Publicado: 14.11.2016 20:49 |Actualizado: 15.11.2016 10:04

IU allana la coalición con Podemos
en Andalucía al recortar su deuda

La dirección de Antonio Maíllo, que heredó una deuda de 3,5 millones en 2013, logra reducirla a la mitad amortizando medio millón al año. Los comunistas esgrimen su contabilidad para despejar los recelos en la formación morada.

Publicidad
Media: 4.79
Votos: 19
Comentarios:
Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, en una imagen de archivo. EP

Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, en una imagen de archivo. EP

SEVILLA.- La dirección de IU en Andalucía ha hecho pública la deuda que soporta la organización con idea de allanar la confluencia con Podemos de cara a las próximas elecciones autonómicas. La contabilidad interna que el dirigente de izquierdas, Antonio Maíllo, puede esgrimir ante Teresa Rodríguez y Pablo Iglesias demuestra cómo en los últimos tres años la organización se ha sometido a un nivel de austeridad severo hasta lograr reducir la deuda en 1,5 millones de euros.

En este momento, Izquierda Unida Convocatoria para Andalucía tiene una deuda viva con los bancos que asciende a dos millones de euros, principalmente por préstamos que la organización solicitó para hacer frente a sus campañas electorales, pero también por no abonar las cotizaciones a la Seguridad Social de quienes trabajan para el partido. La dirección federal de IU llegó a las elecciones generales del 26 de junio con una delicadísima situación económica, que superaba los diez millones de euros de deuda, según el último informe del Tribunal de Cuentas sobre fiscalización de los partidos políticos.



Todos los partidos políticos acuden a los bancos para financiar sus campañas, todos admiten contraídas deudas más o menos abultadas, excepto Podemos, cuyo código ético prohíbe expresamente esta vía de financiación. La deuda de IU en Andalucía aún es alta, pero la cifra es considerablemente inferior a la que encontró Maíllo cuando tomó el relevo de Diego Valderas en la dirección, en junio de 2013. Entonces, IU soportaba una deuda de 3,5 millones de euros y Maíllo ha logrado amortizarla en medio millón cada año. A día de hoy, la coalición de izquierdas ha depurado prácticamente toda su deuda pública, asegura encontrarse a cero con Hacienda y prevé saldar cuentas con la Seguridad Social antes de que termine el año.

El mandato de Maíllo es el único, en tres décadas de historia, que no incrementa la deuda de su partido, sino que la reduce

No es casual que el líder de IU haya elegido este momento para esgrimir estos números. La voluminosa deuda de la coalición de izquierdas era una de las razones que usó el sector de Podemos más reacio a la convergencia. El mandato de Maíllo es el único, en tres décadas de historia, que no incrementa la deuda de su partido, sino que la reduce. Desde la época de Luis Carlos Rejón, en los noventa, no había dejado de crecer.

Para defender la contención del gasto en su partido, el actual coordinador regional no sólo ha hablado de la estricta política de ahorro emprendida estos tres años (pese a coincidir con elecciones autonómicas, municipales y generales en este periodo). La campaña para las andaluzas de IU fue prácticamente amortizada con los resultados que luego obtuvieron: contó con un presupuesto algo inferior al millón de euros, prácticamente la misma cifra que luego le sería devuelta a través de las subvenciones electorales. Aun así acusaron el bajón de los 12 diputados que tenían a los cinco con los que se quedaron.

Otra de las decisiones difíciles para amortiguar la deuda fue aumentar las aportaciones económicas que los cargos públicos de IU deben destinar obligatoriamente a la organización (diputados, alcaldes, concejales, puestos de confianza…), pero sobre todo Maíllo defiende ante Podemos una nueva cultura organizativa, que tiene que ver con su forma de entender la política, y que además comparte al 100% con Teresa Rodríguez. La actual dirección de IU no está compuesta por políticos profesionales, sino por personas que compaginan sus trabajos con la labor que desempeñan dentro del partido. Un cambio drástico a como venía funcionando IU desde mediados de los ochenta. La coalición de izquierdas se ha deshecho de todos los liberados políticos que tenía (el único que queda es el responsable de finanzas).

Acelerar el proceso de convergencia con Podemos

Maíllo ha aprovechado la reelección de Teresa Rodríguez como secretaria general de Podemos Andalucía para pedir que se acelere el proceso de convergencia entre ambas fuerzas, con idea de que la alianza electoral esté consolidada en un año, con tiempo suficiente para afrontar un posible adelanto electoral por parte de Susana Díaz. De las tres candidatas a las primarias del partido morado, Rodríguez era la más partidaria a la unidad con IU, mientras la corriente errejonista recelaba e incluso llegó a culpabilizar a la coalición de izquierdas de los malos resultados de las elecciones del 26J (los partidos lograron juntos 300.000 votos menos que separados).

Maíllo quiere acelerar los procesos para que la gente perciba esta unidad como una convergencia social, no como algo puramente táctico o electoralista. Pero entiende que la fórmula jurídica con la que concurrirán a las próximas autonómicas será similar a la que se fraguó en las generales con Unidos Podemos: una alianza electoral en el que ambas formaciones mantendrá sus vías de financiación autónomas. En caso de IU, las que regula la ley: cuotas de afiliados, aportaciones y donaciones de los cargos electos. Podemos no tiene cuotas fijas, y bebe de microcréditos de ciudadanos anónimos y donaciones vía crowdfunding (en la campaña de las andaluzas recaudaron casi 400.000 euros con pequeños préstamos).

Maíllo y Rodríguez tienen una excelente sintonía personal que exhibieron durante la campaña de las últimas generales en las que concurrieron juntos bajo las siglas de Unidos Podemos

Maíllo y Rodríguez tienen una excelente sintonía personal que exhibieron durante la campaña de las últimas generales en las que concurrieron juntos bajo las siglas de Unidos Podemos. La química entre ambos adelanta ya los primeros pasos de la convergencia electoral para los próximos comicios. El coordinador regional de IU y la dirigente de la formación morada prevén conformar un bloque de izquierdas que dispute el liderazgo a Susana Díaz, no sólo aglutinando apoyos en las calles y entre los sectores más desfavorecidos, también en el Parlamento. Podemos e IU seguirán trabajando de forma autónoma en la Cámara, pero este mismo miércoles exhibirán por primera vez una acción política conjunta, al registrar su primera iniciativa común que consistirá en reclamar a la Junta la modificación de la Ley de Educación de Andalucía (2008) al objeto de blindar a la plantilla de profesores de la pública.