Publicado: 28.05.2014 00:05 |Actualizado: 28.05.2014 00:05

La izquierda arrebataría al PP hasta 8 de sus 11 comunidades

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Partido Popular perdería prácticamente todo su poder en las comunidades autonómicas, uno de los principales baluartes políticos de la formación conservadora, en el caso de aplicar los resultados electorales para el Parlamento Europeo (PE) del pasado domingo a unos comicios autonómicos. Del mismo modo, si se aplican los resultados salidos de las urnas, el PP también debería abandonar las alcaldías de las principales ciudades españolas.

De hecho sería una debacle sin precedentes, especialmente si se tiene en cuenta que, en la mayoría de las comunidades, el partido que dirige Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, está instalado en el poder desde hace casi 20 años. Lo mismo sucede en las ciudades más pobladas del territorio español, quitando aquellas en las que no gobierna ni lo ha hecho nunca.

Así, la izquierda podría hacerse con el poder en 8 de las 11 comunidades en las que gobierna actualmente. La formación conservadora apenas podría retener, no sin dificultades, el gobierno en Galicia, La Rioja, Murcia, comunidades en las que los conservadores, pese a perder también la mayoría absoluta y no alcanzar en ningún caso el 40% de los votos mantiene una distancia de más de 15 puntos sobre la segunda formación más votada, el PSOE, lo que hace muy complicado el juego de alianzas entre terceros.

Un caso particular es Navarra, comunidad en la que el PP-UPN apenas logra el 25% de los votos, pero la segunda formación es EHBildu con algo más del 20% de los sufragios. Muy alejados se encuentran el resto de formaciones ya que el PSOE apenas supera el 14%. De cualquier forma, si el PP como partido más votado conservase la presidencia sería en una situación de extrema debilidad. Una colación de terceros en las que participase la izquierda abertzale se presume casi imposible, sobre todo si está encabezada por esta formación al ser la segunda más votada.

En el resto de comunidades las alianzas de la izquierda se presumen más sencillas, aunque en algunas de ellas debería contarse con la nueva formación política Podemos, la sorpresa electoral de la jornada del domingo. En todas ellas el partido más votado en el arco progresista es el PSOE, salvo Asturias y Extremadura, donde es la primera fuerza. A continuación se sitúa Podemos en seis comunidades: Illes Balears, Asturias, Aragón, Canarias, Cantabria y Madrid, seguida de IU. Esta coalición aparece tras el PSOE en Murcia, Extremadura, Galicia - como AGE - La Rioja, Comunitat Valenciana, Castilla y León y Castilla-La Mancha.

En principio, la Comunitat Valenciana es la que aparece con una alianza más sencilla y ya "casi" anunciada desde la precampaña entre el PSPV, IU y Compromís, formación que en esta comunidad ha sido superada por Podemos. En Aragón PSOE e IU superan ampliamente al PP con un 35%; Podemos aparece como tercero en juego con un 9,5%. En Cantabria la situación es casi calcada ya que PSOE, IU y Podemos, con otro 9,20%, suman un 452,5% de los sufragios, una mayoría muy holgada.

En Castilla-La Mancha la suma entre PSOE e IU empata con el PP en un 37% de los votos, por lo que sería determinante la posición de Podemos y, sobre todo, UPyD. Esta formación aparece como determinante en varias comunidades; en algunas incluso por delante de Podemos como en el caso de Castilla-La Mancha, Castilla y León y La Rioja.

En Baleares la alianza de PSOE e IU debería contar con Podemos, con algo más de 10% de los votos, aunque con UPyD, con casi el 7%, también se establecería una mayoría confortable. Un caso parecido es el de Castilla y León en la que también un tripartito entre PSOE, IU y UPyD conseguiría caso el 40% de los votos. En esta comunidad Podemos es la cuarta fuerza con poco más del 8%.

Un vuelco importante sería posible en Galicia ya que el PP solo alcanza el 35% de los votos, porcentaje que podría ser superado por una coalición ciertamente compleja: PSOE, AGE, Podemos y BNG; en esta comunidad UPyD apenas supera el 3% de los votos. Otro vuelco posible es en Extremadura, comunidad en la que el PSOE ha sido la primera fuerza en votos con más del 38%. La suma de un socio cualquiera le daría estabilidad a un gobierno socialista; hasta tres candidatos posibles: IU, UPyD y Podemos, aunque en este caso solo aporta el 4,8% de los sufragios.

Finalmente, en Canarias sería posible un vuelco, aun en el caso de que Coalición Canaria aportase por aliarse con el PP. La suma de PSOE e IU casi empata a los anteriores. La concurrencia de Podemos, con un 11% de los votos - porcentaje de los más altos - sería determinante. O la de UPyD, con más de un 10% de los sufragios.

Las alianzas de izquierdas reunirían una cantidad de votos que pondría al PP en una debacle sin precedentes Los casos de Murcia y La Rioja - además del caso peculiar de Navarra - se presentan más difíciles, aunque no imposibles, dada la distancia porcentual que el PP mantiene con el resto de fuerzas políticas. De todas formas, en ambas comunidades el partido conservador pierde la mayoría absoluta de la que disfruta en la actual legislatura autonómica.

Por lo que respecta a las ciudades, el vuelco sería importante ya que el PP pierde la mayoría absoluta en los principales ayuntamientos españoles en los que gobierna, en algunos casos de forma espectacular. El PSOE llega a ser la primera fuerza en alguno de ellos como Sevilla y Málaga. Así, la izquierda se haría con las alcaldías de estas dos ciudades con alianzas sencillas con un solo socio, IU.

En Valencia el PP sufre un descalabro ya que apenas alcanza el 28% de los votos y una coalición tripartita como la de la Generalitat entre PSOE, IU y Compromís daría la alcaldía a la izquierda ya que sumarían algo más de un 37% de los votos. En el caso de Madrid la operación es algo más compleja ya que hay dos combinaciones entre PSOE e IU con Podemos o con UPyD: en ambos casos se roza el 37-38% de los votos. Un cuatripartito casi llega al 50%.

Alicante, Córdoba y Valladolid son otras tres ciudades en las que una alianza progresista superaría al PP, que apenas roza o supera ligeramente el 30% de los sufragios. En Murcia, donde el PP alcanza solo el 32%, el cambio es más difícil por la distancia entre el partido conservador y los seguidores. Sería necesaria una alianza a cuatro para cambiar la actual alcaldía.

De los ayuntamientos importantes gobernados por el PSOE el de Zaragoza es el que presenta menos problemas, aunque se requeriría una alianza a tres para conservar la alcaldía. El caso más delicado es el de Toledo donde el PSOE necesitaría una alianza a tres para superar el 35,5% del PP, formación que con el apoyo, por ejemplo de UPyD, quitaría la alcaldía a el actual alcalde socialista.


http://www.quoners.es/debate/crees-que-el-pp-ha-escuchado-el-resultado-de-las-urnas-en-estas-elecciones