Publicado: 24.04.2013 09:08 |Actualizado: 24.04.2013 09:08

Joan Baldoví se desviste ante Rajoy: "Así nos están dejando"

El diputado de Compromís se quita la chaqueta, la corbata y la camisa para protestar ante el presidente contra los recortes y los desahucios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El diputado de Compromís Joan Baldoví realizó un simbólico desnudo durante su intervención en la sesión de control al Gobierno cuando le formulaba la pregunta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. El parlamentario valenciano se quitó la corbata y a continuación comenzó a desabrocharse la camisa con la intención de dejar a la vista una camiseta roja con el lema "Stop desahucios".

No ha culminó del todo su acción al recibir una advertencia contundente del preside de la Cámara baja, Jesús Posada: "¡Como siga así le quito la palabra!", le espetó al parlamentario cuando se desabrochaba la camisa sin dejar de hablar. Previamente, al quitarse la corbata ya le había lanzado una primera advertencia para que cejase en su actitud. Es la primera vez que un miembro de la cámara se quita prendas en plena sesión.

"Ustedes han hecho un monstruo de Frankenstein de la ILP que llegó a esta cámara con el respaldo de un millón y medio de ciudadanos", exclamo Baldoví en su intervención. El diputado criticó el desprecio mostrado por el PP en la tramitación de esta iniciativa legislativa popular. "El proyecto aprobado por la cámara no tiene nada que ver con los que se había presentado. Ustedes han desvestido de forma ímpúdica el texto que llegó a la cámara", dijo al tiempo que se quitaba la corbata en medio grandes murmullos provenientes de la cancada del PP.

"Ustedes se han puesto tapones en los oídos a lo que reclaman los ciudadanos —prosiguió diciendo Baldoví al tiempo que se desabrochaba algunos botones de la camisa mientras crecían los murmullos- cuando piden que paren los desahucios ...", momento en el que Posada le amenazó con quitarle la palabra. El lema de la camiseta no quedó completamente visible, pero el parlamentario velenciano siguió en el uso de la palabra.

"Quienes piden que paren los desahucios no son extremistas, son personas decentes; se van a ver muchas más camisetas con este lema y se van a oír muchas porque son gentes que luchan por un techo. Rectifique porque es, lo que quiere la mayoría de los ciudadanos", insistió Baldoví una vez más antes de concluir su turno.

El presidente Rajoy no se mostró inquieto por las inculpaciones que le hizo el parlamentario de Compromís, que era la primera vez que le dirigía una pregunta al jefe del Ejecutivo en una sesión de control al Gobierno. "Yo respeto profundamente la ILP que se ha presentado, aunque no esté de acuerdo con su contenido igual que opina la mayoría de la cámara", replicó Rajoy recurriendo a la aritmética parlamentaria para justificar los cambios introducidos en lo que será el nuevo texto legislativo.

Sin polemizar sobre la puesta en escena de Baldoví, el presidente le reprochó que se arrogara la representatividad social. "Usted no tiene el monopolio de la representación de los ciudadanos, que votaron el 20 de noviembre de 2011", le respondió. Pero, además, puso en valor la actuación de su Gobierno y de su grupo parlamentario. "Este Gobierno ha sido el primero que ha leguislado en esta materia; siempre ha habido desahucios y no le he visto nunca a usted protestar hasta que ha llegado el PP. Las medidas que ha adoptado el Gobierno son beneficiosas para los ciudadanos, no son actitudes populistas que vulneran los derechos de los miembros de esta cámara", dijo el presidente en alusión a los escraches aunque no los citó directamente.

En el enfrentamiento dialéctico con el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, el presidente del Gobierno no quiso aclarar que tipos de medidas adoptará su Ejecutivo el viernes cuando presente el nuevo marco macroeconómico pese a que ayer anunció nuevas medidas "en función de las previsiones". "Vamos a seguir con las políticas que hemos apliocado, con la reducción del déficit, la reforma del sistema financiero y las reformas estructurales para mejorar la competitividad de la economía española. No volveremos a las políticas trasnochadas", dijo en alusión al anterior Gobierno socialista.

Rubalcaba le exigió un cambio en la estrategia económica de su Gobierno. "Bruselas le ha dado un respiro, aproveche la ocasión para plantear un plan para crecer y no un catálogo de recortes. Si no cambia usted y su Gobierno las previsiones anuncian más recesión y más paro; si no hacen nada 2013 va a a ser un desastre, señor Rajoy. Aproveche el nuevo presupuesto para tomar medidas de crecimiento", insistió Rubalcaba.

Las palabras de Rubalcaba no hicieron hecho mella en el presidente del Gobierno. Es más, sacó pecho: "En el primer trimestre el aumento del paro ha sido menos que el que se produjo en 209, 2010, 2011 y 2012. No es para estar satisfechos, pero sí marca una tendencia. En 2014 habrá crecimiento y se creará empleo", sentenció.