Publicado: 22.12.2014 13:04 |Actualizado: 23.12.2014 13:08

Joan Herrera: "Podemos no es la alternativa a Mas"

ICV defiende el impulso de procesos constituyentes en Catalunya y en el conjunto del Estado. La formación ecosocialista catalana pretende que se reconozca el derecho de autodeterminación de Catalunya, que ejerza su soberanía de forma compartida y que lo haga a favor de la ciudadanía frente al poder de los mercados

Publicidad
Media: 3.90
Votos: 10
Comentarios:
El coordinador nacional de ICV, Joan Herrera. EFE

El coordinador nacional de ICV, Joan Herrera. EFE

BARCELONA.- La dirección de Iniciativa per Catalunya asegura que impulsará la construcción de un polo de izquierdas para derrotar a Artur Mas. Así lo ha explicado su coordinador nacional, Joan Herrera, para salir al paso de la intervención de Pablo Iglesias, que este domingo afirmó que su partido, Podem, está preparado para gobernar también desde la Generalitat. “Somos opción de gobierno en Catalunya”, dijo el secretario general de Podemos. Herrera ha replicado este lunes que si Iglesias piensa que por sí solo puede construir la alternativa a Artur Mas es que no conoce Catalunya.

Ha recordado experiencias políticas como las del PSUC, del PSC, del gobierno de Pasqual Maragall, para señalar que las alternativas que se han planteado en Catalunya siempre han surgido desde Catalunya.




Se trata de abandonar el régimen de subordinación para establecer una relación de igual a igual con el Estado español

La alternativa a Artur Mas, según Herrera, sólo se puede construir “de manera compartida”. Trabajan, ha dicho, “para hacer posible la existencia de un pacto similar al de Guanyem para toda Catalunya”. “Si lo hacemos así en Barcelona, ¿por qué no en Catalunya?”, ha preguntado.

La articulación de un polo de izquierdas para una nueva mayoría es uno de los puntos en los que se apoya el nuevo proyecto político que la dirección de ICV acaba de presentar para debatir en su propia organización y que pretenden aprobar en la Convención Nacional prevista para finales de febrero.

ICV “tiene como prioridad la confluencia de las izquierdas alternativas”, para hacer frente a una situación que consideran de “emergencia social y democrática” para Catalunya, “con altos niveles de incertidumbre política y, al mismo tiempo, de evidente incremento de las desigualdades” y de empobrecimiento de gran parte de la población.

“Estamos inmersos todavía en la gran recesión que empezó en el 2007. Una crisis provocada por la desregulación de una economía dominada por el capital especulativo”. Así lo mantienen en un documento que ha presentado este lunes su secretario general, Josep Vendrell, en el que también afirman que se viven tiempos de “grandes esperanzas”, debido a la posibilidad de “iniciar una nueva etapa en la historia del país con un proceso constituyente para construir un nuevo modelo de sociedad”.

Procesos constituyentes y soberanía compartida

Pero hablan de más de un proceso constituyente. Entienden que el sistema autonómico se encuentra agotado, que ha fracasado, que no funciona para Catalunya ni para el resto del Estado. Defienden que Catalunya tenga su propia Constitución, que le permita dejar de ser una comunidad autónoma para pasar a ser “un sujeto político soberano que pueda determinar libremente su futuro”.

Para ello se hace necesario, señalan, algo más que una reforma constitucional. Hace falta, dicen, “un cambio profundo”, que implica un proceso constituyente en Catalunya y otro en el conjunto del Estado, para hacer posible lo que denominan pacto de soberanías. Se trata de abandonar el régimen de subordinación para establecer una relación de igual a igual con el Estado español, con el que “ha de poder compartir soberanía”.

“Catalunya ha de disponer de competencias exclusivas en todos los ámbitos, excepto en aquellos en los que por razones de eficiencia y solidaridad decida ejercer de manera compartida o en colaboración con el Estado español”, reza el documento que la dirección de ICV somete a debate.

ICV no ve salida posible sin diálogo y negociación, pero para negociar, dicen, Catalunya debe hacerlo desde la fuerza

Vendrell ha señalado la necesidad de que en España la izquierda derrote al PP y se ponga fin del bipartidismo, pero también ha insistido en que Catalunya debe iniciar su propio debate constitucional, que no puede delegar su capacidad de decidir en las Cortes españolas ni fiarlo todo al cambio que se pueda producir en el conjunto del Estado.
No puede haber proceso constituyente en España sin que tenga lugar el de Catalunya, ha asegurado.

Elecciones

ICV defiende que la Constitución española reconozca el derecho a la secesión, pero al mismo tiempo consideran que la independencia no traería consigo la relación que hace falta. “La realidad social de Catalunya es compleja”, sostienen, y la alternativa que necesita va más allá del dilema sobre independencia o no.

Piensan que no hay salida posible sin diálogo y negociación, pero también admiten que, para negociar, Catalunya debe hacerlo desde la fuerza. Entienden que su propuesta hace posible el diálogo entre fuerzas políticas catalanas y las formaciones españolas que desean un proceso constituyente en el conjunto del Estado.

Las próximas elecciones al Parlament de Catalunya, a juicio de la dirección de ICV, no pueden ser plebiscitarias, porque con ellas no se puede sustituir el referéndum de autodeterminación.

Debate y participa con tu voto y tus argumentos: