Publicado: 10.05.2015 23:55 |Actualizado: 10.05.2015 23:55

La izquierda busca construir nuevas mayorías en las capitales vascas

La irrupción de Podemos y la versión vasca de “Ganemos” marcarán la campaña en Bilbao y Vitoria, bajo una misma premisa: arrebatar el poder a la derecha. En Donostia, EH Bildu tratará de seguir en el gobierno.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 8
Comentarios:
Roberto Uriarte, secretario general de Podemos Euskadi. /EFE

Roberto Uriarte, secretario general de Podemos Euskadi. /EFE

A fuerza de ganar elecciones, las siglas del PP y del PNV se han convertido en sinónimo de poder en las ciudades de Vitoria y Bilbao. En la capital alavesa, los populares ostentan una mayoría electoral que ni en sus mejores sueños conseguirían en otras urbes vascas. Por su parte, los nacionalistas vascos llevan al frente del ayuntamiento bilbaíno desde los años de la transición. Sin embargo, la historia podría empezar a cambiar tras las elecciones municipales del próximo 24 de mayo, en las que amenaza irrumpir un cocktail de viejas y nuevas fuerzas de izquierda.



“Se lo voy a decir muy claro: el primer objetivo es echar a las derechas de los gobiernos”, afirma a Público el coordinador de Ezker Anitza –marca de IU en Euskadi-, Iñigo Martínez. Su formación se ha sumado a Equo y Alternativa Republicana para formar “Irabazi”, la versión vasca de Ganemos. En el caso de Bilbao, esta coalición ha alcanzado un acuerdo con Podemos, lo que ha dado forma a una candidatura inédita: Udalberri, encabezada por la militante de Equo Carmen Muñoz.

“Las encuestas publicadas por algunos medios de prensa nos dan como segunda fuerza en Bilbao, si sumamos los votos de Podemos e IU”, explica Martínez. El optimismo también se palpa en el partido de Pablo Iglesias. “Existe la posibilidad de arrebatarle la mayoría absoluta al PNV”, destaca el secretario general de esta formación en Bilbao, Lander Martínez. Si sus esperanzas se convirtiesen en realidad, el mapa político del consistorio bilbaíno podría cambiar de forma notoria, ya que los nacionalistas se verían obligados a buscar socios de gobierno.

“Se lo voy a decir muy claro: el primer objetivo es echar a las derechas de los gobiernos”, afirma a Público el coordinador de Ezker Anitza –marca de IU en Euskadi-

“Creemos que estas elecciones van a ser un punto de inflexión. Estamos convencidas de que el PNV va a perder la mayoría absoluta, y que los partidos tradicionales como el PSOE y PP van a bajar. Sin lugar a dudas, la única alternativa que puede existir en Bilbao es por la izquierda”, subraya la concejala de EH Bildu Aitziber Ibaibarriaga, quien no se cansa de advertir que “la alternativa en Bilbao va a venir de la alianza de las fuerzas transformadoras y de izquierdas”.

El mapa electoral de la capital vizcaína se completa con “Ganemos”, una lista creada por militantes del sector crítico de Podemos que también buscará su hueco en el próximo consistorio. Su cabeza de lista, Francisco Samir, proviene de Ezker Batua, la escisión de Izquierda Unida que lidera el ex consejero de Vivienda del Gobierno Vasco Javier Madrazo.

La llave del PSE

En medio de ese entramado están las viejas siglas del PSE, un partido que podría convertirse en la única llave de gobernabilidad posible para los peneuvistas. El candidato de los socialistas, Alfonso Gil, afirmó hace algunos días que aspiraba a alcanzar la “mayoría absoluta”, aunque diversos pronósticos caminan en dirección contraria: el efecto Podemos podría quitar votos a la formación dirigida a nivel nacional por Pedro Sánchez.

Los socialistas enfrentarán ese mismo problema en Vitoria, la ciudad gobernada históricamente por el PP. En este caso, Podemos se presentará con un partido instrumental, Sumando-Hemen Gaude (“Aquí estamos”), mientras que Irabazi lo hará por separado. “Lo primero que está en juego el 24 de mayo es que no siga gobernando el PP”, resume Jorge Hinojal, integrante del consejo ciudadano de Podemos y candidato de Sumando. Lo mismo piensa Miren Larrión, aspirante de EH Bildu a la alcaldía. “En las elecciones europeas nos quedamos a setenta votos del PP. Ahora las encuestas muestran una horquilla muy estrecha entre tres partidos: el PP y el PNV, de derechas, y nosotros, de izquierdas”, afirma Larrión.

Allí también habrá papeletas de “Gastoria”, una candidatura independiente que lleva como cabeza de lista a la empresaria Esther Sáez de Argandoña. En ese contexto, Hinojal lamenta que no haya sido posible aglutinar las diferentes corrientes ciudadanas y de izquierdas en una única opción, aunque confía en que la irrupción de distintas fuerzas progresistas sea un factor determinante durante la próxima legislatura.

El miedo de los populares

Para mayor desgracia del PP, en Vitoria se presentarán las filiales vascas de Ciudadanos, UPyD y VOX, lo que podría complicar aún más las cosas para el ya desgastado alcalde Javier Maroto. Tanto UPyD como Ciudadanos también presentarán candidaturas en Bilbao y Donostia, mientras que VOX ha conseguido confeccionar listas en las capitales de Araba y Bizkaia. Ya sea en un territorio u otro, la suerte de estas tres formaciones podría estar directamente ligada a la debacle de los populares.

En medio de estos desalentadores pronósticos, los subordinados de Mariano Rajoy intentarán retener la Diputación Foral de Araba, donde aún gobiernan. En efecto, las elecciones forales –que se celebrarán el mismo día que las municipales- también concitan la atención de las viejas y nuevas formaciones políticas en Euskadi. Uno de los ingredientes estrella de las forales será la participación de Podemos, que acudirá a esta cita “como si fueran las elecciones autonómicas”, explican desde la dirección del partido en el País Vasco.

La capital abertzale

Donde no habrá listas de Podemos será en las elecciones municipales de San Sebastián. En este caso, el consejo ciudadano consideró que no era oportuno alcanzar un acuerdo con Irabazi, “ya que era una coalición de partidos y no cumplía con los requisitos establecidos por la asamblea Sí se puede de Madrid”, explicaron a Público fuentes de dicha formación. En ese contexto, Irabazi apostará por captar la atención de los votantes de Podemos, lo que le permitiría regresar al ayuntamiento donostiarra.

El actual alcalde de esa ciudad, Juan Karlos Izagirre (EH Bildu), volverá a ser el candidato de la coalición abertzale compuesta por Sortu, Eusko Alkartasuna, Alternatiba y Aralar. “Me han pedido que me presente, y he aceptado. Creo que todavía puedo aportar mucho a este proyecto”, afirma Izagirre, quien reivindica la “capacidad de consenso” mostrada por los independentistas durante estos últimos cuatro años, un periodo en el que han gobernado en minoría. “Los pactos y los consensos no me asustan en absoluto, siempre y cuando sean en clave de buscar lo mejor para la ciudad”, añade Izagirre. El 24 de mayo, cuando se cierren las urnas, tendrá que volver a pensar en esta frase.