Público
Público

Los indignados hacen un escrache al sistema en una veintena de ciudades

Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Bilbao,Valladolid, Santander o Gijón, registraron las concentraciones más numerosas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miles de personas han tomado este domingo las calles y plazas de toda España para protestar contra las políticas de recortes del Gobierno coincidiendo con el segundo aniversario del movimiento 15M, que ha querido celebrar su cumpleaños con 'un escrache al sistema'.

Las manifestaciones se han desarrollado en más de una veintena de ciudades españolas, y han sido el acto central de la campaña de protestas y acciones titulada 'Mayo global', que ha organizado el 15M para todo este mes.

El epicentro de la celebración se ha situado en la madrileña Puerta del Sol, el mismo escenario que hace dos años vio nacer a los 'indignados', donde varios miles de personas han protestado con un 'grito mudo', roto al cabo de unos dos minutos con un clamor: 'Sí se puede'.

En Barcelona, donde la Policía ha cifrado en 5.000 el número de asistentes, la marcha ha desembocado en la ocupación de un edificio deshabitado de cuatro plantas ubicado en el casco viejo de la ciudad. Desde la azotea han desplegado una pancarta con el lema 'Edificio ocupado' y han leído un manifiesto que recoge las principales reivindicaciones de los colectivos que han participado en la marcha, entre los que destacan la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), los 'yayoflauta' y la comunidad educativa que rechaza los recortes en la escuela pública.

Una multitudinaria manifestación ha recorrido también las calles de Valencia para recordar que los ciudadanos siguen 'más indignados que nunca' y que el movimiento 15M 'sigue vivo'.

En cinco capitales de Castilla y León -Valladolid, Salamanca, León, Ávila y Segovia- se ha festejado el segundo aniversario de este movimiento desde el convencimiento -dicen los organizadores- de la utilidad de este arma de conciencia social contra problemas como el desahucio y la corrupción en los ámbitos político y económico.

La ausencia de incidentes, el ambiente animoso y la lúdica e ingeniosa puesta en escena de las protestas han sido las principales características de las concentraciones, asambleas y 'perfomances', así como en las manifestaciones vespertinas, que han sido más numerosas en Valladolid, Salamanca y León.

Varios miles de personas se han dado cita en Gijón para protestar contra el actual sistema político y se han parado frente a la sede del PP en la ciudad, cuyo portal han empapelado con sobres, en los que se podían leer los nombres de algunos de los altos cargos del partido.

En Zaragoza, unas 1.500 personas, según la Policía, se han reunido para apelar a la implicación de los ciudadanos en el movimiento de forma 'real y activa', para cambiar el sistema.

Cerca de un millar de indignados ha participado en la manifestación que ha recorrido el centro de Bilbao, que ha estado encabezada por una pancarta con el lema 'Sus beneficios, nuestra miseria. Borroka orokorra' (lucha general)'.

Alrededor de 300 personas se han quejado en Palma de Mallorca contra la situación política y social, una pacífica protesta que ha sido seguida por los turistas que paseaban por el centro de la ciudad.

En Galicia, medio centenar de personas se ha congregado en Ourense y Pontevedra para respaldar la convocatoria de la Coordinadora del 15M.

La Plaza Porticada de Santander ha vuelto a acoger a colectivos sociales que han celebrado asambleas abiertas y han evocado el espíritu de un movimiento que ahora 'tiene que estar en la calle más que nunca', según sus portavoces en Cantabria.