Publicado: 17.03.2014 16:57 |Actualizado: 17.03.2014 16:57

Interior destituye al hijo de Tejero por invitar a golpistas del 23-F a una celebración en su cuartel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha cesado al teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero Díez, como jefe del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS), número 1, de Madrid, ubicado en Valdemoro, tras invitar a su padre, el golpista teniente coronel Antonio Tejero Molina y a otras personas implicadas en el golpe de Estado del 23-F a una comida en su acuartelamiento.

Según una nota de Interior, "en días pasados, el teniente coronel Tejero Díez mantuvo un almuerzo no autorizado en su acuartelamiento de Valdemoro (Madrid) con diversas personas implicadas en el intento de Golpe de Estado del 23-F".

Según ha adelantado el diario El País, el acto tuvo lugar pocos días antes del aniversario del golpe de Estado (el 18 de febrero) y a él acudieron "varios veteranos golpistas, entre otros, el excapitán Jesús Muñecas Aguilar, condenado a cinco años de cárcel por su participación en el 23-F".

El teniente Antonio Tejero Molina, la cara más visible del golpe de Estado del 23-F, fue condenado a 30 años de prisión por un delito de rebelión militar. El capitán Muñecas [en la imagen], por su parte, está reclamado por la justicia argentina por un delito de torturas durante la época franquista. La jueza Martía Sevini de Cubría solicitó su extradición, así como la del exinspector José Antonio González Pacheco, alias Billy El Niño, el pasado mes de septiembre

La extradición de estos dos exmandos de la Policía y la Guardia Civil la pidió la jueza Servini tras admitir una querella contra ellos por homicidio agravado, privación ilegal de la libertad, torturas y sustracción de menores (lo que aludiría a la trama de los bebés robados) durante la época franquista. 

Muñecas Aguilar, excapitán de la Guardia Civil de 77 años, fue condenado a cinco años de cárcel por rebelión militar y expulsado del cuerpo por su participación en el golpe de Estado del 23-F de 1981. La reclamación contra Muñecas Aguilar también se basa en un delito de torturas, pero, en concreto, las que habría cometido contra Andoni Arrizabalaga durante el tiempo en el que estuvo arrestado en el cuartel de la Guardia Civil de Zarauz (Guipúzcoa).

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz decretó el pasado 5 de diciembre su prohibición de salir de España mientras se tramita la extradición, que será resuelta por la Sala de lo Penal y sobre la que aún no se ha pronunciado la Fiscalía. Durante su comparecencia, Muñecas negó los hechos que se le atribuyen y declaró que los únicos delitos que ha cometido están relacionados con su participación en el golpe de Estado del 23-F, por el que fue condenado a cinco años de cárcel.

El pasado 10 de febrero, además, Muñecas pidió amparo a la Fiscalía General del Estado por considerar que el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, había vulnerado su "derecho al honor", arrojándole "a la opinión pública como un delincuente. El excapitán se quejó entonces porque el fiscal jefe se refirió a él como "posible denunciado de un procedimiento penal en España por hechos ocurridos en los años 60 o principios de los 70", sin que "llegase a plantear el calificativo de presuntos".