Publicado: 01.01.2016 22:56 |Actualizado: 02.01.2016 08:00

La investidura de Mas, otra vuelta de tuerca de Rajoy por la 'gran coalición'

El PP, pendiente de la decisión final de la CUP este fin de semana, cree que este paso sería decisivo para que el PSOE les deje gobernar otra legislatura. 

Publicidad
Media: 2.14
Votos: 7
Comentarios:
Mariano Rajoy en un debate en el Parlamento de Madrid.- REUTERS

Mariano Rajoy, en su escaño del Congreso de los Diputados.- REUTERS

MADRID.- La expectación es máxima este fin de semana en torno a la reunión de la dirección de la CUP, que el domingo 3 de enero decide definitivamente si da luz verde o rechaza la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat de Catalunya. También en La Moncloa y en la calle Génova, sede nacional del PP, se seguirá con especial atención el transcurso de este encuentro de la cúpula de la formación anticapitalista.

Primero, por la razón estándar de que el rechazo definitivo de la CUP a Mas supone la repetición de unas elecciones que han empezado a convertirse en un clásico anual, las autonómicas catalanas. Y segundo, por un interés puramente partidista, reconocen en las filas conservadoras, pues consideran en el PP que un Govern de Artur Mas-Junts Pel Sì, además, que tiene como prioridad absoluta el proceso independentista, posibilitaría una nueva vuelta de tuerca de Mariano Rajoy sobre Pedro Sánchez para convencerle de que la gran coalición PP-PSOE -con el apoyo de Ciudadanos- es "no sólo la mejor opción, sino la única" capaz de hacer frente al independentismo catalán, razonan en el PP.



"El Partido Socialista ha dicho por activa y por pasiva que no apoyará un Gobierno de Rajoy ni del PP; sería un fraude electoral", repiten desde el PSOE sin dejar ninguna puerta abierta a un Ejecutivo de Rajoy. Los conservadores entienden, sin embargo, que este "mensaje de máximos" propio de la imagen pública puede modularse si es la "unidad de España" la que está en juego.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, momentos antes de la grabación del mensaje institucional de Fin de Año, en el patio del Rectorado de la Universidad de Sevilla. EFE/Julio Muñoz

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, momentos antes de la grabación del mensaje institucional de Fin de Año, en el patio del Rectorado de la Universidad de Sevilla. EFE/Julio Muñoz

En este caso, una vez más, el presidente del Gobierno en funciones confía en que la presión de los barones socialistas sobre Sánchez incline la balanza de forma definitiva a favor del PP. Los conservadores miran en particular hacia el Palacio de San Telmo, donde la presidenta andaluza, Susana Díaz (que gobierna gracias al apoyo de Ciudadanos), desgrana los discursos más cercanos a los "valores territoriales" del PP.

Rajoy mantiene una agenda de mínimos pendiente de lo que decida la CUP sobre Mas e iniciar una "nueva ofensiva de mano tendida" al PSOE

En este sentido, además, y si se materializa la investidura de Mas antes del 10 de enero, el partido de Rajoy cree que Díaz pasaría página del "no" que le brindaron desde la oposición en Andalucía cuando le correspondía a ella ser investida y que retrasó varias semanas la formación del Gobierno.

El presidente del Gobierno en funciones, de momento, mantiene su agenda de la semana que viene varada salvo en lo imprescindible: la celebración de la Pascua Militar el miércoles 6 y el Consejo de Ministros (en funciones) del viernes 8. Rajoy está pendiente de lo que decida la CUP este fin de semana para iniciar una nueva "ofensiva de mano tendida" hacia Sánchez, en teoría, y hacia los líderes autonómicos, en la práctica. "Si ellos transigen, él transige", advierten en el PP.