Publicado: 11.11.2014 13:34 |Actualizado: 11.11.2014 13:34

IU exige la dimisión de sus excoordinadores regionales implicados en Caja Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Presidencia Federal de Izquierda Unida ha aprobado una resolución que exige a la federación madrileña, coordinada por Eddy Sánchez, que empiece a limpiar su casa tras el comportamiento de los representantes de la formación en Caja Madrid, y ha puesto sobre la mesa los nombres de algunos dirigentes de la federación madrileña, (entre ellos el número dos de Cayo Lara), que deben asumir responsabilidades políticas por sus decisiones, es decir, que deben dimitir.

Aceptando el informe elaborado por la Comisión Federal de Transparencia, la resolución, aprobada y avalada en su reunión de ayer por una amplia mayoría de la Presidencia Federal, pide la dimisión de todos los excoordinadores regionales de IU-CM que tuvieran responsabilidades en las decisiones que llevaron a la caja de ahorros nacionalizada a colocar a Miguel Blesa en la presidencia, a la compra del Banco de Florida por la que Blesa fue encarcelado, a la venta de preferentes o la distribución de las conocidas como 'tarjetas black' entre consejeros y ejecutivos de la entidad.

La iniciativa de IU Federal da tres días a la federación de Eddy Sánchez para que elabore la lista de nombres, pero ya adelanta tres que llevan años en la picota de, al menos, una parte de la federación madrileña y también del federal: Miguel Reneses, Ángel Pérez y Gregorio Gordo.

Reneses, actual secretario de Organización de IU Federal y número dos de Cayo Lara. Ocupó el cargo de coordinador de IU-CM durante entre el 2000 y el 2002. Reneses fue uno de los artífices del acuerdo de estabilidad de Caja Madrid firmado en 2009 por Izquierda Unida-Comunidad de Madrid, el PP de Madrid, la antigua Confia de Comisiones Obreras y la Unión Independiente de Impositores y Consumidores. Un acuerdo que, según declaró el propio Reneses, garantizaba la "autonomía de las decisiones" en la caja, es decir, que las blindaba de injerencias del Gobierno central u otros organismos.

El diputado de IU, Alberto Garzón, ya presionó al coordinador federal, Cayo Lara, durante la última Ejecutiva Federal en octubre, para que hiciera "limpieza de los saqueadores" de la entidad nacionalizada, apuntando directamente a Reneses.

Otro de los que debería dimitir es Ángel Pérez, actual portavoz de IU en el Ayuntamiento de Madrid y defensor a ultranza de Moral Santín, vicepresidente de Caja Madrid hasta 2012, año en el que fue expulsado del partido tras conocerse su apoyo al sector del PP Madrileño en su lucha interna por colocar al frente de la caja a Blesa. Además, también presidió el Patronato de Fundeste, una fundación de IU-CM a la que la Fundación Caja Madrid concedió subvenciones que el Tribunal de Cuentas considera ilegales. Pérez, que no repite como candidato a las primarias de la federación regional, se ha negado a dimitir en repetidas ocasiones alegando que desconocía los supuestos delitos por los que Moral Santín está imputado en la querella de Caja Madrid.

Gregorio Gordo sería otro de los nombres de la lista de dimisiones exigidas por IU Federal. Actualmente es un peso pesado del partido, miembro de la Presidencia y del Consejo Político Federal de IU, coordinador de la Presidencia y miembro del Comité Federal del PCE. Formó parte de la coordinación colectiva entre 2008 y 2009, hasta que resultó elegido coordinador regional ese año hasta 2012, cuando dejó el cargo e impulsó la candidatura del actual coordinador de IU-CM.

Tan sólo se registraron dos votos en contra de esta resolución, de la que Miguel Reneses, que presidía el encuentro, "no es que se abstuviera, sino que ni siquiera votó", aseguran fuentes presentes durante la Presidencia.