Publicado: 08.10.2015 22:25 |Actualizado: 08.10.2015 22:25

Joan Tardà: "Si no hay acuerdo,
la ciudadanía les hará un corte
de mangas a todos durante años"

El conseller Felipe Puig, convencido de que el proceso soberanista seguirá adelante al margen del resultado de las negociaciones para formar gobierno entre JxSÍ y la CUP. Romeva llevará las riendas del pacto, cuyo principal escollo es la investidura de Mas

Publicidad
Media: 1
Votos: 2
Comentarios:
Foto de archivo de Joan Tardà, diputado de ERC en el Congreso de los Diputados. / EFE

Foto de archivo de Joan Tardà, diputado de ERC en el Congreso de los Diputados. / EFE

El diputado de ERC en el Congreso Joan Tardà se mostró “convencido” de que Junts pel Sí, la candidatura integrada por su partido y Convergència, llegarán a un acuerdo con la CUP para formar gobierno en Catalunya, porque, “de no hacerlo, la ciudadanía les haría una botifarra [corte de mangas] a todos durante años”. Así lo escribió en su cuenta de Twitter tras la conferencia política de la CUP celebrada esta tarde en Barcelona, en la que el partido independentista expuso sus condiciones para la investidura.

El encargado de llevar las riendas de las negociaciones será Raül Romeva, cabeza de lista de Junts pel Sí, mientras que los coordinadores temporales del grupo serán Jordi Turull (Convergència) y Marta Rovira (ERC).

Uno de los escollos para alcanzar un pacto es la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat, algo que la CUP no acepta. Sus votos son necesarios para formar un Govern soberanista con mayoría absoluta, pero Mas, tras una reunión de trabajo en el Parlament, evitó realizar cualquier comentario al respecto ante la prensa.



Las reacciones a la conferencia política de la CUP, donde los diputados autonómicos electos aparcaron la cuestión Mas y ahondaron en la creación de una república catalana, no se hicieron esperar. El conseller en funciones Felipe Puig se mostró optimista respecto a la independencia de su país y dejó claro que, “pase lo que pase” en las negociaciones, el proceso soberanista continuará. “Aunque tengamos que ir a otras elecciones”, matizó Puig, un escenario que podría llegar a darse si la investidura no tiene lugar en el plazo de tres meses, como estipula la ley.