Publicado: 03.10.2014 12:48 |Actualizado: 03.10.2014 12:48

El jefe de la Guardia Civil de Melilla dice tener la "conciencia clara" tras declarar ante el juez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El jefe de la Guardia Civil en Melilla, el coronel Ambrosio Martín Villaseñor, se ha mostrado este viernes tranquilo tras haber declarado en calidad de imputado por las devoluciones de inmigrantes a través de la valla con Marruecos y ha dicho tener la "conciencia clara" de haber actuado conforme a la legalidad. Sin embargo, se le acusa de expulsar a los inmigrantes sin identificarlos, práctica prohíbida por la Ley de Extranjería.

Martín Villaseñor, en unas breves declaraciones a los periodistas, tras más de dos horas y media de comparecencia ante el juez, ha señalado que en "ningún momento" ha actuado en contra de la legalidad y ha dicho confiar "absolutamente" en el procedimiento, que se encuentra en manos del titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Melilla, Emilio Lamo de Espinosa. "Él decide", ha asegurado el coronel en referencia al juez, acompañado por su defensa, una abogada del Estado. El máximo jefe de la Guardia Civil en la ciudad autónoma ha agradecido el apoyo que ha recibido, incluso "de personas que tenía ya casi olvidadas".

El coronel ha llegado a las Torres V Centenario, sede de los juzgados, en su coche oficial, sin uniforme, sobre las 08.55 horas, cinco minutos antes de la hora a la que había sido citado en calidad de imputado por un presunto delito de prevaricación, recogido en el artículo 404 del Código Penal. Según han informado a Efe fuentes judiciales, la declaración se ha producido en el despacho del propio juez y no en la sala de vistas, como suele ser habitual.

Durante la comparecencia del coronel, que se ha prolongado durante unas dos horas y media, se han visionado algunos vídeos en los que se ampara la denuncia que ha motivado el procedimiento, presentada por las ONG Andalucía Acoge, SOS Racismo y Prodein. En concreto, se trata de imágenes grabadas durante dos asaltos a la valla fronteriza de los más de 40 que se han producido en lo que va de año, ocurridos el 18 de junio y el 13 de agosto. En el auto de imputación se detalla que los inmigrantes fueron "entregados de manera inmediata a las fuerzas auxiliares marroquíes sin aplicar la legislación de extranjería" y tampoco el convenio de readmisión de inmigrantes firmado con Marruecos.

Por tanto, ha sido citado a declarar para esclarecer "si se llevaron a cabo entregas de ciudadanos extranjeros a las autoridades marroquíes sin observar la legislación española vigente y, si esto fuera así, si tal manera de actuar pudiera ser constitutiva de infracción penal".

Esos días, decenas de inmigrantes intentaron entrar en la ciudad autónoma y algunos de ellos consiguieron acceder al entrevallado o encaramarse a una de las dos verjas que componen el perímetro fronterizo, compuesto además por una sirga tridimensional. La postura inicial que defiende el juez Lamo de Espinosa es que el terreno comprendido entre la primera y la segunda valla es suelo español y, por lo tanto, está sujeto a su soberanía y a la aplicación de la ley.

Sin embargo, para la Guardia Civil y para el Ministerio del Interior no se puede hablar de devoluciones, sino de rechazos en frontera, habida cuenta de que la valla, compuesta por un triple obstáculo, constituye un todo y sólo se puede considerar que se ha entrado en España si se consigue superar por completo.

El coronel ha recibido el apoyo de varios de sus subordinados, que han acudido a la sede judicial para ofrecerle su respaldo, entre ellos el segundo jefe de la Comandancia, el comandante Arturo Ortega, imputado también en un procedimiento diferente por la devolución de 21 subsaharianos que habían entrado a bordo de coches kamikazes.