Publicado: 16.01.2014 14:22 |Actualizado: 16.01.2014 14:22

IU solicita en el Congreso datos sobre la evolución del patrimonio de la Casa Real desde la Transición

Gaspar Llamazares ha solicitado a la Administración General del Estado que haga públicos conceptos como la participación de los miembros de la jefatura del Estado en empresas, bienes en el extranjero o donaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El diputado de la Izquierda Plural (IU, ICV, EUiA y Cha), Gaspar Llamazares, ha registrado esta mañana en el Congreso una solicitud pidiendo una batería de datos a la Administración General del Estado sobre el patrimonio y movimientos económicos de los miembros de la Casa Real.

Teniendo en cuenta la respuesta o, mejor dicho, la no respuesta que la Izquierda Plural suele recibir cuando registra este tipo de iniciativas parlamentarias, Llamazares se remite al reglamento del Congreso en su petición. En concreto al artículo 7, que en su apartado 2 explica que “la solicitud se dirigirá, en todo caso, por conducto de la Presidencia del Congreso y la Administración requerida deberá facilitar la documentación solicitada o manifestar al Presidente del Congreso, en plazo no superior a treinta días y para su más conveniente traslado al solicitante, las razones fundadas en derecho que lo impidan”.

Es decir, que al menos, de no obtener respuesta, como posiblemente esperan en el grupo encabezado por Cayo Lara, al menos se les diga el porqué. 

En plena polémica sobre la imputación de la infanta en el caso Nóos. Llamazares solicita información sobre la participación e intereses de cada miembro de la Casa Real en empresas y las actividades remuneradas que cada uno de ellos tenga al margen de las funciones de la jefatura del Estado. Asimismo, requiere datos sobre los bienes de cada miembro de la Casa Real en el extranjero y la evolución que su patrimonio ha tenido desde la Transición. 

Por último, las donaciones realizadas entre sus miembros y todos los créditos presupuestarios de la Casa del Rey. Además del caso Nóos, la Casa Real ha estado en entredicho el pasado año por los 2,2 millones de euros que el rey tenía en Suiza fruto, según la versión oficial, de la herencia que le dejó su padre, Juan de Borbón; o el préstamo de 1,2 millones de euros que el rey hizo a la infanta Cristina y a Iñaki Urdangarin para costear el palacete de Pedralbes y por el que se ahorró 400.000 euros en impuestos, los que habría tenido que pagar si, ese traspaso de dinero se hubiera considerado una donación.