Publicado: 12.12.2015 23:15 |Actualizado: 13.12.2015 07:00

Interior investiga el origen y la difusión de los mensajes de policías de Kabul que tacha de falsos

El director de la Policía achaca a una confusión entre la información de la inteligencia afgana, el CNI y los agentes de la embajada la versión dada el viernes por Mariano Rajoy sobre la casa de huéspedes.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:
Dos policías españoles han muerto en un ataque coordinado lanzado por los talibanes contra la embajada de España en Kabul.- EFE

Dos policías españoles han muerto en un ataque coordinado lanzado por los talibanes contra la embajada de España en Kabul.- EFE

MADRID.- El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, convocó el sábado por la tarde una reunión de urgencia con todos los sindicatos del cuerpo para explicar los pasos a seguir después del atentado a la embajada española en Kabul donde murieron los agentes Jorge García Tudela y Isidro Gabino Sanmartín Hernández.

Los asuntos a abordar eran varios: informar de un cambio en los protocolos de las embajadas, anunciar que los siete agentes supervivientes al ataque de Kabul volverán a España y serán sustituidos por miembros voluntarios de los Grupos Especiales de Operaciones (GEO), y explicar los motivos que llevaron al presidente Mariano Rajoy a decir el viernes que el atentado contra la embajada española en realidad había sido contra una casa de huéspedes.



Las fuentes sindicales consultadas por Público aseguran que Cosidó ha achacado a los servicios de inteligencia afganos, al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y a los policías destinados en la embajada de Kabul las contradicciones en la información que llevaron a Rajoy a decir que el atentado no había sido contra la embajada si no contra una casa de huéspedes cercana y que sólo había un policía herido de manera leve.

Las fuentes sindicales aseguran que Cosidó ha achacado a los servicios de inteligencia afganos, al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y a los policías destinados en la embajada de Kabul las contradicciones en la información

Al hilo de esta información aportada por los policías de la embajada, el número dos de la Policía, Eugenio Pino, ha informado a los sindicatos de que “abrirá una información reservada para investigar el origen de unos mensajes difundidos en las redes sociales por algunos policías y un sindicato en los que supuestamente los agentes allí destinados relataban el asalto a la embajada”, aseguran las fuentes consultadas.

En concreto, la Policía investiga un mensaje de whatsapp de un supuesto policía en Kabul, que ha sido publicado en una nota de prensa por la Unión Federal de la Policía (UFP), donde relataba el asesinato de los dos policías de la embajada española, el subinspector Jorge García y el agente Gabino Sanmartín.

Literalmente dice: “Conseguimos cerrar el búnker estamos bien físicamente, pero 12 horas de ráfagas asaltos y granadas sobre nosotros. Mi subi [subinspector] lo asesinaron el primero cuando entraron en el edificio, su habitación está en la planta 0. Al oír las primeras ráfagas desde el búnker donde están nuestras habitaciones, cogimos las armas y cerramos la puerta. La otra puerta de escape quedó dañaba de la onda expansiva y no la podíamos cerrar, así que no era seguro el sitio, Gabi salió con otro compañero a ver si encontraba al Subi porque no nos contestaba y le dieron creo que desde la azotea donde ya se habían colocado para disparar a todo el que vieran”.

Sánchez Fornet: “El Gobierno de Mariano Rajoy lo que está intentado tapar es un error de información tan grave como el que pasó el 11-M"

Otro de los mensajes difundido explicaba: “Todo arrasado, calculado entró el coche bomba y al minuto los terroristas asaltaron la embajada”.

Según han dicho en la reunión los mandos de la Policía, “esas informaciones son falsas, han sido negadas a la Dirección General de la Policía cuando los agentes destinados en Kabul han sido preguntados y además son constitutivos de un delito más que de una sanción administrativa”.

Veracidad del testimonio

Sin embargo, los diferentes sindicatos consultados aseguran que “esos mensajes son ciertos, de hecho el Gobierno tuvo que cambiar de versión tras saber que esos whatsapp estaban ya llegando a España a través de los compañeros”.

Los asistentes a la reunión aseguran a Público que “lo que hemos entendido es que además de buscar a los agentes que los enviaron, el expediente disciplinario también está encaminado al sindicato que lo ha difundido y diversos policías que en las redes sociales también los han hecho públicos”.

Uno de esos policías sería el ex sindicalista y portavoz del Observatorio contra la Corrupción, José Manuel Sánchez Fornet. Según explica Fornet a Público, no tiene "ninguna notificación de que me vayan a abrir un expediente, pero ya me he enfrentado a muchos". "Los mensajes enviados han sido contrastados entre los compañeros y si me llaman a declarar pues haré lo que he hecho siempre: no revelar mis fuentes”, ha señalado. Y añade, “el Gobierno de Mariano Rajoy lo que está intentado tapar es un error de información tan grave como el que pasó el 11-M”.

El portavoz de la UFP, José María Benito, asistente a la reunión en la Dirección General de la Policía explica a Público que “yo no he entendido que fueran a abrirnos ninguna información reservada por la difusión, creo que sólo se va a quedar en el origen, en el creador del mensaje. En cualquier caso, nosotros antes de incluirlo en la nota de prensa lo hemos contrastado con los compañeros de la embajada en Kabul y las versiones son coincidentes”.