Público
Público

IU presenta un plan de estímulo económico para crear 3,4 millones de empleos en tres años

La propuesta pasa por la inversión de 60.000 millones de euros provenientes de una reforma fiscal más justa y la lucha contra el fraude y obligar a la banca nacionalizada a dar créditos a las Pymes por valor de otros 40.000 millone

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, y el responsable de la Secretaría de Política Económica y Empleo, José Antonio García Rubio, han presentado este lunes una ambiciosa propuesta para generar empleo y redirigir la economía española hacia el crecimiento económico en los tres próximos años. Ambos aseguran que su proyecto podría reducir la tasa de paro a la mitad de aquí a 2016 si se destinara a las políticas de empleo una inyección económica de 60.000 millones de euros provenientes de una reforma del modelo fiscal que lo haga más progresivo y justo y la lucha contra el fraude. Esto iría acompañado de un plan de estímulo de otros 40.000 millones de euros en créditos a las pequeñas y medianas empresas y a los autónomos a través de la banca nacionalizada, así como de medidas destinadas a hacer aflorar la economía sumergida y la reinserción de los parados de larga duración en el mercado laboral.

Los números, con más de seis millones de desempleados según la última Encuesta de Población Activa y con la Troika (Banco Central Europeo, Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional) apretando a España con el objetivo de déficit, parecen una quimera, aunque tanto Lara como García Rubio, que explicarán en profundidad el plan en el Congreso de los Diputados esta semana después de la comparecencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguran que se pueden conseguir.

El planteamiento inicial de la estrategia de IU parte de una reforma fiscal profunda que 'equipare la contribución en España a la media de la UE', dijo Lara. 'En tres años es posible superar los 7,5 puntos de PIB que supone ahora la fiscalidad introduciendo un modelo más justo que, entre otras cosas, sitúe en la base imponible las rentas del trabajo y del capital, se establezca un tipo del 35% a las empresas que generen más de un millón de euros o que limite a 5 puntos las subvenciones fiscales a determinadas empresas', explicó García Rubio quien quiso remarcar que, 'hoy las grandes empresas españolas tributan mucho menos que, por ejemplo, una ferretería de barrio. Las primeras aportan un 7% mientras que la ferretería tiene que tributar un 22%'.

Esa reforma fiscal con la que conseguir los 60.000 millones de euros iría acompañada de una batalla real contra el fraude fiscal. 'Los datos de la Agencia Tributaria hablan de que en España hay un fraude de 80.000 millones de euros cuyos responsables son un 3% de las empresas', resaltó el responsable de política económica de IU.

Para García Rubio, el único modo de asegurar que el Estado pueda recaudar lo que debería es 'reforzando la Agencia Tributaria, que es una de las peor dotadas de la UE tanto en personal como en recursos'. Al mismo tiempo, la federación de izquierdas cree que se debería reformar la legislación para que una vez localizado el fraude, los trabajadores de la Agencia Tributaria tengan 'los instrumentos legales suficientes' para perseguirlo. 'La Agencia tiene muchos más datos sobre los contribuyentes que los que aparecen en la declaración de la renta y después ven que cuando hay fraude, con medidas como las amnistías fiscales, su trabajo no sirve para nada, afirmó.

El plan de IU destinaría esos 60.000 millones, entre otras cosas, a la creación de un millón de puestos de trabajo temporales para los parados de larga duración fomentando los planes de empleo en los ayuntamientos; también a incentivar 'los empleos verdes' centrados en la reforestación y la rehabilitación de viviendas: 'Hay 13 millones de viviendas que tienen más de 30 años de antigüedad', explicó Lara; al mismo tiempo, IU se propone aumentar la apuesta por el empleo público -'relativamente bajo con respecto a la UE', según García Rubio- para reforzar 'los servicios de proximidad'. 

Aunque el plato estrella seguramente esté en la reducción de la jornada laboral a 35 horas, el reparto del trabajo y el apoyo a las empresas que adopten ese modelo mediante premios a la contratación.'Así ayudaremos a las pequeñas empresas a que sustituyan las horas de la jornada con otros trabajadores', dijo García Rubio. Esto podría provocar que las compañías, al reducir el número de horas trabajadas, bajaran más los salarios a sus empleados, pero el responsable de política económica de IU aseguró que en su modelo eso no sería así.

Al mismo tiempo, IU reclama la derogación de las reformas laborales de Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero y la prohibición de que las empresas con beneficios despidan a empelados por motivos económicos. 'El objetivo es luchar contra la pobreza creando empleo', dijo Lara quien explicó que el segundo eje fundamental de su propuesta económica se centra en obligar a los bancos nacionalizados a conceder créditos a intereses del 0,5% a las Pymes y los autónomos. 'El Banco Central Europeo ha prestado 270.000 millones de euros a un interés del 1% a nuestros bancos y ese dinero se destina fundamentalmente a tapar el agujero de la burbuja inmobiliaria , lo que proponemos es que la banca nacinoalizada solicite un préstamo de 40.000 millones al BCE y que lo conceda a esas pequeñas y medianas empresas' para que reactiven su producción.

Lara reflexionó ampliamente sobre la necesidad de fomentar el consumo para reactivar la economía, algo materialmente imposible si se siguen subiendo impuestos directos como el IVA y con la tasa de paro actual. Desde IU apuestan por aumentar el salario mínimo a 1.100 euros y las pensiones más bajas, así como aplicar un mecanismo de 'Garantía de Seguridad Profesional que asegure a todo trabajador un empleo o una formación remunerada o una renta básica'. 

Las medidas de IU -22 en total- también tocan temas como los desahucios y el derecho a una vivienda digna para lo que proponen, según dijo Lara, 'la aplicación en todo el territorio del decreto ley aprobado por la Junta de Andalucía y destinar 50.000 viviendas del banco malo al alquiler social para proteger a aquellas personas que estén sin trabajo o rozando la exclusión social'.  Por otro lado, la organización incrementaría la inversión pública en I+D+i hasta la media de la UE y desarrollaría una estrategia que cambie el modelo productivo haciendo énfasis en el establecimiento de una 'industria centrada en los productos de alta y media tecnología y que apueste por la aparición de nuevos sectores'. 

'Está bien lo de potenciar el turismo y no estuvo bien lo de basar nuestra economía en el ladrillo. Ahora hay que establecer cuál es el futuro. Si se va a seguir destruyendo nuestra industria y se va a apostar por el modelo Bangladesh y por la deslocalización, si vamos a volver al ladrillo como sugieren algunos o si vamos a apostar por la educación y el conocimiento', dijo Lara. 

Por último, el coordinador federal de IU apostó por un cambio de relaciones en el seno de la UE 'donde España debe situarse del lado de los países que están sufriendo a la Troika'; por cambiar las reglas del BCE obligándole a 'centralizar la deuda de los Estados'; y  por obligar al Banco de Inversiones a poner en marcha el plan de estímulo de 120.000 millones de euros y repatrir los fondos 'en función de la tasa de paro de cada país'.