Publicado: 26.07.2016 19:11 |Actualizado: 26.07.2016 19:11

Se intensifica la vigilancia en iglesias y playas por riesgo de ataque terroristas en España

El nivel de probabilidad de atentado es "alto" pero aún menor que en Francia, Alemania, Reino Unido y Bélgica. El Gobierno apela a la colaboración ciudadana para evitarlos y recuerdan que la baja tasa de racismo e islamofobia también influye.

Publicidad
Media: 2
Votos: 3
Comentarios:
h

La última reforma del código penal incluye nuevas herramientas para actuar contra los intentos de captación y adoctrinamiento en el odio./EUROPA PRESS

MADRID.- La última oleada en Europa de ataques de inspiración yihadista llevados a cabo por individuos de forma solitaria, lo que las fuerzas de seguridad llaman terroristas autómatas, ha obligado a extremar en España la vigilancia que ya se llevaba a cabo sobre objetivos potenciales:  zonas turísticas y grandes congregaciones vinculadas al culto del cristianismo. 

España llega al ecuador de estas vacaciones estivales dejando atrás una fecha marcada en rojo por las fuerzas de seguridad: el 25 de julio, día de Santiago y fiesta de proyección mundial para el cristianismo. Las autoridades tienen muy presente el llamamiento de Estado Islámico (EI) de causar daños en las potencias que participan de la coalición internacional. Además, tienen constancia de que, desde octubre de 2015, el EI emite puntualmente comunicados en español: "Si no tenéis un arma, tenéis una cuerda o un cuchillo. Y ante vosotros se encuentran los soldados del tirano. Salid, venced o morid", proclamó en clara amenaza a España el portavoz de esta organización, Abu Muhammad Al-'Adnani Ash-Shami. "Vamos a matar a cualquier español infiel", insistieron el pasado mes de mayo.

España fue el segundo país con más detenciones de yihadistas en 2015, con 187. El primero fue Francia, seguido de Reino Unido y Alemania.

La alerta en España se mantiene en el nivel 4 de 5 por el riesgo de ataque terrorista, aunque fuentes antiterroristas insisten en que sigue sin haber información sobre un ataque inminente. La inteligencia europea sigue situando a Francia, Alemania, Reino Unido y Bélgica entre los países más amenazados.



La fórmula de actuación ha evolucionado con el tiempo. Cada vez se articula menos a través de una unidad o célula con varios integrantes, siguiendo órdenes de los líderes de Estado Islámico. Es "un peligro líquido, tan real como inconcreto", según la definición de José María Gil Garre, del International Security Observatory (ISO), o "una amenaza totalmente descompuesta", según precisa Jesús Pedrazo Majarres, inspector jefe del Cuerpo Nacional de Policía, adscrito a la Comisaría General de Información. Se busca causar el mayor daño posible sin necesidad de contar con una estructura compleja, utilizando un cuchillo, un hacha o un camión como en Niza, apuntan las autoridades. 

Petición de ayuda a la ciudadanía

Para que la prevención sea efectiva es necesaria la colaboración ciudadana mediante herramientas como Stop Radicalismos, la aplicación AlertCops o el teléfono gratuito 900 82 20 66. Además, las fuerzas de seguridad mantienen intervenidos unos 200 teléfonos de individuos vinculados a la amenaza yihadista, una cifra que otras fuentes policiales elevan hasta 600; preocupan 13 retornados desde zonas de guerra, de Siria concretamente -otros 17, la mitad de ellos en cárceles, están ya 'controlados'--; se supervisa el entorno de las 1.200 mezquitas, con especial atención a las zonas clandestinas de culto en los puntos calientes de Cataluña, Ceuta, Melilla y Madrid. Preocupan también los tránsitos en tren, donde se han reforzado las medidas de seguridad para detectar el acceso con armas, además de mantener la presencia de patrullas policiales con armas de largo alcance.

El perfil: terrorista autómata y con problemas psíquicos

Un primer esbozo del terrorista apunta hacia una persona expuesta a un proceso de radicalización breve con antecendentes de problemas psíquicos o mentales. El componente religioso no es preponderante, y en algunos casos beberán alcohol y no seguirán el Ramadán o la sharia. Según Europol, España fue el segundo país con más detenciones de yihadistas en 2015, con 187. El primero fue Francia, con 424; Reino Unido detuvo a 134 y Alemania, 40.

Tras el atentado del 11-M se han desarrollado planes específicos en barrios  donde pueda prender el radicalismo yihadista. 

El Real Instituto Elcano ha recopilado en 'Estado Islámico en España' datos desde junio de 2013 a mayo de 2016, y establece que el 5,6% de los detenidos se podían clasificar en la modalidad de presunto terrorista solitario. Este perfil de extremista violento puede llevar a cabo un atentado sin que medien órdenes directas o el apoyo de terceros como una forma de diversificar los ataques pero también como una muestra de la incapacidad de cometer atentados de magnitud. El uso de camiones, como en Niza, no supone una innovación: en 2010, el segundo número de 'Inspire', la revista de Al Qaeda en la Península Arábiga, ya alentaba a cometer este tipo de acciones.

El refuerzo del Código Penal y el pacto antiyihadista

A favor de la lucha antiterrorista cuenta que en España, tras el atentado del 11 de marzo de 2004, se han desarrollado planes específicos en barrios donde pueda prender el radicalismo yihadista. Igualmente importante es la baja tasa de racismo e islamofobia.
También se ha intensificado la colaboración policial para, entre otras cuestiones, evitar el tráfico de armas en el mercado clandestino, todo ello bajo el paraguas del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO).

Las fuerzas de seguridad resaltan la importancia de las últimas reformas legislativas para incluir en el Código Penal nuevas herramientas para actuar contra los intentos de captación y adoctrinamiento en el odio. El pacto antiyihadista de 2015 es otro elemento clave, según destacan expertos del Instituto Elcano como Fernando Reinares que, no obstante, incide en la "revisón pendiente" de la Estrategia Integral Contra el Terrorismo Internacional y la Radicalización (EICTIR), aprobada en 2010 por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y ratificada en 2012 por el Ejecutivo de Mariano Rajoy.