Público
Público

Paradise Papers Los negocios opacos de la mujer de Jesús Posada: del paraíso de Panamá al de Malta

Blanca de la Mata y Pobes es miembro del consejo de administración de la distribuidora de bebidas alcohólicas Varma

Publicidad
Media: 3.88
Votos: 8
Comentarios:

El diputado del PP Jesús Posada. / EP


Blanca de la Mata y Pobes, esposa del diputado del PP Jesús Posada, pertenece al consejo de administración de Varma S.L., una distribuidoras de bebidas alcohólicas que movió el año pasado 178 millones de euros y que posee el 75% de Viesa, filial que vende la mercancía de la primera en el extranjero. Viesa Panamá S.A. estaba domiciliada fiscalmente en Panamá, pero la entrada en vigor del convenio de doble imposición e intercambio de información con España propició en 2011 el traslado de la empresa a Malta, donde está actualmente radicada como Viesa Malta. Así lo cuenta El Confidencial, que junto a laSexta ha difundido en España los Paradise Papers.


Viesa (que también cuenta con otra filial: Viesa Trading Limited) facturó el año pasado 156,3 millones de euros. La mujer de Jesús Posada y sus hermanos decidieron trasladar la sede fiscal de la empresa porque el convenio entre Panamá y España dejaba algo al descubierto los negocios. "Los datos de los contribuyentes españoles que elegían Panamá para crear empresas con un alto grado de opacidad fluyeron con más facilidad entre ambos gobiernos. La familia De la Mata decidió entonces que Viesa emigrara a la isla de Malta", señala El Confidencial, que se ha hecho eco de las filtraciones obtenidas por el diario alemán Süddeutsche Zeitung y compartidas con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), conocidas como los papeles del paraíso.



El abogado de Varma ha dicho a El Confidencial que el cambio de Panamá a Malta se debe a una europeización de las empresas del grupo. "¿Por qué elegimos Malta siendo más cara en impuestos que en España? Primero, por facilidades en el cambio de domicilio. En Malta, el cambio de domicilio tarda un mes, y en España había que crear una sociedad nueva. Traer las cosas a Malta es automático. Y segundo, porque Malta tenía una ventaja que entonces España no tenía, la de crear filiales con más facilidad", explicó el letrado. El diario madrileño explica que, aunque el tipo impositivo es del 35%, el impuesto se ve reducido en la práctica incluso hasta el 4,2%.