Publicado: 01.07.2016 21:02 |Actualizado: 01.07.2016 21:07

Podemos, IU y las confluencias coinciden en la autocrítica: "No hemos sido capaces de movilizar a los nuestros"

La primera reunión de la coalición tras el 26-J concluye que la campaña contra ella de PP, PSOE y Ciudadanos ha movilizado al voto conservador y dejado a más de un millón de votantes del cambio en casa. 

Publicidad
Media: 3.78
Votos: 9
Comentarios:
Reunión de Unidos Podemos 1.7. EFE

Reunión de la formación morada, IU y las confluencias que ha tenido lugar este viernes en la sede del partido en Madrid. TWITTER

MADRID.- La primera reunión tras el 26-J de los integrantes de la coalición Unidos Podemos (Podemos, IU, En Comú Podem, A la valenciana, Compromís, En Marea, Mès y Equo) ha llevado a sus dirigentes a la misma conclusión autocrítica: "No hemos sido capaces de movilizar a los nuestros", han reconocido fuentes de la dirección de Podemos a Público al término del encuentro que ha tenido lugar en la sede nacional de la formación morada.

Más allá de lo que concluya Podemos con el estudio demoscópico territorial que está realizando Carolina Bescansa (responsable de Análisis Político y Social), por un lado, y con el análisis colectivo encargado por Pablo Echenique (responsable de Organización), por otro, la formación morada, IU-UP y sus confluencias creen que la campaña del miedo de PP, PSOE y Ciudadanos contra la coalición ha influido en el voto, en primer lugar, movilizando al votante de derechas, que ha evitado la abstención y también ha regresado al PP desde Ciudadanos. ¿El resultado? Victoria del PP con 14 escaños y cerca de 700.000 votos más y pérdida de 8 escaños y 400.000 votos por parte de la formación naranja.



La campaña del miedo de PP, PSOE y Ciudadanos contra la coalición ha movilizado al votante de derechas, que ha evitado la abstención y ha regresado a Rajoy desde C's

Además, el miedo a un Gobierno encabezado por Unidos Podemos con el apoyo del PSOE, que se mostraba como posibilidad real en todas las encuestas, sin excepción, previo sorpasso de la coalición a los socialistas, replegó a ese más de un millón de votantes que optaron por no votar a Unidos Podemos y quedarse en casa, pese a haber dado su apoyo a Podemos, IU o sus confluencias en las elecciones del 20 de diciembre.

Además, las mismas fuentes consultadas por Público, creen que, tras estos siete meses desde el 20-D, hubo votantes de Unidos Podemos convencidos de que Pedro Sánchez jamás pactaría con Pablo Iglesias y no se sintieron movilizados en la creencia de la inutilidad de su papeleta a Unidos Podemos. Este último punto explicaría por qué el millón de votos perdidos de Unidos Podemos evitó apostar siquiera en una parte por el PSOE, que perdió 5 escaños y 120.000 votos.

"Decisivos" en el Congreso

En una nota enviada a los medios al término de la reunión, los integrantes de Unidos Podemos admiten que el resultado de la coalición en las elecciones del pasado domingo "no es satisfactorio", algo que sus dirigentes ya han ido reconociendo públicamente esta semana. Pero además, y falta de las conclusiones que arrojen los análisis de Bescansa y Echenique, los asistentes a la reunión de este viernes concluyen que "ni la confluencia ni la campaña han sido decisivos".

"El PP no puede contar con nosotros porque representamos un modelo de país opuesto al de los recortes y la corrupción"

En el encuentro y pese a la propuesta de Compromís de seguir apostando por intentar un pacto a la valenciana con el PSOE, apenas se ha tratado el tema de la investidura, un asunto que, en primera instancia, la coalición entiende que corresponde intentar al candidato del PP, Mariano Rajoy, aunque sin el apoyo de Unidos Podemos en todo caso ("No pueden contar con nosotros porque representamos un modelo de país opuesto al de los recortes y la corrupción"). Las fuentes consultadas por Público, sin embargo, confirman su disponibilidad a lograr ese pacto a la valenciana, aunque, a tenor de la experiencia tras el 20-D, creen que el PSOE ha demostrado que no estaría por la labor.

Podemos ha invitado a sus aliados a mirar al futuro para "consolidar, fortalecer y ampliar el polo de cambio que ha representado esta candidatura", que representa a cinco millones de votantes que apostaron por ella, y que será "decisiva" en el Congreso de los Diputados.