Público
Público

IU sopesa cerrar su asamblea sin elegir nuevo coordinador

El objetivo sería ganar tiempo para buscar el consenso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El próximo día 16, cuando concluya la IX Asamblea Federal de Izquierda Unida, podría no haber noticia. O, al menos, no la noticia que se espera desde el 9 de marzo: quién sucederá a Gaspar Llamazares. Según han confirmado varios dirigentes a Público, la federación está barajando la posibilidad de que se posponga la elección del coordinador general a unas semanas después.

La asamblea ha de elegir al 50% del Consejo Político Federal (CPF), el máximo órgano de dirección entre congresos y compuesto en la actualidad por más de 150 miembros. La otra mitad del Consejo se completa con los representantes que designen cada una de las federaciones territoriales de IU. Pero hasta ahora el coordinador ya salía investido del cónclave, según lo consigna el artículo 37 de los estatutos: “Una vez elegidos por la asamblea federal los miembros que le corresponden para el CPF, esta parte del Consejo y los coordinadores generales de las federaciones procederán a la elección del coordinador de IU, el cual será presentado al plenario de la asamblea para su clausura”. Postergar la designación del líder requeriría, por tanto, que el congreso vote el cambio de este artículo.

Entre 15 días y un mes más tarde, el líder era ratificado por el 100% del CPF. La idea que circula ahora es que sea esta reunión ordinaria del máximo órgano la que nombre al coordinador. “Ganaríamos tiempo y lograríamos aquilatar el nuevo equipo y, sobre todo, la clave: el consenso total”, asevera un miembro de la Nacional II o tercera vía, el espacio abierto entre gasparistas y PCE que apuesta claramente por ese aplazamiento.

La corriente pesa un 20% de IU. Pero decide, puede determinar mayorías, cambiar (o no) el signo de la federación. “No hemos tomado una decisión, pero si la demora sirve para desbloquear la situación, no nos oponemos”, afirma un portavoz del PCE. Otro miembro del partido, Enrique de Santiago, ve más pegas: “Queremos dirección colegiada y, si no sale, no entiendo la razón de elegir al coordinador después. Hay que respetar la soberanía de los órganos”.

Los fieles a Llamazares defienden que, “sólo si hay consenso”, se puede plantear en serio la opción de la N-II. Tampoco son muy proclives. “Tal vez esto es fruto de las inseguridades de algunos, de pactos y contrapactos”, censura un dirigente gasparista. Y añade: “Hay que pensar en los militantes, en lo que está fuera, y no en los parches internos. No se entendería que cerrásemos la asamblea sin coordinador”.

Por ahora, la idea recorre la coalición. Once días en IU no son poco. Son mucho. Todo.

 

En la IX Asamblea de IU, los 800 delegados deberán discutir de Respuestas por la izquierda. Ése será el eslogan que coronará el cónclave del 15 y 16 de noviembre en Rivas Vaciamadrid, el que ahonda “en el corazón de la situación actual”, con un capitalismo devorador en estado catatónico y la perentoria necesidad de “soluciones para la crisis económica, ecológica y social”. Así lo rubricaron ayer en rueda de prensa Marga Sanz (PCE) y Adolfo Barrena (Nacional II), portavoces de Comunicación de la comisión unitaria de IU. Ambos esgrimieron un argumento: “Ser útiles para la mayoría de la población, los más desfavorecidos”, dijo. Barrena reclamó situar el debate de estos días en la política y en la búsqueda de una salida “unitaria”. “Es la prioridad ahora y no otra”, dijo.

Con todo, se acotan ya los nombres que postulará cada familia. Por los gasparistas, Inés Sabanés, Eberhard Grosske y Félix Taberna. Por el PCE, Enrique de Santiago, Marga Sanz y Cayo Lara. Y por la N-II, Joan Josep Nuet y el propio Adolfo Barrena.