Publicado: 13.08.2014 11:03 |Actualizado: 13.08.2014 11:03

Jaula de grillos sobre el eventual aplazamiento de la consulta del 9 de noviembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Seísmo en Convergència i Unió a cuenta del reconocimiento de la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega, de que se podría aplazar la consulta si el Tribunal Constitucional sentencia en contra de esta iniciativa. Las réplicas y contrarréplicas se suceden a las 24 horas, en una escalada de declaraciones hasta que este mediodía Artur Mas ha llamado al orden para fijar la posición de su partido y de su gobierno.

El president de la Generalitat, Artur Mas, ha reiterado hoy que "el único plan" que contempla es convocar la consulta soberanista para el 9 de noviembre, y ha precisado que cualquier decisión que deba tomarse en función de la reacción del Estado será consensuada con el resto de partidos proconsulta.

Mas ha presidido hoy el acto conmemorativo del Tricentenario de la Batalla de Talamanca -última victoria del ejército catalán en la guerra de Sucesión-, un día después de que su vicepresidenta Ortega, abriera la puerta a aplazar la consulta prevista para el 9 de noviembre si el Estado la veta, posibilidad que rechazan ERC, ICV-EUiA y la CUP.

El conseller de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural de la Generalitat, Josep Maria Pelegrí (UDC), ha asegurado que no existen "discrepancias" en el Govern en lo referido a la consulta soberanista en el caso de que el Estado la rechace. Las declaraciones de Ortega, según Pelegrí, son "compartidas por todo el Govern" y representan la voluntad de Artur Mas: "El presidente es quien ha ordenado esta orientación a la legalidad, y la vicepresidenta lo que hace es ejecutar estas instrucciones".

Por su parte, el diputado de ERC en el Congreso Joan Tardà no cree que "a nadie se le pueda ocurrir" no cumplir con el compromiso adquirido para convocar la consulta soberanista del 9 de noviembre. En una entrevista de la Cadena Ser, ha anunciado que su formación"hará todo lo posible y mucho más para que el compromiso se cumpla". Y ha recordado que Artur Mas se comprometió a convocar a los partidos proconsulta en el caso de que el Gobierno recurriera la consulta, "para consensuar qué es lo que se debería hacer".

Por su parte, Pelegrí ha recordado que el pacto de estabilidad acordado con ERC se comprometía a convocar la consulta en 2014 de acuerdo con el marco legal, con la excepción de que el contexto socioeconómico y político requiriera una prórroga. En ese sentido, precisa que "el Gobierno catalán tiene una única opinión, que es la legalidad de la consulta", y ha afirmado que el Ejecutivo catalán siempre ha buscado y buscará el mayor consenso a la hora de pactar la consulta. "Hace falta un consenso entre las fuerzas, cuanto más mejor, incluso del PSC. Siempre hemos querido hacer las cosas con el máximo consenso posible", ha asegurado.

Rull (CDC): "Cualquier decisión la tendremos que tomar todos los que hemos pactado la fecha y la pregunta"

Pese a las declaraciones de Pelegrí, el coordinador general de CDC, Josep Rull, ha defendido mantener la consulta soberanista del 9 de noviembre: "seguirá viva" aunque el Constitucional la impugne o la suspenda. A su vez, el coordinador del Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, Joan Rigol (UDC) y el conseller de Territorio, Santi Vila (CDC), también han manifestado que no pueden sacarse las urnas el 9-N si se impugna.

"La consulta se hará al amparo de una ley emanada de un parlamento legítimo y democrático, el Parlamento de Catalunya", ha subrayado Rull. Sólo ha contemplado que en el caso "muy excepcional" de que tenga que aplazarse debería ser fruto de un acuerdo consensuado por todos los partidos que apoyan el derecho a decidir -CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP-. Así, cuestionado sobre si una de las opciones que barajan es posponer la consulta si el TC la recurre, ha afirmado: "Esto ya lo veremos". "Ahora, el objetivo es el 9-N y cualquier decisión la tendremos que tomar todos los que hemos pactado la fecha y la pregunta. La fuerza del éxito ha sido la unidad y la mantendremos durante todo este proceso hasta el 9 de noviembre", ha añadido.

Sin embargo, ha advertido de que, inmediatamente después de que el TC recurra la ley de consultas o el decreto de convocatoria, no se quedarán de brazos cruzados y continuarán "luchando democráticamente" para poner las urnas el 9-N. Por ello, ha señalado que con una eventual suspensión no se acaba todo y profundizarán en una serie de acciones como la de la defensa jurídica ante el TC, la de pedir amparo internacional y en trabajar "para sustituir legalidad por legitimidad". "Las urnas serán legítimas porque el pueblo de Catalunya querrá que sean legítimas, y se ganará esta legitimidad", ha añadido.

Campaña, pase lo que pase

Rull también ha anunciado que, aunque el TC la impugne, activarán la campaña electoral de la consulta "al día siguiente" de que se convoque. Así, ha recordado que la futura ley de consultas recoge que la campaña puede empezar al día siguiente de firmar la convocatoria de la consulta y establece un periodo, que debe determinar el mismo decreto, a partir del cual se puede hacer en los medios públicos.

Ante la pregunta de si la campaña puede realizarse pese a que el TC la recurra, Rull ha sido explícito: "Sí, porque es una campaña por la democracia en sí misma. Se puede hacer y hay libertad de expresión, y esto va más allá de la propia ley". "No nos frenaremos. Diga lo que diga el TC continuaremos explicando que queremos votar el 9-N y queremos votar 'sí sí' porque tenemos un derecho que es la libertad de expresión", ha recalcado Rull, tras precisar que la campaña incluirá actos públicos y edición de material, como en las campañas electorales tradicionales.

"No nos frenaremos. Diga lo que diga el TC continuaremos explicando que queremos votar el 9-N", añade Rull

Para el futuro secretario general de CDC, la campaña es una oportunidad para hacer un debate público en el que queden expuestas todas las posiciones, también la de las del PP y C's, y les ha instado a aprovechar este "derecho", aunque también al PSC. "Estamos ansiosos de que Alicia Sánchez Camacho explique a la sociedad catalana porqué está en contra de la independencia", ha subrayado Rull, como pasó en el debate que se celebró la semana pasada entre el primer ministro escocés, Alex Salmond, y el jefe de la campaña del 'no', Alistair Darling.

Según el dirigente de CDC, cada partido podrá hacer su respectiva campaña y ha confiado en que los partidarios de la consulta -CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP- lleguen a un pacto para crear una transversal y conjunta por el derecho a decidir.

Sin cerrarse a ninguna posibilidad, ante el escenario de que se votara y ganara el 'sí sí', ha argumentado que con ERC, como mínimo, en el Gobierno catalán, sería más fácil la construcción de un Estado catalán, la negociación con el Gobierno y la comunidad internacional: "Será evidentemente más fácil hacerlo desde un Gobierno catalán más amplio, compactado y fuerte, que no con el actual, concebido en una Catalunya autónoma".


http://www.quoners.es/debate/crees-que-el-caso-pujol-puede-influir-en-la-desconvocatoria-de-la-consulta-catalana