Publicado: 21.09.2016 15:45 |Actualizado: 21.09.2016 15:48

Irene Montero admite diferencias en Podemos sobre la relación con el PSOE

La portavoz adjunta del grupo morado dice que prefiere el debate de Iglesias y Errejón que las intrigas palaciegas

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
El  portavoz y la portavoz adjunta de Podemos, Íñigo Errejón e Irene Montero, respectivamente, tras la reunión de la Junta de Portavoces celebrada en la Congreso de los Diputados. EFE/Juan Carlos Hidalgo

El portavoz y la portavoz adjunta de Podemos, Íñigo Errejón e Irene Montero, respectivamente, tras la reunión de la Junta de Portavoces celebrada en la Congreso de los Diputados. EFE/Juan Carlos Hidalgo

MADRID.- La portavoz adjunta de Podemos en el Congreso, Irene Montero, ha admitido este miércoles que el debate interno de su formación tiene que ver no sólo con el "estilo" con el que el partido emite sus mensajes sino también con la relación que deben tener con el PSOE, ha dado por hecho que esas "diferencias" se van a seguir expresando en público y se ha mostrado convencida de que no les pasarán factura en las urnas el próximo domingo. Así lo ha asegurado Montero en la rueda de prensa que ha ofrecido en el Congreso para dar cuenta de lo tratado en la reunión de la Junta de Portavoces.

La dirigente del partido morado no cree que estas discusiones vayan a afectar negativamente al resultado de Podemos en las elecciones del domingo en el País Vasco y Galicia. Es más, considera que los ciudadanos "aprecian" que en una organización existan "diferencias" y que estas se discutan en público e incluso se les dé la oportunidad de opinar sobre las mismas.



"Eso es mejor que las intrigas palaciegas", ha añadido, negando que el debate tenga un cariz "personal" más allá del "político". Eso sí, ha añadido que los miembros de Podemos no son "robots", sino seres humanos, pero también que sus diferencias no les impiden trabajar.

Montero ha reconocido que el debate interno tiene una doble vertiente porque se discute "sobre el estilo" con el que debe desenvolverse su formación y también sobre cómo debe ser su relación con el PSOE. Respecto a este último punto ha enfatizado que no existen sólo dos posiciones y sólo ha detallado que una parte de Podemos aboga por mantener una "mayor relación de igualdad" con el PSOE y que las otras apostarían por una "relación más distinta".

Preguntada expresamente si esas otras corrientes podría definirse como "más permisivas" y serían partidarias de una abstención de Podemos para dejar gobernar a Pedro Sánchez, se ha limitado a responder que "si hay alguna propuesta de acuerdo, lo tienen que decidir los inscritos" en el partido.

"Yo no me muevo"

Respecto al debate sobre el estilo, la portavoz adjunta ha vuelto a dejar claro que ella está con las tesis de Pablo Iglesias. Así, ha reiterado que "seducir" pasa por "tener una ternura infinita con los que no tienen nada, por convertir los problemas individuales en políticos y colectivos y en tener los dientes muy afilados con esos que quieren seguir mandando sin presentarse a las elecciones y que quieren tener muchos millones en Suiza y Panamá".

"Yo no me muevo de eso porque es lo que me impulsó a estar aquí", ha remarcado Montero, quien asume que el debate no va a parar hasta que se celebre la Asamblea estatal de Podemos, a finales de este año o principios del que viene.

Montero está convencida de que "es bueno" debatir en público, no contempla que la discusión se zanje antes de unas hipotéticas terceras elecciones generales y subraya que ha de ponérsele fin a través de un proceso democrático en el que todas las posiciones puedan expresarse.

Preguntada sobre quién dirigirá la campaña electoral en caso de que haya que ir de nuevo a las urnas en diciembre, la portavoz adjunta sólo ha comentado que no le cabe "ninguna duda" de que Errejón, quien dirigió la de 2015 y la de junio, seguirá formando parte del "directorio de campaña" que completaban Iglesias, Carolina Bescansa, Pablo Echenique y ella misma.