Publicado: 25.10.2015 20:59 |Actualizado: 25.10.2015 23:30

A 140

Irene Lozano: “Habría que ver quién traicionó a quién”

Frente a las acusaciones de “trepa, caradura o indecente” la número cuatro del PSOE por Madrid justifica su “sí” a Pedro Sánchez en que “lo importante es seguir trabajando por cambiar las cosas”. “En UPYD –explica- no contaban conmigo para nada”.

Publicidad
Media: 2.25
Votos: 4
Comentarios:
A140 Lozano por

Perfil de Irene Lozano en Twitter.

Estoicismo o cabezonería. Desde que el PSOE anunció su fichaje, a Irene Lozano le han llamado de todo menos guapa. Pero la ex UPyD ni renuncia a la exposición mediática ni se pliega a las demandas de disculpas que le han exigido barones como Fernández Vara o socialistas de la vieja guardia como Pérez-Rubalcaba.

Ha negado hasta la saciedad que lo suyo tenga que ver con el transfuguismo. Sin embargo, tampoco sabe ponerle un sustantivo a su mudanza a un partido que, hasta no hace tanto, ligaba al de los “chiringuitos” con el nombre de “PPSOE”

44 años, madrileña, se define “ensayista y periodista; anima racional; ecuánime, pero no neutral” en su cuenta de Twitter en la que se explica –o justifica- @lozanoirene.

¿Qué es lo más “bonito” que le han dicho en los últimos días?

Pant Lozano 1

Lo bonito es que incluso quienes me han criticado con ferocidad han reconocido mi trabajo y mi capacidad profesional.

Si no es usted una “tránsfuga” ¿cómo define su mudanza?

Voy de independiente. No me he afiliado al PSOE. He estado trabajando cuatro años por la regeneración democrática y Pedro Sánchez me ha llamado para seguir haciendo lo mismo.

El pasado mes de julio decía de sí misma que sería una “traidora” si se fuera a otro partido.

No sé si dije eso. En el momento de cambio que estamos viviendo, en el que todo es fluido, lo más importante es seguir trabajando por cambiar las cosas. Y a mí se me ha ofrecido esa oportunidad en las listas del PSOE.

En UPyD me habían dado muestras sobradas de que no contaban conmigo para nada; me habían intentado expulsar varias veces. Habría que ver quién traicionó a quién.

¿Ciudadanos no le tentó? ¿No lo intentó usted?

pantallazo lozano 2

Yo no hice nada y ellos tampoco.

En Ferraz… ¿cuántas miradas de las que matan?

Ninguna. Me he sentido extraña como ocurre en cualquier sitio cuando acabas de llegar, como cuando entras en una redacción nueva a trabajar.

Pero muchísimos militantes y dirigentes me han trasladado su alegría y me han dado la bienvenida.

Pero sí habrá pensado un montón de veces aquello de que “en boca cerrada…”

Mi beligerancia contra la corrupción -que habría que multiplicar por diez en lo que al partido en el Gobierno se refiere- era la expresión de un estado de ánimo general, compartido por muchos militantes socialistas.

De aquella beligerancia contra el “PPSOE” a la semana pasada ¿qué ha cambiado tanto?

En el último año han cambiado muchas cosas. También se había atemperado el tono de mis críticas.

Un ejemplo: criticábamos la opacidad de los partidos. Al llegar, el equipo de Pedro Sánchez puso al PSOE en niveles de transparencia –certificados por Transparencia Internacional- de 9 sobre 10.

En el PSOE han cambiado cosas y sus reacciones ante ciertos episodios de corrupción han sido muy contundentes.

Sabe que, en Andalucía, PSOE, PP y C´s han pactado paralizar la investigación contra la corrupción hasta después de las generales…

Pantallazo 3

No sé el detalle del pacto ni el sentido con el que se ha hecho; pero el que se aplace para que la investigación no acabe convirtiéndose en herramienta electoral me parece bien. Lo que hay que hacer es resolver el problema.

Volviendo a la hemeroteca, dijo usted de Sánchez: “Es muy buen vendedor, pero todavía no sabemos qué vende". ¿Le ha pedido disculpas?

