Público
Público

Interior dobla la seguridad de la infanta

Destina 40 nuevos agentes a proteger la vivienda en Barcelona de la segunda hija del rey

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

De 45 policías, a cerca de noventa. El cóctel molotov lanzado el pasado 13 de septiembre contra el domicilio en Barcelona de la infanta Cristina ha obligado al Ministerio del Interior a hacer un esfuerzo extra en policías y medios para garantizar la seguridad de la segunda hija del rey. Así lo han confirmado a Público fuentes policiales, que aseguran que desde el incidente hasta dos equipos de las Unidades de Intervención Policíal (UIP) patrullan de modo permanente los alrededores de la vivienda para evitar nuevos ataques.

Siempre según estas fuentes, hasta el momento del incidente el equipo de seguridad que protege a la infanta y su familia estaba compuesto por 45 policías. De ellos, únicamente una decena, repartidos en cinco turnos, se encargaba de la vigilancia de la vivienda, situada en el exclusivo barrio barcelonés de Pedralbes.

Una vigilancia que, según estas fuentes, hacían desde el interior de la propia casa gracias a un sistema de circuito cerrado de cámaras. 'El único refuerzo que tenían era un equipo de la UIP que se encontraba en las proximidades cubriendo otro objetivo y al que podían avisar si se producía un incidente como el del otro día', apuntan a este diario fuentes policiales.

Sin embargo, tras el lanzamiento del cóctel molotov, mandos policiales destinados en la Casa Real mantuvieron el pasado 16 de septiembre un encuentro con los máximos responsables de la Jefatura Superior de Policía de Barcelona, a la que pidieron con carácter de urgencia la presencia permanente en el exterior de la vivienda de agentes uniformados. Desde entonces, la vigilancia se ha incrementado de manera notable, como pudo constatar un redactor de Público. Según fuente policiales, entre uno y dos equipos de la UIP –formados cada uno por veinte agentes que cubren los cinco turnos de vigilancia en grupos de cuatro– patrullan los alrededores de la vivienda las 24 horas del días.

No ha sido el único refuerzo. Los Mossos d’Esquadra admitieron a preguntas de este diario que también a raíz del ataque han reforzado las medidas de seguridad que ellos aplicaban en torno a la vivienda. 'Es un objetivo prioritario de vigilancia', explicaron fuentes de la Policía catalana. Por su parte, la Guàrdia Urbana de Barcelona negó que participe en las tareas de protección del inmueble, aunque es habitual ver patrullas en la zona.

Puestos en contacto con portavoces oficiales tanto del Ministerio del Interior como de la Casa Real, éstas declinaron confirmar los datos. 'No hablamos de medidas de seguridad', apuntaron desde Interior. 'Si se ven más policías allí, es que los habrá', se limitaron a  comentar desde Zarzuela.

Se da la circunstancia de que poco antes de que la infanta adquiriera la vivienda en 2005, un informe policial alertaba de la vulnerabilidad de ésta y de la dificultad de dotarla de las medidas de seguridad necesarias. Sin embargo, aquel informe fue desoído entonces, y la infanta Cristina adquirió el chalé y se trasladó a vivir allí con su familia, causando un fuerte malestar entre los policías.