Publicado: 13.10.2016 11:23 |Actualizado: 13.10.2016 12:27

Interior adjudica a una universidad católica la formación de los alumnos de la academia de Policía de Ávila

El departamento que dirige Jorge Fernández Díaz aduce razones económicas para justificar que tras 28 años de convenio con la Universidad de Salamanca, pública y una de las mejores del país, ahora sea la Universidad Católica de Ávila, privada, la que forme a los futuros agentes.

Publicidad
Media: 3
Votos: 5
Comentarios:
Fernández Díaz, acompañado por el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, preside la jura de la XXII promoción de oficiales de la Policía Nacional, en Ávila.

Fernández Díaz, acompañado por el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, preside la jura de la XXII promoción de oficiales de la Policía Nacional, en Ávila.

MADRID—. El fervor religioso del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, está fuera de toda duda. Hay varias muestras de ello. La última ha sido poner en manos de la Universidad Católica de Ávila (UCAV), una entidad privada, la formación de los futuros inspectores de Policía que estudian en la academia de Ávila. Hasta ahora eran los profesores de la Universidad de Salamanca, entidad pública, los que impartían las clases a los aspirantes a policías. Lo llevaban haciendo desde 1988.

Sin embargo, la Dirección General de la Policía ha firmado un acuerdo con la UCAV, que se ha hecho con el concurso convocado por Interior. Según el diario El País, la decisión del cambio, adoptada hace semanas, responde a criterios económicos: una diferencia de 18 euros menos por hora de clase.  Interior señala que la UCAV rebaja a la mitad el coste del servicio, de 200.000 a 100.000 euros



"La UCAV presentó la oferta más barata", arguye Interior para zanjar el debate. Pero éste no lo está ni mucho menos: la decisión ha levantado ampollas en la comunidad educativa y también en el ámbito político. Son muchos los que se preguntan si es conveniente dejar en manos de una institución católica la formación de los futuros policías en un Estado laico en el que la educación pública también debe serlo.

Por lo que respecta a la cuestión educativa, son varias las voces que cuestionan los valores que recibirán los futuros agentes en el desempeño de sus funciones.  Como declara uno de los profesores de la Universidad de Salamanca que hasta ahota impartían clases en la academia de Policía, "Nunca serán lo mismo el aborto, la eutanasia o la llamada Ley mordaza explicados por un catedrático de una universidad pública que por uno de una católica y privada, en la que manda el obispo". 

La decisión no ha gustado nada en Salamanca. Ni a la Universidad ni a la ciudad. La semana pasada el pleno del Ayuntamiento de Salamanca aprobó de forma unánime —voto del PP incluido, además de PSOE, Ciudadanos y Ganemos— una declaración institucional, en la que se instaba a Fernández Díaz a rectificar la decisión y a retomar la colaboración con la Universidad de Salamanca.

El ministro, sin embargo, se lava las manos. Pese a que son conocidas sus excelentes relaciones con el obispo de Ávila y Gran Canciller de la UCAV, Jesús García Burguillo, el ministro ha asegurado este jueves que adjudicar la concesión al centro católico es "exclusivamente técnica" y que, en todo caso, no implicará una "enseñanza confesional".

"Es una decisión exclusivamente técnica de acuerdo al baremo del concurso", ha defendido el ministro en declaraciones a la prensa en Luxemburgo, en donde asiste a una reunión de ministros de Interior de la UE, al ser preguntado por este cambio en la formación de la Policía Nacional.

Fernández Díaz ha explicado que la Dirección General de la Policía, a través de su división de formación y perfeccionamiento, ha "sacado a concurso, como es habitual", la formación de la escala ejecutiva de la Policía Nacional. El ministro también ha querido subrayar que la UCAV se ha impuesto porque es el que ha presentado "la mejor oferta"  y ha explicado que la decisión la ha tomado la mesa de contratación de la Dirección General de la Policía, de la que forman parte la Intervención General del Estado, la Abogacía del Estado y la División de Formación y Perfeccionamiento de la Policía.

Otro punto que suscita controversia es que se privatice el servicio de dar una formación cultural y académica a los futuros policías, que son funcionarios públicos. 

La UCAV albergó el verano pasado una escuela de verano organizada por el diario La Razón. Su director, Francisco Marhuenda, impartió allí una conferencia titulada Los populismos en la historia.  Además, según el diario El Plural, la UCAV está vinculada con Ángel Acebes, ex ministro del Interior durante la etapa de José María Aznar. Acebes, que es natural de Ávila y también fue alcalde de la ciudad, fue uno de los patronos que participó en el nacimiento de la Fundación Teresa de Ávila, entidad cuyo objetivo es fortalecer la acción de la UCAV.