Publicado: 07.11.2013 07:42 |Actualizado: 07.11.2013 07:42

Inés García: "De la Justicia argentina lo espero todo, de la española, absolutamente nada"

Fue la primera víctima de la dictadura franquista que puso una querella en Argentina junto a Darío Rivas. Perdió a cuatro familiares durante la Guerra Civil y los primeros años de franquismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Inés García aprendió la trágica historia de su familia a través de los relatos de su abuela. Siendo apenas una niña, Inés comenzó a conocer la tragedia que había tenido que vivir su familia en España durante la Guerra Civil y los primeros años de dictadura. Su abuela le contó como dos tíos abuelos de Inés habían sido condenados a muerte por su militancia política de izquierdas, su tío había desaparecido durante la Guerra y su abuelo había caído sospechosamente por las escaleras del séptimo piso de la Dirección General de Pesca en 1946, cuando acudía a reclamar mejoras en las condiciones laborales de los pescadores.

Unos años después, ya adulta, Inés comprobó que la historia oral que le había transmitido su abuela era tan trágica como ella narraba. "No es que pensara que era mentira, pero costaba creer que tanta crueldad fuera cierta", recuerda García en declaraciones a Público. En 2010, tras ver como la Justicia española negaba toda posibilidad de juzgar los crímenes de la dictadura, Inés se decidió a plantar una querella en Buenos Aires (Argentina), donde reside. La suya, junto a la de Darío Rivas, fue la primera de una cascada incesante de querellas que está poniendo contra las cuerdas la impunidad de la dictadura.

"Las nuevas generaciones harán que esta querella salga adelante y con ella la verdad"

"De la Justicia argentina lo espero todo. Espero una investigación judicial seria, que vaya hasta el final y que podamos ver en la cárcel a los torturadores que aún viven y a los que han firmado sentencias de muerte. De la Justicia española, sin embargo, no espero nada", relata Inés García, que asegura que tanto la expulsión de Garzón como los obstáculos que está encontrando la querella argentina en España no le sorprenden "en absoluto". "Desgraciadamente, parece hasta habitual", asevera.

A sus familiares asesinados, sin embargo, nadie les podrá devolver la vida y a su abuela, que tuvo que emigrar a Argentina tras la misteriosa muerte de su abuelo, nadie le podrá quitar el sufrimiento vivido. Tampoco nadie podrá pagar por esos crímenes cometidos durante la Guerra Civil. Sin embargo, este no es un impedimento para que Inés siga luchando. "Quiero que se investigue la verdad. Quiero saber los nombres de quienes fusilaron y de quienes firmaron sentencias de muerte. Mi reparación es que se sepa la verdad", afirma.

La verdad sobre lo sucedido en la Guerra Civil y en la dictadura, a pesar de los pesares, afirma Inés, saldrá a la luz y terminará triunfando sobre los que pretenden imponer una nueva versión de la historia. "Tengo esperanza. Mucha esperanza. Las nuevas generaciones harán que esta querella salga adelante y con ella la verdad", prosigue Inés, que, no obstante, considera que la querella sólo es un "principio de conciliación" para comenzar a "cerrar las heridas".

Un motivo para el optimismo, según Inés, es la altura que está alcanzando la querella argentina. En 2010, cuando ella mismo inició el procedimiento, no pensaba que el proceso judicial llegara tan lejos. Ahora, tres años después, la Justicia argentina ha dictado cuatro órdenes de detención internacional contra cuatro presuntos torturadores de la dictadura, de los que solo dos siguen con vida: el ex inspector José Antonio González Pacheco, alias Billy El Niño y el ex guardia civil Jesús Muñecas Aguilar. "Tengo fe y esperanza. Creo que lo conseguiremos", afirma esperanzada.

Inés García, que forma parte de la plataforma argentina de apoyo a la querella, ha aprovechado que ha tenido que viajar a Inglaterra por motivos familiares para pasar dos días en Madrid y ayudar a la Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina a preparar el viaje a Buenos Aires que un grupo de víctimas de la dictadura, acompañados de una serie de diputados, senadores y alcaldes del Estado español, realizarán el próximo 29 de noviembre.

Los políticos españoles serán recibidos el 2 de diciembre en Buenos Aires en el simbólico Palacio de Tribunales. La lista de representantes políticos que acudirán aún está por cerrar. Según ha podido saber Público, es prácticamente segura la asistencia de los alcaldes de los municipios vascos de Gernika, Otxandio y Urduña, así como una representación de la comisión de Derechos de Humanos del Parlamento Vasco.

Las víctimas de la dictadura franquista y querellantes en la causa abierta por la Justicia argentina que viajarán a Buenos Aires declararán ante la juez argentina, María Servini, a partir del mismo 2 de diciembre. Entre las víctimas que acudirán a Buenos Aires se encuentra, tal y como adelantó este diario, Merçona Puig Antich, hermana de Salvador Puig Antich, el militante del Movimiento Ibérico de Liberación (MIL) asesinado a garrote vil el 2 de marzo de 1974 en la cárcel Modelo de Barcelona.