Público
Público

Investidura Puigdemont El PP vuelve a presionar a Arrimadas para que se presente a la investidura

Los conservadores no descartan que Puigdemont se presente mañana en el Parlament, pero advierten de que "nunca será presidente de la Generalitat".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, Pablo Casado, durante la rueda de prensa ofrecida al término de la reunión del Comité de Dirección del partido. EFE/Emilio Naranjo

Los números no dan, pero al PP no le importa. Los conservadores han vuelto a presionar hoy a la líder de Ciudadanos en Catalunya, Inés Arrimadas, para que se presente a la investidura. Así lo ha manifestado el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, que no descarta, sin embargo, ningún escenario respecto a la sesión de mañana en el Parlament de Catalunya.

En Génova creen que sí existe la posibilidad de que el president cesado Carles Puigdemont regrese a España para poder realizar su discurso como candidato. Pero advierten de que, llegado el caso, no tendría validez alguna. ¿Su argumento? La sentencia del Tribunal Constitucional (TC) que le impide presentarse sin haber obtenido una autorización del juez que, de momento, no ha pedido.

¿Su conclusión?  "Esta resolución es el fin de la escapada. La partida ya se ha acabado. Puigdemont podrá seguir siendo un preso o un prófugo, pero no será nunca presidente de la Generalitat", sentenció Casado. 

El portavoz conservador también baraja que el presidente de la Cámara, Roger Torrent, desconvoque el pleno previsto para el martes a las 15.00 horas y, en caso de decida permitir la investidura telemática de Puigdemont, le ha lanzado una advertencia: "Que se atenga a las consecuencias", dijo recordando la "retirada" de Carme Forcadell. 

El tercer escenario es el de un posible acuerdo entre las formaciones independentistas (Junts per Catalunya, ERC y la CUP) para proponer un "candidato que no esté inmerso en procesos judiciales" (lo que en Génova llaman "candidato limpio") y, si todo eso falla, que sea Arrimadas quien tome la iniciativa.

Para que Ciudadanos pudiera gobernar en Catalunya necesitaría que el bloque independentista se quedase en minoría y que Catalunya en Comú-Podem la apoyara. Ambas, opciones improbables que, no obstante, el PP quiere intentar. 

Casado negó que se trate de una estrategia para hundir políticamente a la formación que más votantes les está robando -a tenor de las encuestas- no sólo en Catalunya, sino en el resto de España. "No es una táctica, sólo se trata de reconocer que han ganado las elecciones, que en votos sumamos más los constitucionalistas que los independentistas y que, además, nosotros somos generosos: lo fuimos con Patxi López y queremos serlo con Arrimadas", se defendió. 

Asimismo, creen que ese movimiento de los naranjas serviría para "marcar agenda" y, además, advertir a los independentistas de los riesgos de "seguir bloqueando la situación". Si se repiten las elecciones, no sólo se alargaría la aplicación del 155, sino que podrían perder su mayoría, argumentan. Es más, en Génova aseguran no temer tampoco ese escenario. "Todos verán quién ha intentado todo por desbloquear sus vidas y quién ha puesto palos en las ruedas", auguró Casado. 

Firmas por la presión permanente revisable

En otro orden de cosas, el portavoz del PP anunció la futura agenda del partido. La nueva estrategia es vender puntos fundamentales de su programa en distintos territorios españoles -empezaron con una convención sobre Educación el pasado fin de semana en Santiago de Compostela- como parte de la preparación de las futuras elecciones municipales y autonómicas de 2019. 

La siguiente parada de dicho camino será en Córdoba, este sábado, donde tendrá lugar un acto al que acudirá el presidente del Gobierno y del partido, Mariano Rajoy, y que tendrá como tema la prisión permanente revisable. Casado insistió en pedir a la oposición que no derogue la medida que el PP aprobó con el rodillo de su mayoría absoluta durante la legislatura anterior y lamentó la "soledad" de los conservadores con este tema. 

"Soledad parlamentaria", matizó, convencido de que sí tienen el respaldo de la sociedad. Para demostrarlo han invitado a familias de víctimas de crímenes como los que quieren modificar penalmente (terrorismo, violaciones, pederastia, etc) y, como ya hicieron en su día con la subida del IVA o el recurso del Estatut, iniciarán una recogida de firmas en apoyo a la cadena perpetua.