Publicado: 22.09.2015 15:34 |Actualizado: 23.09.2015 17:17

Iratxe Sorzabal, una líder de ETA con tres asesinatos a sus espaldas

Integrante de los comandos Ibarla y Sugoi, participó en la difusión de comunicados como el que anunció el cese definitivo de la actividad armada de la organización terrorista.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Los presuntos jefes de ETA detenidos, Iratxe Sorzábal y David Pla. / EFE

Los presuntos jefes de ETA detenidos hoy en Francia, Iratxe Sorzábal y David Pla. / EFE

Iratxe Sorzabal Díaz, detenida hoy en Francia, está considerada como una de las líderes de ETA, con un amplio historial terrorista a sus espaldas, además de participante en la difusión de comunicados como el que sirvió a la banda para anunciar el cese definitivo de su actividad armada.

Nacida el 6 de noviembre de 1971 en Irún, era integrante del comando Ibarla de ETA en Guipúzcoa al que se le atribuye una veintena de atentados con tres asesinatos, cometidos entre 1994 y 1997. A este comando se le considera responsable de la explosión, a finales de 1994, de un artefacto colocado en la antigua casa cuartel de la Guardia Civil de Endarlaza (Navarra) que costó la vida al policía nacional Eduardo López.

Además, la colocación en diciembre de 1995 de cinco artefactos explosivos en las dependencias de El Corte Inglés en Valencia, uno de los cuales causó la muerte de Josefina Corresa Huerta y heridas a otras diez personas. También se le acusa de haber participado en el asesinato del jefe de la Ertzaintza Ramón Doral con una bomba lapa adosada en los bajos de su vehículo, en marzo de 1996.



Sorzabal y los otros tres integrantes del comando huyeron a Francia, donde fue detenida el 26 de noviembre de 1997 junto a Javier Gallaga Ruiz, Asier Ormazabal Liceaga y el matrimonio francés propietario de la granja de Pluzunet donde fueron detenidos. Los detenidos estaban encuadrados en los denominados taldes de reserva a la espera de que la dirección de la banda terrorista les ordenara incorporarse a un comando en España.

El Tribunal Correccional de París condenó a Sorzabal a dos años de prisión por asociación de malhechores con fines terroristas el 12 de febrero de 1999. Una vez cumplida esta condena, el 28 de octubre de 1999 fue expulsada a España en virtud de una prohibición de residencia en territorio francés por cinco años.

No obstante quedó en libertad por no tener ninguna causa pendiente en España y se integró en la estructura de la izquierda abertzale como portavoz de Gestoras Pro Amnistía en Guipúzcoa, cargo que alternó con su trabajo como profesora de euskera.

Fue detenida el 30 de marzo de 2001 en Hernani (Guipúzcoa) acusada de formar parte del comando Sugoi de ETA, autor presuntamente de la colocación del coche bomba que acabó con la vida de un mosso de Esquadra en Roses (Gerona) el 17 de marzo de 2001. Tras su detención denunció haber sufrido torturas por parte de agentes de la Guardia Civil y finalmente fue puesta en libertad por los tribunales y pasó a la clandestinidad. El Tribunal Correccional de París la condenó en rebeldía en junio de 2006 a tres años de cárcel por su pertenencia al aparato político de ETA.

Anuncio del "cese definitivo" de la actividad armada

Las fuerzas de seguridad le atribuyen la lectura de algunos comunicados de ETA en su versión en euskera, como el del 5 de septiembre de 2010, en el que ETA anunció el fin de las "acciones armadas ofensivas"; el del 10 de enero de 2011, en el declaró el alto el fuego permanente y verificable, y del 20 de octubre de 2011, en el que anunció "el cese definitivo de su actividad armada".

Juzgada en rebeldía, en enero de 2012 fue condenada a seis años de prisión por el Tribunal Correccional de París en un juicio contra el aparato de logística de ETA y en abril de 2013 a otros cinco por el Tribunal de lo Criminal de París en relación con el asesinato en Capbreton (Francia) de dos guardias civiles en 2007.

Tras participar presuntamente en las negociaciones de paz de Oslo, junto a otros históricos dirigentes de ETA como Josu Urrutikoetxea, alias Josu Ternera, y David Pla, detenido hoy también en Francia, el 12 de febrero de 2013 fue expulsada del país escandinavo por la ausencia de avances para el fin definitivo de la violencia.