Público
Público

Inés del Río, condenada a 3.828 años de cárcel por 24 asesinatos

El Tribunal de Estrasburgo ahora examinará si la aplicación de la doctrina Parot a Inés del Río se ajusta al Convenio Europeo de Derechos Humanos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Inés del Río Prada es una etarra condenada a 3.828 años de prisión por un total de 24 asesinatos, cometidos en su mayor parte en la capital madrileña. Finalmente fue detenida en 1987, en Zaragoza, cuando se preparaba para trasladar una furgoneta con 34 kilos de explosivo a Torremolinos (Málaga) para empezar una campaña de atentados en Andalucía. Su recurso es el que ha provocado que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) tenga que pronunciarse ante la doctrina Parot.

Inés del Río, alias Nieve o Pequeña, fue una de las integrantes del histórico comando Madrid, liderado por José Ignacio de Juana Chaos y formado a mediados de los años 80 junto a etarras como Antonio Troitiño, Soares Gamboa o Belén González.

El primer atentado, por el que fue condenada a 58 años de cárcel, fue el del coronel del cuerpo jurídico militar del Ejército de Tierra, Vicente Romero y su chófer, Juan García, abatidos a tiros en junio de 1985. Sólo un mes después, Del Río participó en el atentado del vicealmirante de la Armada y director general de Política de Defensa Fausto Escrigas, por el que fue condenada a otros 48 años de cárcel por la Audiencia Nacional.

En septiembre de ese mismo año, el comando Madrid hizo estallar un coche bomba en la plaza de República Argentina de Madrid, al paso de un autobús ocupado por guardias civiles. Sin embargo, el único fallecido como consecuencia de la explosión fue el estadounidense Eugene Kenneth Brown, que practicaba deporte en las inmediaciones.

Otro de los atentados en los que participó Inés del Río fue el de la calle Juan Bravo de Madrid, en el que fallecieron cinco guardias civiles encargados de la vigilancia de las embajadas de Estados Unidos e Italia.

Ya en junio de 1986, el coche en el que viajaba el comandante del Ejército de Tierra Ricardo Sáenz de Ynestrillas junto al teniente coronel Carlos Vesteiro y el soldado conductor Francisco Casillas fue ametrallado por dos miembros de ETA, un atentado por el que Del Río fue condenada a 87 años de prisión.

Seis meses antes de su detención, huía de una operación en la que los GEOS asaltaron un piso en Madrid, donde estaban escondidos varios etarras y donde fueron detenidos seis terroristas: Cristina Arrizabalaga, María Teresa Rojo Paniego, Troitiño, Esteban Esteban Nieto, Inmaculada Noble Goicoechea y De Juana Chaos.

El último de los atentados que cometió fue el más grave: el de la plaza de República Dominicana, realizado un año antes de su detención. El 14 de julio de 1986, el comando Madrid estacionó una furgoneta bomba, que estalló al paso de un convoy de vehículos de la Guardia Civil, compuesto por un autobús, un minibús y un todoterreno.

Como consecuencia de la explosión, fallecieron doce agentes de la Benemérita y otras setenta y ocho personas (entre transeúntes y guardias civiles) sufrieron heridas de diversa consideración. En este atentado, Inés del Río participó en las labores de vigilancia y preparación del explosivo y fue condenada a más de 2.200 años de prisión.

El Tribunal de Estrasburgo ahora examinará si la aplicación de la doctrina Parot a Inés del Río se ajusta al Convenio Europeo de Derechos Humanos, que es vinculante para los 47 estados miembros del Consejo de Europa.