Publicado: 19.07.2014 14:25 |Actualizado: 19.07.2014 14:25

IU pide a Rajoy que rompa los acuerdos bilaterales con Israel ante la operación militar en Gaza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, ha remitido una carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para que llame a consultas al embajador de España en Israel y le pida que "rompa los acuerdos bilaterales" con este país y trabaje en la UE para que se ponga fin al acuerdo de asociación con Israel.

Antes de comenzar la reunión de la Presidencia Ejecutiva Federal de IU, Lara se ha referido a la operación de Israel sobre Gaza y ha mostrado todo su apoyo al pueblo palestino que "está siendo víctima de los ataques más criminales por parte del Gobierno israelí", que "ha incumplido todas las resoluciones de la ONU" y se lo está permitiendo "la comunidad internacional y EEUU".

"Lo que está haciendo el Gobierno de Israel se llama terrorismo de Estado", ha denunciado Lara, antes de señalar que "está imponiendo de nuevo un inmenso muro de la vergüenza".

"Lo que está haciendo el Gobierno de Israel se llama terrorismo de Estado" Lara ha exigido "el cese inmediato de los bombardeos, el freno a la invasión, el cese de acciones criminales y el fin de la violación de los acuerdos internacionales", por lo que ha pedido a Rajoy, por carta, que hable con el embajador en Israel para que "rompa los acuerdos bilaterales".

"La paz sólo se construye con la paz y no con las bombas", ha subrayado el coordinador federal de IU, antes de denunciar que "se está provocando una catástrofe humanitaria con centenares de asesinados y miles de heridos".

En el transcurso de su intervención, Lara se ha puesto en contacto por videoconferencia con el miembro de IU Manuel Pineda que se encuentra en el hospital de rehabilitados Al Wafa, a un kilómetro de Israel, para expresar su solidaridad con el pueblo palestino.

Manuel Pineda ha pedido la colaboración de los gobiernos internacionales y ha advertido que "tener acuerdos con Israel en este momento implica ser cómplices de una masacre terrible".

En este sentido, ha denunciado que "las bombas no las fabrica Israel sino las democracias occidentales, que se llenan la boca de derechos humanos" y "luego se quieren lavar la cara mandando tiritas".