Publicado: 09.11.2013 04:29 |Actualizado: 09.11.2013 04:29

IU veta las opiniones de sus miembros contra las decisiones oficiales

Los estatutos de IUCM han destapado un artículo en las normas de IU Federal que permite sancionar a los díscolos por sus declaraciones. Tania Sánchez presentó una enmienda en la X Asamblea Federal que fue rechazada y habr&ia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Uno de los artículos incluidos en los estatutos de Izquierda Unida en la Comunidad de Madrid ha sembrado la discordia en los últimos días al considerar infracción grave "la manifestación pública, por cualquier medio de difusión, de opiniones, ideas o comentarios contrarios a las decisiones, acuerdos y resoluciones de los órganos de IUCM adoptados en el marco de sus competencias".

Ese apartado es un calco de lo considerado como infracciones graves en los estatutos de IU Federal. Teniendo en cuenta que en la X Asamblea Federal celebrada en diciembre de 2012 se estableció que todas las federaciones, en sus próximas modificaciones estatutarias, debían tomar como referencia la normativa federal, podría resultar natural esta inclusión. Ahora bien, la particularidad de IUCM y el hecho de que ese sea uno de los pocos artículos que se haya armonizado, no deja de llamar la atención.

Los miembros de las dos corrientes críticas con la actual dirección regional encabezada por el coordinador Eddy Sánchez son usuarios activos de Twitter. Con un simple repaso a su timeline y aplicando el reglamento a rajatabla podrían encajar sanciones de por vida por mostrar su descontento con las decisiones de los responsables actuales de IUCM. Tres de los representantes más visibles de esas corrientes - Frente Amplio y Cambiar IUCM- son Hugo Martínez Abarca, Jorge García Castaño y Tania Sánchez, que en diferentes conversaciones con este diario coinciden en que dentro de los estatutos aprobados por la Conferencia de Organización del 5 de octubre -Conferencia que está impugnada-, esto es un "tema menor".

Desde Izquierda Unida Federal, en cualquier caso, no deberían rasgarse ahora las vestiduras. La mala imagen que supone que una organización como IU introduzca un articulado disciplinario de este tipo cuando encabeza un Grupo Parlamentario en el Congreso que se llama Izquierda Plural y lleva meses trabajando en un bloque social y político con vocación electoral, ya está dada. 

El mal, tanto en IUCM como en IU Federal, se podría haber evitado. Precisamente Tania Sánchez presentó una enmienda en la X Asamblea Federal contra ese artículo en la que pedía su supresión porque "no se debe limitar la libertad de expresión de la militancia. Una cosa es que los cargos internos y públicos deban asumir las decisiones tomadas y otra que nadie pueda expresar su opinión al respecto". La Asamblea rechazó la enmienda y hoy es motivo de discusión.

Cambiar los estatutos a estas alturas no es tan sencillo. Las normas dicen que "la reforma estatutaria [...] se propondrá por una sola vez en el Conejo Político Federal paa lo cual se necesitará el acuerdo de a menos tres quintas partes de sus miembros" y que "una vez adoptada por el Consejo Político Federal, deberá ser aprobada por la Asamblea Federal".