Publicado: 07.01.2016 16:14 |Actualizado: 07.01.2016 16:35

Joan Genovés: "Ahora también es posible el abrazo como entonces"

El artista valenciano asiste a la colocación de su obra 'El abrazo', símbolo de la reivindicación democrática de la Transición, en el Congreso de los Diputados.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:
El artista Juan Genovés conversa con Jesús Posada, Íñigo Méndez de Vigo y Celia Villalobos. / CHEMA MOYA (EFE)

El artista Juan Genovés conversa con Íñigo Méndez de Vigo, Jesús Posada y Celia Villalobos. / CHEMA MOYA (EFE)

MADRID.- El artista Joan Genovés (València, 1930) ha visto cumplido uno de sus deseos más íntimos: ver colgado en las dependencias del Congreso de los Diputados su cuadro El abrazo, realizado en 1976 cuando se convirtió en uno de los símbolos de las reivindicaciones democráticas al ser reproducido en un cartel de Amnistía Internacional durante la Transición española. “Es el lugar en el que debe estar, la casa de la democracia española”, ha insistido con firmeza el artista valenciano.

La colocación de esta simbólica obra en el vestíbulo principal de las dependencias parlamentarias en el número 36 de la Carrera de San Jerónimo ha sido posible gracias a las gestiones realizadas por el grupo parlamentario de La Izquierda Plural, en concreto de su diputado José Luis Centella, presente en el acto oficial en el que, rodeado de sus compañeros, también han estado presentes el presidente de la cámara, Jesús Posada, y el ministro de Educación y Cultura en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, entre otras personalidades.

El cuadro ha sido cedido por el Museo Reina Sofía por un periodo de tres años, prorrogables, mediante un convenio suscrito entre el ministerio y el Congreso de .los Diputados. Para Genovés, este cuadro “no debe salir ya del Congreso; si no sigue colgado aquí será mala señal”, ha declarado en una breve conversación con Público tras los parlamentos de rigor. Entre los asistentes se encontraba Felipe Garín, exdirector del Museo del Prado, quien fue el responsable de “rescatar” para el Gobierno español el cuadro del coleccionista norteamericano que lo adquirió al autor en 1976.



El artista valenciano ha recordado que la idea del cuadro, que ha servido como modelo para diseñar el monumento a los abogados laboralistas de la calle Atocha asesinados por una banda fascista en enero 1977, surgió al observar cómo se saludaban unos niños a la salida de una escuela. “Entonces había ilusión, alegría, risas, solidaridad y una gran fraternidad. Hoy en día no encuentro esa alegría por ninguna parte, hay desconfianza hacia todo lo que es político y hacia el político. Pero hoy, como entonces, el abrazo también es posible”, afirma con convicción el pintor.

Sin embargo, Genovés lamenta que en estos momentos “hay un sentido triste de la vida”, una situación que justifica por “las mentiras que sistemáticamente se utilizan en política y por el consabido y tú más que ofende a los ciudadanos porque nos tratan como ignorantes”. De cualquier modo, el artista valenciano insiste: “Es posible el abrazo también ahora como entonces; la gente lo desea”, afirma.

El autor confía en que el simbólico cuadro “no salga del Congreso de los Diputados. Lo del convenio por tres años me parece ridículo; espero que ya no se mueva”, reitera con una sonrisa en su cara al tiempo que se muestra “encantado” al contemplar su obra en las paredes del vestíbulo de una de las dependencias parlamentarias.

El ministro en funciones Méndez de Vigo y el presidente Posada han coincidido en señalar que el cuadro “es una referencia a la concordia que presidió aquellos años de la Transición española”, ha dicho el responsable de la Cámara baja. Entre los asistentes, quien más satisfecho se ha mostrado ha sido José Luis Centella, promotor de la iniciativa, quien no sigue como parlamentario en la legislatura que arranca a partir del próximo miércoles.