Publicado: 14.08.2015 20:05 |Actualizado: 14.08.2015 20:34

Interior no atiende la petición de protección de la mujer que acusa al comisario Villarejo de apuñalarla

El último escrito de la doctora Pinto llegó en julio al secretario de Estado de Seguridad, después de que abrieran expediente por “hiperactividad” al policía que investigaba al “agente encubierto”

Publicidad
Media: 4
Votos: 8
Comentarios:
elisa pinto

La doctora Elisa Pinto durante una intervención en el programa 'Espejo Público'. 

El ministro de Interior Jorge Fernández Díaz ha dicho este viernes en el Congreso de los Diputados que atendió a Rodrigo Rato porque estaba siendo “amenazado por Twitter” y porque “todos los ciudadanos son iguales ante la ley”. Sin embargo, desde el mes de febrero la doctora Elisa Pinto lleva denunciando en Interior la presunta corrupción de algunos agentes, encabezados por el comisario José Manuel Villarejo Pérez, adjunto al número dos de la Policía, sin que nada se haya investigado.

Según ha sabido Público de fuentes cercanas al caso, el 14 de julio la doctora Pinto escribió por segunda vez al secretario de Estado de Seguridad, Francisco Vázquez, para que “proceda a la suspensión en funciones, cuando no a la detención del comisario del Cuerpo Nacional de Policía D. José Villarejo Pérez, destinado en la Dirección Adjunta Operativa del CNP. Considerando inexplicable que no se haya abierto expediente disciplinario alguno tendente a aclarar los hechos reiteradamente denunciados”.

La doctora repite desde 2013 en sus denuncias ante la Policía, la Guardia Civil e Interior que el yerno de Juan Miguel Villar Mir y consejero de OHL, Javier López Madrid, la ha acosado y amenazado y que para cumplir sus amenazas contrató los servicios del comisario Villarejo. Según su testimonio, este ha llegado a apuñalarla delante de su hijo de 10 años y ha amenazado al pequeño en su colegio. Según el escrito del abogado de Elisa Pinto presentado hace un mes en Interior, esto queda acreditado “tras la declaración en sede judicial de D. Javier López Madrid reconociendo la participación del comisario D. José Villarejo Pérez en el 'asesoramiento' de sus actividades”.

Fernández Díaz

Hiperactividad

En su primer escrito del mes de febrero, del que informó Público en exclusiva, la doctora Pinto denunciaba que el comisario de Chamartín en ese momento, Jaime Barrado, no había hecho caso a las 13 denuncias que había puesto en su comisaría, incluidos los dos apuñalamientos que ha sufrido ni a la orden de alejamiento contra López Madrid que el juzgado había dictado. Además denunciaba al comisario Villarejo por el apuñalamiento y las amenazas; y al grupo V de Homicidios, donde Javier López Madrid interpuso la única denuncia que hay contra ella.

La única respuesta del Ministerio de Interior fue que su denuncia sería enviada al juzgado. Pero en el escrito del mes de julio la doctora solicita: “Teniendo por presentadas dos denuncias relativas ambas a la investigación judicial, he indicándome usted en su escrito que estos son 'hechos judicializados', me informe del juzgado de Madrid en que se está realizando la investigación judicial tendente a esclarecer el comportamiento delos miembros del Cuerpo Nacional de Policía, durante el ejercicio de sus funciones oficiales”.

Como se refleja en esta segunda denuncia ante el Ministerio del Interior, la doctora Pinto siente desconfianza” por el interés de Jorge Fernández Díaz en que se investigue a estos presuntos policías corruptos “cuando tras las dos denuncias presentadas ante usted solo se haya procedido a abrir expediente disciplinario a D. Jaime Barrado”.

El ex comisario de Chamartín, Jaime Barrado, comenzó a actuar visiblemente en el caso en el mes de mayo, cuando llamó a Elisa Pinto y su abogado a su despacho y le enseñó unas fotografías para que identificara al hombre que lo apuñaló. Fuentes policiales aseguran a Público que “ella señaló sin dudas al comisario José Villarejo y Barrado envió esa información al juzgado, a partir de ese momento se desató la guerra”.

El comisario Villarejo tendrá que ser imputado para participar en la rueda de reconocimiento a no más tardar en septiembre u octubre”.

La respuesta del número dos de la Policía, el comisario Eugenio Pino, abrió un expediente disciplinario contra el comisario Barrado por “hiperactividad” en la investigación del caso. Fuentes del entorno de la doctora aseguran que “es increíble que después de 13 denuncias que no atendió le abran expediente por empezar a investigar y que sobre el comisario Villarejo no se haya ni siquiera indagado sobre sí es verdad los hechos que ella denuncia”.

"Agente encubierto, de viaje"

Hace un mes, el juzgado que instruye la denuncia de Javier López Madrid contra Elisa Pinto convocó al comisario José Villarejo para que participara en una rueda de reconocimiento en el que la doctora y su hijo debían señalar al agresor. Sin embargo, la Dirección General de la Policía notificó al juzgado que el “agente encubierto” había tenido que salir de viaje. Fuentes judiciales indican “que esta situación no se puede repetir muchas veces y aunque luego quede libre de sospecha, el comisario Villarejo tendrá que ser imputado para participar en la rueda de reconocimiento a no más tardar en septiembre u octubre”.

Al comisario Barrado se le envió a la comisaría de Carabanchel tras este expediente, donde la mayoría de los agentes están imputados por manipular pruebas, y después ha sido suspendido de empleo y sueldo debido a un segundo expediente. Esta segunda causa fue instruida por Andrés Gómez Gordo, ex director de Seguridad en Castilla La Mancha de María Dolores de Cospedal y ahora adjunto al número 2 de la Policía como José Villarejo.

En este segundo expediente se le acusaba de haberse sobrepasado con un abogado al que investigaba por presionar a su cliente y hacer acusaciones falsas. Días antes de la apertura de esta investigación sobre el ex comisario, Barrado había enviado una minuta al Jefe Superior de Policía de Madrid donde decía que estaba investigando a su compañero Villarejo por haber detectado su participación en diferentes casos como el de la doctora Pinto o el de los espías de la Comunidad de Madrid.