Publicado: 15.11.2014 23:30 |Actualizado: 15.11.2014 23:30

IU afronta un Consejo Político clave sin resolver la crisis con Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con las encuestas vaticinando una fuerte caída en votos, a escasos meses de las elecciones municipales y autonómicas, sin definir su hoja de ruta para la necesaria confluencia con otras fuerzas políticas y sociales y sin resolver la crisis abierta entre la dirección federal y la federación madrileña, Izquierda Unida afronta este domingo un Consejo Político Federal clave para su futuro que, según indican varias fuentes del órgano, estará "contaminado" por la dilación de la dirección federal para aplicar la resolución de su última Presidencia Federal. En ella se pedía la dimisión de los excoordinadores de IU-Comunidad de Madrid con responsabilidades políticas en las decisiones que llevaron a Caja Madrid-Bankia a la nacionalización y a incurrir en varias ilegalidades como el uso de las tarjetas black, las subvenciones ilegales a la fundación FUNDESTE o la venta de preferentes.

El orden del día del máximo órgano entre asambleas de IU está claramente delimitado y abordará el calendario de primarias de la formación para elegir al cabeza de lista para las elecciones generales de 2015, que el coordinador de la Presidencia, José Luis Centella, adelantó que propondría para antes de marzo. También servirá para preparar el encuentro político y programático del próximo 22 y 23 de noviembre, que cerrará el ciclo de actos abiertos por todo el país protagonizados por el diputado Alberto Garzón, y en el que se presentará el programa marco de la formación para los comicios municipales y autonómicos de mayo, con el que buscará el acercamiento a otras fuerzas políticas por el cambio, por un "nuevo proyecto de país".

Para muchos militantes estos ritmos son demasiado lentos en la coyuntura actual mientras que la dirección parece maniatada por la federación Madrileña. Mientras Podemos emerge con fuerza, Izquierda Unida cae en intención de voto y las posibilidades de convergencia, de formar parte de ese proceso de cambio político que auguran los sondeos, se reducen ante el debate interno entre la renovación y limpieza que pide un importante sector y "el patriotismo de siglas" de la vieja guardia dirigente, del que Madrid es el ejemplo más evidente.

Las dimisiones exigidas por la Presidencia y que recaerían sobre los excoordinadores de IU-CM Miguel Reneses, Ángel Pérez y Gregorio Gordo, aún están en el aire. Después de la reunión solicitada con dirección federal, la federación de Eddy Sánchez ganó algo de tiempo. Según apuntó el coordinador federal, Cayo Lara, en rueda de prensa el viernes, el trabajo de la Comisión de Transparencia sobre las responsabilidades de IU-CM en Caja Madrid-Bankia sigue adelante, y las comparecencias se prolongarán durante el principio de esta semana. También negó "la mayor" cuando fue preguntado por la presencia en esa reunión de Miguel Reneses, uno de los señalados por la resolución, secretario de Organización y número dos de Lara. "La resolución no daba ningún nombre, sino que le pedía a Madrid que los diera", aseguró.

Sigue sin haber un plazo para que se haga efectiva la resolución, pero las posturas que abogan por una limpieza profunda de los "saqueadores de IU en Caja Madrid" son una realidad aprobada por mayoría en un órgano federal que, sin embargo, no se aplican. Muchos critican a Lara por no haber cesado ya a Reneses. "Madrid tiene que acatar la resolución y negociar una forma de cumplimiento. Si no la acata es que tenemos una dirección que no hace cumplir sus propias decisiones y que se deslegitima. No es la primera vez que pasa", han declarado a Público fuentes de la organización.

"Será inevitable que este debate salga en el Consejo Político Federal", apuntan varios miembros de este órgano, que ven probable que una nueva Presidencia Federal ratifique su última resolución para no empañar demasiado el encuentro de este domingo. Pero son muchas las voces que critican que por esta situación se tenía haber pasado hace años y que la renovación de la Dirección Federal es obligatoria.

Mientras, el tiempo sigue jugando en contra de Izquierda Unida, cuyo golpe de efecto no acaba de llegar. Es un secreto a voces que Alberto Garzón será uno de los candidatos a las primarias para las generales. Varias fuentes apuntan a que será el único porque "no es el futuro, sino el presente de IU", y que cuenta con el apoyo de una aplastante mayoría, pero el esperado anuncio aún no se ha producido. Garzón prefiere esperar a que se apruebe el calendario. Su juventud, proyección política y su apuesta por la convergencia son los elementos que demanda una militancia que ve cómo "se va escapando el tren de la Historia".