta de presupuesto no es más que una excusa: asegura que serfunle ha presentado superávit durante cada uno de los últimos ocho años. Es más, desde el 2006, año tras año, ha habido superávit en las cuentas de la Mancomunidad que se ha ido incrementando paulatinamente. El Foro asegura que Serfunle tiene un millón y medio de euros en la caja.

El cambio de actitud del Ayuntamiento responde más a un cambio en la alcaldía. En 2005, cuando se dio luz verde al proyecto, gobernaba el PP con Mario Amilivia, aunque su partido no tenía mayoría. En 2007 el PSOE ganó las elecciones pero dejo pasar el tiempo sin hacer nada. Ahora, el actual alcalde de la ciudad, Emilio Gutiérrez, se ha empeñado en suprimir los elementos alegóricos y representativos —los más republicanos, por así decirlo— que explican y dan sentido a la obra, denuncia el Foro por la Memoria de León.   

Pese a todas las complicaciones, el memorial queda abierto al público. Ha costado casi una década alumbrarlo. En esos diez años de espera muchos de los familiares que apoyaron la iniciativa han ido falleciendo sin poder ver plasmada una de sus luchas fundamentales: rendir tributo a la memoria de aquellos que fueron represaliados por la defensa de la legalidad republicana. 

Si quieres colaborar en la campaña de crowdfunding para terminar el memorial de León por la víctimas del franquismo, PINCHA AQUÍ.