Publicado: 01.03.2016 20:57 |Actualizado: 02.03.2016 07:00

Interior expedienta a Villarejo por llamar “mierda", “basura” y "cobarde" a un comisario que le investigó

Jesús Nieto fue destituido de la Jefatura Superior de Policía de Madrid para que no siguiera los procedimientos que afectaban al agente encubierto y estas Navidades recibió mensajes insultantes de los que envió copia a Régimen Disciplinario que motivaron la denuncia.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3
Comentarios:
El comisario de Policía, José Manuel Villarejo Pérez, trata de ocultar su rostro a la salida de los juzgados de Estepona (Málaga), donde declaró por el ático del expresidente madrileño, Ignacio González. EFE

El comisario de Policía, José Manuel Villarejo Pérez, trata de ocultar su rostro a la salida de los juzgados de Estepona (Málaga), donde declaró por el ático del expresidente madrileño, Ignacio González. EFE

MADRID.- Todo es una conjura contra el comisario José Manuel Villarejo Pérez, a pesar de recibir el apoyo del ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, y del Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía, Eugenio Pino. En el centro, el CNI, periodistas, jueces, fiscales y bregados comisarios que a lo largo de su trayectoria se han topado con las actividades privadas del “agente encubierto”.

Así se lo hizo el 9 de diciembre de 2015 al comisario Jesús Nieto, ex jefe de la UDEV (Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta), en unos mensajes en los que le acusaba de ser un “mierda”, un "cobarde" y "basura”. También hizo lo mismo con el comisario Jaime Barrado, que fue destituido de la Comisaría de Chamartín por investigar el caso de la doctora Elisa Pinto y también involucrado en un montaje por uno de los abogados del agente encubierto, según diferentes resoluciones judiciales.



Ambos comisarios denunciaron los hechos y remitieron una copia de los mensajes a la Unidad de Régimen Disciplinario que es la que en estos momentos tiene en sus manos definir los hechos como una falta leve o grave. Ya han tomado declaración a los tres comisarios y ahora se está a la espera de la sanción a Villarejo, según la interpretación que haga el Jefe de la Unidad de Régimen Disciplinario que por antigüedad y nivel policial es el encargado de la Instrucción.

Los antecedentes

El comisario Jesús Nieto fue nombrado en 2013 jefe de la UDEV en la Jefatura Superior de Policía de Madrid, encargado de investigar asuntos de amenazas, extorsiones, secuestros, asesinatos entre otros delitos violentos. Cuando la doctora Elisa Pinto comienza a denunciar que el consejero delegado de OHL, Javier López Madrid, ahora imputado en la trama Púnica por la Guardia Civil, la está acosando y que ha contratado al comisario José Villarejo para amenazarla y que deje de acudir a la Policía; Jesús Nieto es apartado de su puesto y enviado a la comisaría de La Latina. Era octubre de 2014 y, según la doctora, Villarejo ya había ido a su consulta para amedrentarla y la había apuñalado el 10 de abril de 2014.

El enfrentamiento entre Nieto y Villarejo, según explican fuentes policiales, “venía de cuando Villarejo comenzó a montar sus empresas, algunas de investigación privada, y porque Nieto investigó el caso de la Cienciología, en el que Villarejo había sido contratado por Dienética e intento que un drogadicto se autoinculpara del robo de una documentación. Villarejo fue juzgado y jamás se lo perdonó a Nieto”.

Con el comisario Barrado, Villarejo también consiguió a lo largo de 2015 que fuera destituido de su puesto de comisario de Chamartín y fuera enviado a la comisaría de Carabanchel, donde más de la mitad de la plantilla está imputada por manipular pruebas antes de su llegada. El fin, como viene desvelando Público, era que dejara de investigar el caso de la doctora Pinto y también otros casos en los que se había encontrado al agente encubierto: la operación Varma, el Pequeño Nicolás y diferentes asuntos políticos.

El presunto acoso al comisario Jaime Barrado, que fue Jefe de la UDEF (Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal) cuando hubo que investigar casos como el espionaje en la Comunidad de Madrid, llegó a tal extremo de que uno de los abogados de la firma del comisario Villarejo y representante de su asociación Transparencia y Justicia —personada en el caso del ático de Ignacio González, en el caso Pujol y en el del Pequeño Nicolás— preparó un montaje y una querella contra Barrado.

Supuestamente Barrado había desnudado al abogado cuando este iba a denunciar que el CNI preparaba involucrar a Villarejo en la Operación Varma, contra la mafia india en España. El comisario Eugenio Pino, director operativo de la Policía, no tardó en actuar contra Barrado y le abrieron un expediente por el que fue suspendido de empleo y sueldo por la Policía, pero el Tribunal Superior de Justicia de Madrid tumbó la resolución. Recientemente los tribunales también han sobreseído la querella que el abogado de la firma de Villarejo, David Macías, puso contra él.