Público
Público

Referéndum 1-O El Parlament aprueba votar la ley del referéndum en medio de una bronca sin precedentes por las garantías democráticas

La Cámara catalana decide por mayoría absoluta tramitar por la vía exprés la ley con que el Govern planea convocar el 1-O, en un ambiente crispado y entre múltiples recursos e intervenciones de la oposición no nacionalista.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

Junts pel Sí y la CUP piden que se debata y vote la Ley del Referéndum, con sólo dos horas de margen para que los grupos presenten enmiendas. En la imagen la portavoz de JxSí, Marta Rovira,detrás, en el momento de hacer la petición. EFE/Marta Pérez

La desobediencia, en marcha. El Parlament de Catalunya ha empezado a tramitar —en una muy accidentada sesión—, la ley del Referéndum de Autodeterminación. Los partidos independentistas han cumplido al milímetro la agenda prevista y han introducido en el orden del día del pleno del Parlament la tramitación y votación exprés de la ley, que debe permitir al Govern de la Generalitat convocar el referéndum del 1 de octubre amparándose en la legalidad catalana e ignorando la española, lo que supone entrar en un terreno hasta ahora inédito. Una tramitación que solo se ha aprobado a mediodía, tras múltiples recursos e intervenciones de la oposición no independentista.

Los hechos se han consumado a primera hora. Poco después de las 10:15h, apenas unos segundos después de que la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, iniciara la sesión de control al Govern, la portavoz de JxSí, Marta Rovira, ha intervenido —"¿Senyora Rovira, para qué me pide la palabra?, le ha preguntado teatralmente Forcadell?— para solicitar la modificación del orden del día e incluir la tramitación y votación de la ley del referéndum "antes de la sesión de control".

Rovira, en concreto, ha pedido una doble votación. En primer lugar, sobre la inclusión de la ley del referéndum en el orden del día. En segundo, sobre que "se garantice la tramitación y sustanciación hasta el final" de la ley. Es decir, que se debata y vote de inmediato, antes de pasar al resto de puntos previstos en el orden del día de la sesión de control. Tambien ha pedido que se reduzca a "dos horas" el tiempo para introducir enmiendas, así como que se "exima" a la ley de dos trámites, el debate de totalidad y la posibilidad de solicitar un dictamen al Consejo de Garantías Estatutarias.

Rovira se ha apoyado en el artículo 81.3 del reglamento de la Cámara, que permite este tipo de modificaciones del orden del día, y ha argumentado que el Gobierno central ha bloqueado "todas las otras vías" para celebrar el referéndum.

La Cup se ha sumado a la petición de JxSí, con lo cual ambas fuerzas cuentan con la mayoría absoluta imprescindible para llevar a cabo la modificación del orden del día. Y la oposición no independentista ha reaccionado como ya estaba previsto: con un enérgico rechazo de la maniobra táctica de JxSí y la CUP.

Por C's, Carlos Carrizosa ha exigido paralizar la modificación del orden del día, con el argumento de que no se pretendía "suprimir" los derechos de los diputados y se estaba llevando a cabo una "vulneración" del reglamento del Patrlament. El parlamentario 'naranja' ha considerado del todo insuficiente el plazo de dos horas para presentar enmiendas, y ha acusado a JxSí y la CUP de "despreciar e injuriar" a la Cámara. "La han convertido en un mero teatro", ha acusado. También ha ironizado con que lamentaba dirigirse a Forcadell "como presidenta del Govern o de la Assemblea Nacional Catalana", aludiendo al cargo que ocupaba antes de las elecciones la presidenta del Parlament, como líder de esta entidad independentista. Y ha asegurado que se estaban violando los derechos no solo de los diputados, sino de todos los catalanes.

Joan Coscubiela: (Catalunya Sí que es Pot): "Leyes de esta trascendencia han de ser aprobadas en procedimiento ordinario"

Por parte del PP, Santi Rodríguez ha observado que, antes de votar la modificación del orden del día en el pleno, la mesa debería resolver la petición, basándose -como JxSí y la CUP- en el reglamento de la Cámara. Ha asegurado que la ley del referéndum "no cumple los requisitos mínimos para ser debatida en esta cámara", y ha pedido el cumplimiento "estricto" del reglamento.

Desde el PSC, Ferran Pedret ha pedido igualmente que se sigan los trámites habituales del Parlament para votar cualquier ley, y ha acusado a las formaciones independentistas de "vulnerar" los derechos de los diputados. El parlamentario socialista ha insistido en la importancia de estas cuestiones de forma, porque "en democracia, la forma tiene bastante a ver con el fondo".

Finalmente, Joan Coscubiela (Catalunya Sí que es Pot), ha recordado que su formación está de acuerdo con celebrar un referéndum en Catalunya —aunque acordado con el Estado—, y ha lamentado que la vía elegida por JxSí y la CUP "desligitima" el propio referéndum. "Leyes de esta trascendencia han de ser aprobadas en procedimiento ordinario", ha señalado. El ecosocialista ha recordado que el Consejo de Garantías ya se pronunció en este sentido, y ha considerado que las fuerzas independentistas pretenden "callar la boca" a este organismo. En un tono muy duro, ha llegado a calificar de "bucanero" el procedimiento elegido por JxSí y la CUP, que cree que pretende silenciar a los diputados discrepantes.

Forcadell, tras las intervenciones —y tras un incidente con el vicepresidente segundo de la Cámara, José María Espejo de Saavedra (C's), que pretendía tomar la palabra— ha convocado a la Mesa y la Junta de Portavoces, para estudiar la petición de JxSí y la CUP. Momento que buena parte de los parlamentarios —y los muchos invitados— han aprovechado para acudir en masa a la cafetería de la Cámara.

Tras una hora de reunión, Forcadell ha reanudado la sesión. Durante solo apenas un minuto. Inmediatamente, Carrizosa ha recordado que su grupo ha presentado una nueva petición de reconsideración, basándose en nuevos argumentos, y la presidenta del Parlament ha convocado de nuevo a la Mesa y la Junta de Portavoces. Posteriormente, la Mesa se ha reunido hasta en cuatro ocasiones, tras repetidos recursos de C's, PP i PSC. Finalmente, pasada la una del mediodía, Forcadell ha reanudado la sesión con la votación del orden del día. No sin desestimar antes tres nuevas intervenciones de representantes de estos tres partidos, entendiendo que ya se habían tratado en las reuniones anteriores de la Mesa.

La Mesa se ha reunido hasta en cuatro ocasiones, tras repetidos recursos de C's, PP i PSC

Después de todas estas intervenciones, el pleno ha votado finalmente la inclusión de la ley del referéndum en el orden del día, por 72 votos a favor —los de JxSí y la CUP—, 60 votos en contra y tres abstenciones. Acto seguido se ha aprobado igualmente la exención del debate de totalidad, por 69 votos a favor, tres abstenciones y ningún voto en contra. En esta segunda votación, aun más accidentada, la oposición no nacionalista ha declinado emitir su voto. El líder del PSC, Miquel Iceta, además, ha anunciado que su grupo presentará un recurso de amparo ante el TC.

A las dos de la tarde, y tras numerosas intervenciones de la oposición no independentista —siempre por cuestiones de orden—, Forcadell ha suspendido la sesión durante una hora, para que los grupos puedan redactar sus enmiendas. La presidenta del Parlament solo ha accedido a esta suspensión tras repetidas peticiones en este sentido de diputados de C's, PSC, PP i CSQP.