No. Ni él me las ha pedido. Sánchez entiende perfectamente lo que significa la crítica política. Y tampoco es una descalificación. Decirle a alguien que es “un buen vendedor” es un elogio.

Lo que dije –y lo hice al día siguiente de su llegada a la Secretaría General- es que faltaba por ver en qué se concretaba su proyecto.

¿Por qué se resiste tanto a pedir las disculpas que demandan varios dirigentes socialistas?

Los militantes socialistas comparten las críticas. Y lo dicen. En la Declaración de Valencia del PSOE aseguran que la corrupción que más les mancilla es la de los que se llaman compañeros y compañeras.

Hay que distinguir la crítica política de la que no lo es.

Si ha cambiado el PSOE ¿de quién está ahora más cerca: de Pablo Iglesias (fundador) o del centro derecha de Rosa Díez?

Eso es una presunción. No creo que Rosa Díez estuviera en el centro-derecha.


Pero si el 1 es la extrema izquierda y el 10 la derecha radical ¿dónde sitúa Irene Lozano al partido de Pedro Sánchez?

El PSOE es un partido de centro-izquierda. Y es lo que pretende ser.
Lo que más falta hace ahora es corregir la desigualdad y el mal funcionamiento institucional. Y el PSOE es el único partido con el equipo y el impulso suficiente para conseguirlo.

Otra declaración suya… “El PSOE tiene el aliciente de poder llegar a la Moncloa”. ¿Qué color prefierepara conseguirlo: el morado, el azul o el naranja?

Pant 4

Eso lo tendrá que decidir la dirección del partido. Yo no voy a participar en esa decisión.

Por cierto… ¿ha hablado tras el fichaje con su excompañero, ahora Ciudadano, Toni Cantó? ¿Qué le ha dicho?

No hemos hablado desde antes de lasvacaciones del verano. No por nada en concreto; porque no se ha terciado.

Le hago examen a ver si se ha aprendido ya su nuevo partido. ¿La reforma laboral se derogará o se reformará?

Lo que ha dicho Sánchez –y ha sido claro- es que la derogará. Luego quedan por concretar las medidas que la van a sustituir.

La reforma laboral tenía como objetivo bajar los salarios, causa fundamental de la desigualdad y de la pobreza que el PSOE está comprometido en combatir.

¿Qué se hace con el artículo 135 de la Constitución?

No lo sé. No estoy en la dirección del PSOE ni voy a participar de esas decisiones.

Participaré en los debates del grupo parlamentario y me voy a centrar en la regeneración democrática que es lo que Pedro Sánchez me ha encargado.

¿En el debate abierto en el PSOE sobre la prostitución -que en 2013 UPyD proponía regularizar- dónde se sitúa Irene Lozano?

En UPyD había mucho debate sobre ese asunto. A mí me gusta ir a los hechos. Las medidas que se han tomado en Suecia -que tienden a la abolición penalizando la demanda, no la oferta- están funcionando. Noruega ha copiado el modelo, que es un buen modelo a seguir.

No me ha contado cómo fue su fichaje. ¿Qué tuvo que ver con el de la excomandante Cantera?

Nada. Se han dicho muchas cosas, como que se había negociado un pack, que no son verdad. No tiene ninguna relación.

¿Cómo se la ligó Pedro Sánchez?

Jajaja. Están empezando a hacer insinuaciones de este tipo que no me gustan nada.

Preguntaba en sentido figurado…

Ya, en sentido metafórico… pero ya nos han hecho alguna caricatura abrazados.

Lo que me convenció es que él tuviera clara la idea de la auditoría democrática y que me quisiera encargar a mí de eso; que quisiera encargárselo a una persona independiente.

Me parece que eso revela un compromiso fuerte con esa regeneración imprescindible para nuestro país.

¿Antes de que se produjera, se le pasó por la cabeza volver al periodismo?

Estaba a punto de matricularme en un máster y buscando trabajo. De hecho, ya tenía una oferta muy madura para empezar el próximo mes de enero.

¿Se ve ministra de algo?

No. De momento lo que tengo por delante es mucho trabajo, en un tiempo muy corto, para aportar mis propuestas de regeneración y reforma institucional al programa. Después la gente tiene que votar y, a partir de ahí, ya veremos.