Publicado: 18.10.2016 11:04 |Actualizado: 18.10.2016 14:12

Javier Fernández lleva al PSOE al dilema: abstención o elecciones

Pide “sosiego y reflexión” y que no se discuta entre bandos, sino entre compañeros.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández (c), acompañado por los compañeros de partido Antonio Hernando (i) y Vicente Álvarez Areces (d). /EFE

El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández (c), acompañado por los compañeros de partido Antonio Hernando (i) y Vicente Álvarez Areces (d). /EFE

El presidente de la Gestora del PSOE, Javier Fernández, se dirigió este martes a los grupos parlamentarios de Congreso y Senado para marcar claramente lo que quiere que sea el debate en el partido: abstención o elecciones. Inclinándose el presidente asturiano claramente por la primera opción.

Pidió que este debate se haga con “sosiego y reflexión” y que no se discuta “entre bandos”, sino “entre compañeros”.

Hizo autocrítica de la situación por la que está pasando el PSOE, pero pidió a sus parlamentarios que “los problemas en el ámbito interno no interrumpan el normal funcionamiento de las institucionales”, en un claro llamamiento a no alterar la disciplina de voto.



En cuanto a la situación del PSOE, aseguró que su objetivo está en convocar un Congreso con tranquilidad, “porque tenemos que reconstruir el partido, en un momento muy difícil para la socialdemocracia en toda Europa”.


Antes de dejar caer su apuesta por la abstención y que gobierne Mariano Rajoy, aseguró que para el PSOE, “nuestro adversario es la derecha, que tiene un proyecto profundamente reaccionario y con las arterias morales muy finas”, dijo.

Y también tuvo palabras para Podemos, una formación que, en su opinión, “pretende resolver el presente haciendo una enmienda de totalidad al pasado, con el objetivo de convertir al PSOE en un partido subalterno”, afirmó.

"Territorio del mal menor"

Por ello, indicó que no hay alternativa posible por la izquierda, “y en política, lo que no es posible es falso”. Todo ello fue para afirmar que sobre lo que debe decidir el PSOE es entre la abstención y las elecciones, las únicas opciones posibles en su opinión.

Javier Fernández reconoció que “estamos en el territorio de mal menor”, pero pidió a sus compañeros que sean conscientes de que “abstenerse no es apoyar. Se puede seguir siendo el primer partido de la oposición”.

Y, por si no quedaba clara su postura, indicó que los ciudadanos no quieren terceras elecciones y señalaran y castigarán a quién sea el culpable. Tras el breve discurso, continuó el debate interno a puerta cerrada donde se han pedido 30 turnos de palabra entre los diputados y senadores presentes.